Quiero ser papá de nuevo a los 50

El 20% de los varones que se practican una vasectomía se arrepiente

Quiero ser papá de nuevo a los 50

El divorcio ha cambiado muchas cosas en España y las segundas parejas, aún más. Actualmente, casi un 20% de los españoles que se han practicado una vasectomía para no tener hijos se arrepiente. Según explica Antonio Allona, jefe del servicio de Urología de la Clínica Ruber Internacional, “las relaciones tardías entre hombres más mayores y mujeres más jóvenes” ha impulsado, en los últimos años, la demanda de vasovasostomías o, lo que es lo mismo, cirugías que devuelven la fertilidad a los varones. Pero también, como asegura Juan Ignacio Martínez-Salamanca, urólogo y experto en Medicina Sexual del Centro de Urología Médico-Quirúrgico (CUMQ), se debe a que cada vez se hacen las vasectomías más pronto. En España, actualmente, uno de cada diez vasectomizados recurren a esta cirugía.

Además, son más baratas que las técnicas de reproducción asistida y encima no obliga a las mujeres “a someterse a los fuertes tratamientos de estimulación hormonal, indispensables para el éxito de estos procedimientos”, dice Allona. Esta intervención cuesta entre 4.500 y 6.000 euros, dependiendo de la clínica.

Aunque según explica Manuel Fernández Arjona, jefe de Urología la Clínica Fuensanta, también la crisis ha hecho mella en este tipo de cirugías, en definitiva “de lujo”, actualmente suponen “una fuente de ingresos para las clínicas privadas”, ya que estas intervenciones no están incluidas en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud ni en los seguros médicos tradicionales, como aclara Antonio Morales, jefe de Urología y Andrología del Complejo Hospitalario Integral Privado (CHIP).

Lo que no han descendido son las vasectomías. Más de 20.000 españoles recurren cada año a este método anticonceptivo. Algo lógico, teniendo en cuenta que la ligadura de trompas en las mujeres es más compleja y engendra más riesgos, entre otras cosas, porque precisa anestesia general. “Hoy en día, la ligadura solo se justifica en el contexto de una cesárea”, asegura Allona. Practicarse una vasectomía cuesta entre los 500 y 1.000 euros, pero sí lo cubre el sistema de salud.

Antes de decidirse por la vasovasostomía hay que tener en cuenta que la garantía de volver a la fertilidad no alcanza el 100% de los casos. Según estima Josep Miquel Viladoms, urólogo del Centro Médico Teknon, los primeros 10 años puede alcanzar el 80%. Pero por encima de ese periodo, el éxito baja hasta el 30% ya que, como explica Fernández Arjona, la línea germinal (células que producen esperma) se atrofia. El periodo óptimo no debe superar los ocho años” y de hecho hay clínicas que no las hacen después de los 10 años.

Dice Ignacio Pascual, director de Urología de la Clínica Universidad de Navarra, que el éxito de la intervención también se mide por los embarazos. En esta clínica, a los dos años, el 52% de las mujeres queda embarazada. Aunque depende de los pacientes, lo normal es que a partir de los tres meses de la intervención ya aparezcan espermatozoides.

Urólogo y andrólogo, el más idóneo para devolver la fertilidad

Quiero ser papá de nuevo a los 50

Varones entre 40 y 50 años con una nueva pareja, más joven y sin hijos, es como describe Antonio Morales el perfil del paciente que mayoritariamente recurre a la vasovasostomía. No obstante, también existen otras situaciones, más residuales, como accidentes, pérdida de hijos o haberse hecho la vasectomía de forma muy precoz. Esta técnica quirúrgica, que vuelve a conectar los conductos de los deferentes seccionados con la vasectomía, es sencilla, pero delicada y laboriosa ya que se trata de una microcirugía, similar a la de los ojos.

De hecho dura entre dos y tres horas y requiere anestesia general.
Por ello, Manuel Fernández Arjona, de la Clínica Fuensanta, aconseja elegir clínicas que tengan servicio de urología pero también andrología, una especialidad que no la tiene muchos centros que publicitan esta cirugía. “Y no hay muchos urólogos que hagan andrología, que además trata patologías relacionadas con la sexualidad de los hombres. Cuando el paciente no quiere practicarse la vasovasostomía también existen otros métodos, como la biopsia testicular, que recupera espermatozoides para ser usados en otras técnicas de reproducción asistida. No obstante, con este sistema, “no se recupera la fertilidad permanente”, aclara Mariano Rigabert, urólogo del hospital La Vega (Murcia).


Rigabert asegura que si después de 12 meses de la vasovasostomía no hay espermatozoides, se considera que no se ha recuperado la fertilidad.

Normas