Treinta y dos diputados de la coalición de izquierdas votaron en contra del primer ministro

El Parlamento griego aprueba el rescate a costa de la ruptura de Syriza

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, en la sede del Parlamento, en Atenas (Grecia).
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, en la sede del Parlamento, en Atenas (Grecia). EFE

Grecia ha dado un paso más para empezar a negociar un tercer rescate, después de que el Parlamento haya aprobado el primer paquete de reformas que exigía el Eurogrupo como paso previo al inicio de las negociaciones. A pesar del sí del Parlamento heleno, el acuerdo ha estado marcado por las disidencias de Syriza y las dudas del propio Gobierno, que ha reconocido que no sabe si dará resultados económicos positivos. En la calle, se produjeron graves enfrentamientos entre la policía y manifestantes contrarios a la firma del acuerdo. Entre las medidas previas que se exige a Grecia para comenzar la negociación está la subida del IVA, la reforma de las pensiones y también una mayor supervisión para garantizar la independencia de la oficina de estadística.

Protestas en Atenas contra el paquete de medidas de austeridad aprobado por el Gobierno. Getty Images
Protestas en Atenas contra el paquete de medidas de austeridad aprobado por el Gobierno. Getty Images

La votación de este primer pliego de medidas obtuvo el respaldo mayoritario de la Cámara, 229 votos, gracias al apoyo de la oposición proeuropea, pues hasta 32 diputados del izquierdista Syriza votaron en contra y 6 se abstuvieron.

En total, hubo 64 votos en contra del plan para empezar a negociar el rescate. Entre los negativosestuvo el exministro de Finanzas, Yanis Varufakis, quien en los últimos días ha calificado el acuerdo como un "nuevo Tratado de Versalles". También votaron en contra el ministro de Energía, Panayotis Lafazanis, y la presidenta del Parlamento, Zoé Konstandopulu.

La votación del Parlamento era un requisito imprescindible no solo para comenzar la negociación del tercer rescate, un proceso que puede durar varias semanas, sino también para la concesión de un crédito puente de 7.000 millones que Grecia necesita para hacer frente a vencimientos de deuda inmediatos: para empezar, el lunes con el Banco Central Europeo (al que tiene que abonar 3.500 millones de euros más intereses), a lo que se suma otros 2.000 millones en impagos al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Posible crisis de Gobierno

Aunque el primer ministro, Alexis Tsipras logró aprobar en el Parlamento el acuerdo con el apoyo de la oposición proeuropea, todo apunta a que la votación, que ha dejado tan dañada la mayoría parlamentaria, podría conducir esta semana a una remodelación de Gobierno. Poco antes de la votación ya habían dimitido la ministra adjunta de Finanzas, Nadia Valavani, que ha argumentado que no es compatible ser ministro y a la vez estar en contra de una decisión gubernamental y el secretario general de Economía, Manos Manusakis.

En su intervención, previa a la votación el primer ministro griego, Alexis Tsipras, llamó a la unidad de su grupo parlamentario:  “Yo no haría un favor a nuestros rivales para convertirse en un pequeño paréntesis en el tiempo”, dijo Tsipras en alusión a declaraciones del conservador Nueva Democracia, que afirmó que el Gobierno izquierdista sería un paréntesis en la historia.

Recalcó que el Gobierno tenía tres opciones en la negociación, aceptar el acuerdo actual -en el que dijo que no cree pero que se ve obligado a aplicar-, una quiebra desordenada del país o su salida consensuada de la eurozona, como propuso el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble.

El ministro griego de Finanzas, Euclid Tsakalotos, durante el Pleno.
El ministro griego de Finanzas, Euclid Tsakalotos, durante el Pleno. REUTERS

Tsipras señaló que luchará hasta el final y será “el último que facilitará la caída de un Gobierno de izquierdas”.

Al inicio del debate, también el ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, pidió el respaldo al acuerdo, del que dijo no saber si va a aportar frutos positivos y reveló que su firma fue la decisión más difícil de su vida.

Discurso de la oposición

En su discurso ante la Cámara, el presidente del conservador Nueva Democracia, Vangelis Meimarakis, aseguró que es mejor un mal acuerdo que ninguno y exhortó a Tsipras a aplicarlo él, pues es quien lo ha firmado.

“Votaremos el acuerdo y una vez salvado el país, lucharemos para mejorarlo” señaló el líder del centrista To Potami, Stavros Theodorakis, quien reiteró que no formarán parte del Gobierno.

Por su parte, la presidenta del socialdemócrata Pasok, Fofi Yenimatá, destacó que el apoyo de su partido es al acuerdo y no al Gobierno, al que acusó de haber empeorado la situación económica.

En principio estaba previsto que el paquete de medidas se presentase en dos artículos, uno de los cuales era el documento firmado el lunes en Bruselas, y el otro las reformas en sí.

El socio de la coalición, Griegos Independientes, había declarado que rechazaría el acuerdo y respaldaría las medidas al argumentar que el primero eran una imposición de los acreedores. A última hora se decidió introducir el proyecto de ley como un solo artículo para garantizar su aprobación.

Este primer paquete incluye cambios y subidas en el régimen del IVA, nuevas medidas tributarias, el fortalecimiento del tratamiento penal de la evasión fiscal, reformas en las pensiones y la Seguridad Social, la garantía de la independencia de la oficina de estadísticas y la creación de una autoridad fiscal.

Tales medidas han sido consideradas insostenibles por la corriente más radical dentro de Syriza, la Plataforma Izquierdista.

Uno de sus representantes es Lafazanis, quien a pesar de votar en contra, ha dejado claro que no piensa dimitir.

 

Más de la mitad de los miembros del comité central Syriza, Tsipras pidieron ayer al Gobierno rechazar el acuerdo.

En una declaración conjunta, firmada por 109 miembros de los 200 del comité central del partido, señalan que el acuerdo es “incompatible con las ideas y los principios de la izquierda y sobre todo con lo que necesitan las clases más pobres”.

 

 

Normas