Tribuna

Están pasando cosas en RSC

Una de las empresas más exitosas del mundo en tecnología de ultrapunta, la multinacional Globant, de Argentina, que cotiza en la Bolsa de Nueva York y exporta el 92% de sus innovadores desarrollos a empresas líderes de EE UU, está asistiendo a la primera universidad de los trabajadores de América Latina, la UMET, a diseñar la carrera de Informática. Van a aprender las tecnologías que están transformando el mundo y Globant se comprometió a contratar a todos los egresados. El 95% de los alumnos están becados por organizaciones sindicales. En la misma línea, Farmacity, la mayor cadena de farmacias de dicho país (más de 200), está cooperando con la misma universidad en preparar nuevas carreras totalmente actualizadas en dicha área y emplear a todos los graduados.

GRI está trabajando con la ONCE, de España, para que en los reportes hechos con su difundida metodología se incluya el tema de integrar discapacitados, como se logró anteriormente insertar el de género. Asimismo, GRI coopera con el Pacto Mundial de la ONU para que las nuevas metas universales posmilenio no sean sentidas como exclusiva responsabilidad de los Gobiernos, sino también implementadas por las empresas mediante metas e indicadores adecuados.

Natura, de Brasil, se convirtió en la primera multinacional que cotiza en las Bolsas mundiales en ser certificada como empresa B, lo que significa que pasó la muy exigente evaluación de la ONG BLabs, que requiere un muy alto compromiso medible con lo social y lo ambiental. Sienta el antecedente de que los inversores aprobaron el compromiso. Unilever, líder mundial en sus áreas, anuncio que va a pedir el certificado B y que está dispuesta a someterse a sus exigencias.

Junto a estos avances tan significativos en responsabilidad social corporativa (RSC), hay algunas prácticas inquietantes, que están recibiendo sanción de la sociedad y la justicia. En Canadá, un juez condenó a tres empresas tabacaleras a pagar una multa récord de 12.500 millones de dólares en el juicio que les hicieron un millón de fumadores activos y pasivos por daños a su salud y no advertirles de los graves riesgos de sus productos. El juez Brian Riordan sentenció que “las empresas ganaron miles de millones de dólares a expensas de los pulmones, las gargantas y el bienestar de sus clientes”.

Los dos caminos están abiertos, más o menos RSC.

En prensa, la quinta edición del best seller del autor ‘Ética para empresarios’, traducido al inglés y al chino

Normas