Especial 37 aniversario de Cinco Días. Banca

Una reestructuración histórica

El sector financiero ha experimentado la mayor metamorfosis de su historia. Rescatado en 2012 con cargo a los fondos europeos, se ha apoyado en una recomposición que ya ofrece los primeros frutos.

Una reestructuración histórica

La transformación de la banca española para afrontar la crisis no ha tenido precedente en su larga historia. La cantidad exacta de las inyecciones de capital que ha precisado continúa siendo motivo de discrepancia.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) habla de 141.395 millones de euros. Para el Tribunal de Cuentas son 107.914 millones y para el Banco de España, 61.495 millones.

En los últimos cinco años, el número de entidades se ha reducido a menos de la cuarta parte. Las cajas de ahorros, que aglutinaban la mitad del negocio financiero, han desaparecido. La instantánea del sector no ha vuelto a ser igual. “Los bancos han cargado contra sus resultados unas provisiones equivalentes al 28% del PIB. Y su capitalización ha ascendido a 100.000 millones de euros, de los que el 60% tuvieron origen público”, defienden fuentes de Bankia.

La recuperación de la industria está en marcha. La cuenta de resultados del sector arrojó en 2014 un alza en los beneficios del 25%, unos 17.000 millones más que el ejercicio anterior. Mantener la tendencia requiere una normalización de la situación crediticia, una vuelta de la fluidez del crédito y la reparación de la confianza.

El dato

Desde 2008 se han reducido en casi 14.000 las oficinas bancarias (un 30%), y a menos sucursales, menos empleo. Las plantillas se han recortado en más de 68.000 personas, una cuarta parte del total.

La gran pregunta es cuánto de ese dinero ha corrido a cargo de los contribuyentes y cuánto se ha recuperado. Según el Banco de España, las ayudas públicas, incluyendo las europeas, ascienden a 54.000 millones de euros. España ha utilizado 41.400 millones a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y 2.500 millones para capitalizar Sareb.

En mayo de 2013, la Comisión Europea dio ya por perdidos 39.637 millones. El dinero que podía recuperarse debía salir de las entidades nacionalizadas, que coparon el 90% de las ayudas europeas: Bankia, NCG Banco, Catalunya Banc y Banco de Valencia.

El Estado ha recuperado 2.500 millones, un 4%, tras la venta de Catalunya Banc a BBVA (en la que, sin embargo, perdió en la subasta cerca de 12.000 millones) y con la colocación del 7,5% de Bankia por unos 1.300 millones de euros.

Del resto solo se espera lo que pueda llegar de la venta de las acciones restantes de Bankia, comprometida a devolver el dinero público inyectado en la entidad y que asciende a 22.424 millones.

Normas