Por sus actividades al margen de la institución

Las Cámaras apartan a un directivo por un conflicto accionarial en High Tech

La Cámara de Comercio de España ha apartado a su director general, Javier Carretero. Una decisión que se produce tras tener conocimiento de una denuncia presentada por uno de los accionistas de la cadena hotelera High Tech, Antonio Fernández Casado, en la que se acusa a Carretero de uso de la Corte Española de Arbitraje “al servicio de interés claramente particulares”.

Carretero ha sido apartado temporalmente de su cargo en la Cámara de Comercio de España, con una baja retribuida, hasta que se resuelva la investigación, dado que solo puede ser cesado por el pleno del consejo, que se reunirá en sesión el próximo día 30.

El denunciante es Antonio Fernández, uno de los accionistas de High Tech que ha solicitado su entrada en el consejo de la empresa. El accionariado de la hotelera está compuesto en un 52% por Dinamia y N+1 Private Equity Fund I, en un 23% por minoritarios y el restante por cinco directivos fundadores, entre los que se encuentra el empresario. Dinamia explicó en octubre que no había puesto a la venta su participación en la cadena hotelera, pese a que un grupo de tres accionistas fundadores, Javier Candela, Tomás Baztarrica y Fernando Casado, que cuentan con el 21% del capital, defienden que la firma de capital riesgo debe desinvertir próximamente y piden que se reconozca su opción de compra preferente.

Estos tres accionistas solicitaron una mediación a la Corte Española de Arbitraje, institución que administra los arbitrajes mercantiles y que opera como servicio independiente adscrito a las Cámaras. Se da la circunstancia de que en febrero High Tech nombró a Carretero presidente, cargo que no había sido comunicado oficialmente a la Cámara de Comercio de España. La Corte de Arbitraje decidió ayer abstenerse de seguir administrando este laudo.

Normas