La deuda periférica, ante la presión de los mercados

Grecia, al borde del abismo: ¿Lunes negro en las Bolsas?

El BCE podría incrementar sus compras en el mercado de deuda

Goldman Sachs cree que la prima de riesgo puede subir a entre 200 y 250 puntos básicos

Vista general de un panel informativo a la entrada de la Bolsa de Atenas
Vista general de un panel informativo a la entrada de la Bolsa de Atenas

Toca medir la respuesta de los inversores a la decisión del Ejecutivo de Alexis Tsipras de someter a referéndum el programa de reformas impuesto a Atenas, de la ruptura de la negociación y del consiguiente corralito bancario en Grecia. Después de una semana en la que los mercados saborearon la posibilidad de un acuerdo para la prórroga del rescate, mañana las Bolsas y la renta fija se enfrentarán a un apertura con un escenario completamente distinto: la posible salida de Grecia del euro.

La semana pasada, el Ibex 35 concluyó con una subida de un 3,9% en el conjunto de las cinco últimas sesiones y firmó su mejor semana desde enero. Las alzas, al calor de un, en apariencia, inminente acuerdo, permitieron alejar los fantasmas, los mismos que durante la sesión del 17 de junio llevaron al selectivo a poner en jaque los 10.700 puntos, nivel que los expertos identifican como la resistencia del selectivo español.

Este lunes las Bolsa europeas, con el sector financiero a la cabeza, podrían ser testigos de un nuevo lunes negro en el que los inversores se dejen llevar por las órdenes de compra. No obstante, el Ase, índice de referencia de la Bolsa griega, que la semana pasada se anotó un 16% (un 9% en un solo día) permanecerá cerrada por decisión del Gobierno. Después de las últimas subidas, la Bolsa helena ha reducido sus pérdidas al 3,4%, según datos el cierre del viernes. Pero en los próximos días, y ante la incertidumbre sobre el futuro de Grecia, los números rojos podrían ampliarse.

Aunque, como viene siendo habitual desde hace cuatro años, las plazas periféricas puede que sean las que más noten las sacudidas del mercado, elresto de las Bolsas del Viejo Continente, e incluso las estadounidenses, se verán afectadas por la incertidumbre que se prolongará a lo largo de una semana en la que los inversores tendrán como principales referencias el devenir de las negociaciones y el referéndum del 5 de julio. Por ejemplo el Dax alemán, que la semana pasada se anotó un 4%, en la semana del 15 junio se dejó un 1,4%. Por su parte, el Cac francés ha pasado de caer un 1,7% hace dos semanas a subir un 5%.

Tensión en el mercado de deuda

El mercado secundario de deuda también se puede ver mañana azotado por la ruptura entre Grecia y sus acreedores. El interés del bono heleno a dos años se relajó la semana pasada del 28,8% al 21,2% por las expectativas de un acuerdo. Hoy, a un día de que expire la extensión del rescate y el plazo para que Atenas devuelva al FMI 1.600 millones de euros, la deuda griega volverá a estar en el foco.

¿Y el resto de la periferia europea? Los expertos creen que también. La semana pasada Goldman Sachs afirmaba en un informe que, en caso de que Grecia aplicara controles de capitales, las primas de riesgo de España e Italia podrían subir hasta entre 200 y 250 puntos básicos, mientras que en el peor escenario posible (el Grexit) el diferencial con el bono alemán, donde previsiblemente se refugiarán los inversores, podría dispararse a entre 350 y 400 puntos básicos.

Desde Citi indican que “la deuda de la periferia europea vuelve a estar muy interconectada con Grecia”. Los expertos del banco creen que en caso de que se acreciente la presión vendedora del mercado sobre los bonos de países como España, Italia o Portugal, el BCE podría intensificar sus compras en el mercado.Draghi tiene, otra vez, la llave.

Más optimistas sobre el futuro se muestran los expertos de RBS, que se muestran menos pesimistas. En su opinión, el contagio se verá contenido por la menor exposición directa del sistema bancario europeo a Grecia, por el hecho de que un impago al FMI no sería considerado un default y porque muchos inversores están ya preparados para la poca liquidez y la volatilidad del verano, por lo que tienen un importe elevado de su dinero en liquidez. Estos factores atenuarían lo que se presenta como un lunes tenso en los mercados.

El euro cae más de un 1%

Tras la ruptura con Grecia en la reunión extraordinaria del sábado en el Eurogrupo, varios dirigentes europeos se empeñaron en remarcar que harán todo lo posible por salvaguardar el euro.

El Grexit, la salida de Grecia del euro, parece una opción más cercana que nunca antes, lo que podría debilitar la moneda única, que cae a los 1,10 dólares. Lo esperable es que las incertidumbres lastren al euro. Aunque algunos expertos creen que una hipotética salida de Grecia del euro la haría más fuerte a corto plazo, otros recuerdan que este escenario sentaría el peligroso precedente de que la permanencia de un país en el euro no es irreversible.

El euro tocó en marzo mínimos desde 2003 por los estímulos del BCE.

Normas