La filial low cost de Uber en Francia suspende su actividad

La decisión se debe, según el director general de la compañía, a la situación de conflicto permanente tanto con el sector del taxi como con el Gobierno

Los taxistas franceses se encuentran en conflicto constante con Uber
Los taxistas franceses se encuentran en conflicto constante con Uber

Uber ha tomado la decisión de suspender la actividad de su filial de bajo coste, UberPop, según anunció hoy el director general de la compañía en ese país, Thibaud Simphal, en una entrevista publicada por diario Le Monde, debido a la situación de conflicto permanente tanto con el sector del taxi como con el Gobierno.

La decisión llega después de que el propio Thibaud y el responsable de Uber para Europa Occidental, Pierre-Dimitri Gore-Coty, fueran detenidos e imputados por los delitos de práctica comercial engañosa, organización de una plataforma ilícita de transporte y tratamiento ilegal de datos personales.

Durante las dos últimas semanas las protestas de taxistas se han intensificado y acusan a la plataforma UberPop de competencia desleal, pues permite poner en contacto a viajeros con conductores sin licencia de taxi.

El Gobierno francés, de momento, se ha alineado con el sector del taxi porque entiende que los servicios de Uber no pagan "ni la mínima cotización social ni el mínimo impuesto”, en palabras del ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

Desde la matriz estadounidense se aboga por ver la cara amable de la situación y es que, aunque hasta ahora solo había anulado su servicio en Portland, consideran que la coyuntura le ha dado “publicidad a la plataforma” en Francia, donde cuentan ya con 10.000 conductores ocasionales inscritos, de los que unos 4.000 estuvieron “activos la última semana”.

Los ingresos medios de esos conductores a través de UberPop son de 8.200 euros anuales, agregó Simphal, que aboga por que la legislación francesa allane los requisitos para convertirse en chófer.

“Bastaría con no exigir una formación en número de horas, sino por competencias validadas en un examen. Actualmente, el proceso para convertirse en chófer exige 250 horas de formación, mientras que para tener un título de piloto de avión ligero se exigen 20 horas. Esa formación cuesta hasta 6.000 euros”, criticó el responsable de UberPop en Francia.

Normas