Las grandes firmas se mantienen prudentes

¿Qué escenario maneja la banca de inversión en Grecia?

La precaria situación de las entidades financieras helenas no deja de preocupar

La división que sufre el partido en el poder, Syriza, es otro de los posibles obstáculos

Alexis Tsipras, primer ministro griego
Alexis Tsipras, primer ministro griego

Los grandes bancos de inversión internacionales muestran algo de alivio, aunque también cierto escepticismo, sobre el acercamiento entre Grecia y la zona euro. La noticia de que Alexis Tsipras habría explicado a su gabinete que los acreedores han rechazado su última propuesta ha enturbiado algo más el optimismo generalizado en el mercado que la gran banca de inversión no comparte, o solo con mucha cautela.

Citi:  hará falta más dinero

Desde Citi explican que es posible que se acuerde una extensión del rescate por seis meses más, pero los expertos de la firma estadounidense señalan que los 7.200 millones de euros pendientes de pago del segundo rescate al Gobierno heleno “no serían suficientes para cubrir los compromisos de Grecia con el FMI y el BCE de aquí a final de año”. Además, recuerdan que tanto elParlamento griego como los de varios países acreedores (entre ellos,Alemania) deberán dar su visto bueno al acuerdo.

RBS: el BCE tiene el mando

Desde RBS señalan que el peor escenario aún no puede descartarse en Grecia, pero que siguen sin ver una salida del país de la zona euro. En su opinión, el acercamiento de las últimas horas puede sentar las bases para negociar un tercer rescate. “En caso de que se lograra, elBCE podría volver a comprar bonos griegos dado el vencimiento en julio y agosto de parte de la deuda helena que posee”, aportan.

Elbanco central no puede tener más del 33% de la deuda total de un país, porcentaje que ahora supera. Si hay acuerdo, Grecia podría verse beneficiada por el plan de compra de activos del organismo presidido por MarioDraghi, que ayer volvió a incrementar el fondo de liquidez de emergencia para la banca helena.

Fidelity: el tiempo se agota

Los gestores de Fidelity ponen el acento en la financiación de la banca griega en caso de que el país no pueda hacer frente al pago de 1.600 millones de euros al FMI a finales de junio. Así, consideran que a partir del 1 de julio no está claro cómo podría el BCE seguir financiero a las entidades financieras helenas, porque un impago al organismo presidido por Christine Lagarde podría llevar al banco central a cerrar el grifo a las entidades. Eso sí, los expertos de Fidelity creen que el contagio al resto de la zona euro sería limitado.

Deutsche Bank AWM: habrá acuerdo de última hora

El escenario central del banco alemán es que Grecia y sus acreedores alcanzarán un acuerdo. Así lo piensa Nicolás Barquero, director de inversión del área de grandes patrimonios de Deutche AWM. En su opinión será complicado que el pacto se pueda sellar formalmente antes de finales de mes, pero si hay voluntad política, el FMI podría no considerar como un impago que Grecia pospusiera unos días sus obligaciones. "Incluso si hay fractura, el riesgo de contagio es limitado porque el crecimiento de la zona euro no mantiene ninguna correlación con el de Grecia y por la reducción del coste de la deuda de otros países periféricos. Europa tiene más capacidad de absorber el riesgo", aporta.

Barclays: ojo a la banca

Es precisamente la delicada situación de la banca griega lo que lleva a Barclays a mantener una actitud de prudencia, a pesar de que el acuerdo entre Atenas y sus socios europeos parece más cercano. “Aunque las noticias sobre las negociaciones son medianamente positivas, nos mantenemos cautos sobre el desarrollo de los acontecimientos en el futuro porque la situación sigue siendo muy tensa, en especial en el sector bancario”, indican desde la firma británica.

El lunes, según la agencia Bloomberg, salieron de los depósitos en los bancos griegos unos 1.600 millones de euros.

 Bank of America Merril Lynch

La firma estadounidense Bank of America Merril Lynch también muestra ciertas reticencias ante una resolución definitiva en las negociaciones. En su opinión, "las últimas propuestas del Gobierno griego van mucho más allá de lo que los mercados y nosotros mismos esperábamos". Por eso, consideran que ahora el balón está en el tejado de las autoridades europeas. Eso sí, también indican en su informe que, incluso aunque se aprobara una cierta quita de la deuda, el visto bueno del Parlamento griego sería complicado por las divisiones internas en Syriza.

Además, se plantea la duda de cómo devolver la confianza a la banca griega o cómo lograr que el país se financie en los próximos años por su cuenta en los mercados, algo que hoy parece una quimera.

Normas
Entra en El País para participar