Los expertos siguen apostando por la renta variable

Cómo invertir después de la tormenta griega

Los analistas creen que los buenos resultados empresariales impulsarán las Bolsas

La crisis bursátil de China y la subida de tipos de la Fed son las nuevas amenazas latentes

Varios agentes de cambio y Bolsa en Wall Street.
Varios agentes de cambio y Bolsa en Wall Street. Efe

Los mercados observaron ayer con incredulidad el principio de acuerdo entre Grecia y el Eurogrupo. Después de tres semanas de tiras y aflojas (cinco años, yendo al inicio del problema), nadie parece terminar de creerse que al fin van a cesar las turbulencias generadas por el temor a una posible salida de Grecia de la zona euro. Aún con todas las cautelas pertinentes, las partes insisten en que esta vez va en serio y los parlamentos nacionales, desde Atenas a Berlín, se preparan para ratificar los pactos alcanzados la madrugada del lunes.

En caso de que se confirme el tercer rescate a Grecia –con la inyección de nuevos fondos y la dilución del riesgo de impago del país–, los inversores podrán volver a enfocarse en lo realmente importante a la hora de calibrar el momento del mercado:los datos macro, y los resultados empresariales.

Aunque no hay un consenso claro sobre si la Bolsa europea está cara o barata, o si los problemas del mercado bursátil de China se amplificarán en los próximos meses, las casas de análisis sí que coinciden en un punto: la renta variable sigue siendo el mejor activo al ponderar el binomino rentabilidad-riesgo.


1. Bolsa: buenas perspectivas para el Ibex 35

En plena tormenta griega hemos visto cómo los organismos internacionales revisan al alza las previsiones de crecimiento para España. Pensamos que ahora es el momento de volver a cotizar la mejora de las perspectivas económicas y la recuperación de los beneficios empresariales, especialmente en las compañías más ligadas al ciclo doméstico”, explica David Ardura, subdirector de gestión de Gesconsult, una de las firmas que presenta mejor trayectoria en su análisis de la Bolsa española.

Los países del sur de Europa, especialmente España y Portugal, llevan años encadenados a la evolución de la crisis de Grecia. Los inversores temían que una salida del euro del país heleno provocase un efecto en cadena. Esto ha hecho sufrir las cotizaciones bursátiles, especialmente en el caso de los bancos. Ahora que el riesgo de ‘Grexit’ parece conjurado, el Ibex 35 debería empezar a liberarse y recuperar el terreno perdido respecto a otros índices europeos y los analistas anticipan que el Ibex escale hasta los 11.500 puntos.

“Confiamos en que el crecimiento de España y la zona euro va a ser lo suficientemente sólido como para impulsar el beneficio de las empresas”, explica Marta Díaz-Bajo, directora de estrategia de la gestora atl Capital. “El inversor que tenga un horizonte temporal suficientemente amplio debería empezar a destinar parte de sus ahorros a renta variable”. La clave para el empuje definitivo del Ibex 35 estará en la presentación de resultados del segundo semestre. “Creemos que superarán a las previsiones del consenso de mercado, lo que será dará un impulso a la Bolsa”, apunta.
Desde Abante Asesores recomiendan el posicionamiento en compañías que estén expuestas a la recuperación del ciclo económico, como cadenas hoteleras, empresas de gran consumo o grupos de comunicación.

En Gesconsult recomiendan algunos valores concretos para sacar partido al nuevo escenario. CaixaBank por ser “ de los valores mejor posicionados en cuanto a ratio de capital, cobertura y morosidad”; Merlin, para apostar por la recuperación del sector inmobiliario; Meliá, por su excelente posicionamiento para aprovechar la reapertura de relaciones entre Cuba y Estados Unidos; y Atresmedia, para posicionarse ante “el ciclo de recuperación del mercado publicitario”.


2. Europa : una macro en clara mejoría 

En análisis de las casas de análisis para España es extrapolable para el resto de países europeos. La zona euro está saliendo con más fuerza de la esperada de la recesión. “Cuando empecemos a conocer los resultados del primer semestre veremos más claro si las valoraciones de las acciones europeas son altas o no”, apunta Félix González, director general de la firma de asesoramiento Capitalia Familiar. “Las acciones europeas están caras, pero si se empieza a confirmar que en 2016 los beneficios pueden crecer a tasas de dos dígitos, empezarán a tener una valoración positiva para comprar”.

En Gesconsult destacan una serie de valores atractivos dentro de las Bolsas europeas. Intesa Sanpaolo, por ser “uno de los bancos europeos con más crecimiento, más saneado y solvente del sector”, apunta Lola Jaquotot, gestora de renta variable;Redes Energéticas Nacionales (REN), la compañía portuguesa encargada de la transmisión de electricidad de alto voltaje así como la operadora de la red de transporte de gas natural en Portugal y Essilor, una compañía francesa que produce y comercializa lentes oftalmológicas de plástico y vidrio así como gafas de sol.


3. Bonos: a la espera de la Reserva Federal

En caso de confirmarse el preacuerdo alcanzado durante la madrugada del lunes, las primas de riesgo de los países del sur de Europa podrán respirar aliviadas, al menos durante un tiempo. La certeza de que Grecia permanecerá en el euro espantará a los inversores que habían apostado por la ruptura de la moneda única. El último capítulo de las negociaciones entre Grecia y la troika ha demostrado que el nuevo programa de compra de bonos estatales por parte del Banco Central Europeo (BCE) ha cumplido a la perfección su función de cortafuegos, evitando que la prima de riesgo de España o de Italia se disparase.

“En los últimos días hemos visto cómo se ha ajustado algo la prima de riesgo, tanto por la bajada de los tipos de interés en los periféricos como por la subida del tipo de interés alemán”, apunta David Ardura, subdirector de gestión de Gesconsult. “Esta normalización debería tener una cierta continuidad, reforzada por la continua aplicación de la política monetaria expansiva del BCE, aunque las perspectivas de la renta fija a medio plazo no sean tan claras como las de la renta variable”.

En el mercado de bonos, la incógnita es si con la crisis griega amortizada y una mejoría de los resultados empresariales, la Reserva Federal (Fed) podría adelantar el calendario de subida de tipos.

“La Fed puede fijarse más en los fundamentos y tendrá las manos más libres para poner en marcha la subida de tipos. Septiembre vuelve a convertirse en la fecha más probable para que de ese paso, aunque estará muy condicionada con la coyuntura macroeconómica”, apunta Félix González, de Capitalia.


4. Riesgos: las nuevas amenazas para el mercado

Pensar que el camino para un rally bursátil está completamente despejado es más que ingénuo. En primer lugar, el preacuerdo alcanzado entre el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y sus homólogos de la zona euro, debe recorrer un tortuoso camino hasta ser puesto en prácitica. La primera piedra la puede encontrar Tsipras para sacara adelante en el parlamento heleno las reformas a las que se ha comprometido para poner en marcha el tercer rescate del país. Por la otra parte, ya hay países, como Finlandia, que han mostrado su rechazo a acordar una nueva e inmediata inyección de fondos para Grecia.

Aunque los acuerdos alcanzados se empezaran a ejecutar, habría que ver si el Gobierno griego es capaz de ir sacando adelante todas las medias a las que se ha comprometido. “El acuerdo que se plantea es más duro del original, y no deja de ser un recordatorio de uno de los grandes problemas que afronta la economía mundial, el sobreendeudamiento”, apunta Juan Carlos Ureta, presidente de Banco Renta 4. “Grecia y China son manifestaciones del problema del exceso de deuda, en el primer caso, por la mala utilización de sus sucesivos Gobiernos, y en el segundo por el apalancamiento de los pequeños inversores para comprar acciones en Bolsa”.

Precisamente China es uno de los focos que puede generar mayor tensión en los mercados financieros durante los próximos meses. Aunque las autoridades han actuado con contundencia para frenar el descalabro que ha sufrido el mercado bursátil durante las últimas semanas, son muchas las voces que creen que esta maniobra intervencionista no podrá ocultar por mucho tiempo los desequilibrios que presenta su economía.

“No se entiende bien por qué el Gobierno chino tiene que salir al rescate de las Bolsas con esta batería de medidas sin precedentes, tan solo por una caída del 40% que simplemente había corregido la exagerada y artificial subida de mayo y junio. No se entiende y, más que confianza en el futuro, debería generar lo contrario”, apunta Ureta.


5. Energía: las repercusiones del petróleo barato

Otro de los asuntos que ha quedado eclipsado durante las dos últimas semanas es la nueva caída del precio del petróleo. Tras subir más de un 40% desde mínimos y sobrepasar la barrera de los 60 dólares por barril, los precios han vuelto a caer hasta el nivel de los 52 euros, lo que puede afectar a muchas compañías europeas y norteamericanas.

“Arabia Saudí y otros países de la OPEC siguen produciendo a cuota máxima, lo que hará mella en el sector de energía, hará mella”, explica Félix González, de Capitalia Familiar. Este experto considera que el abaratamiento del crudo puede obligar a algunas petroleras a revisar a la baja las previsiones de beneficio de este año y, especialmente, las de 2016, lo que se dejará sentir en los índices Standard&Poor’s 500 y el Eurostoxx 600. “Solo aquellas petroleras que están centradas en el refino podrían sacar partido de la situación, pero son muy pocas, porque en los últimos años el mercado premiaba la apuesta por la exploración y la extracción, lo que hicieron entre otras Repsol”.

El acuerdo entre Irán y las potencias occidentales incorporará al país persa al club de los exportadores de crudo, lo que será otro factor más para aumentar la oferta y mantener los precios por debajo de los 60 dólares por barril de crudo.

Normas