Las españolas fabricarán partes del carguero Beluga XL

Aciturri y Aernnova vuelan con Airbus

El nuevo modelo de Beluga, llamado XL, tiene un metro más de ancho y seis más de largo que el resto de la familia, por lo que podrá trasladar en un solo viaje dos alas del A350 XWB

El Airbus Beluga XL.
El Airbus Beluga XL.

Airbus avanza en el proyecto de su avión de carga Beluga XL, con el que asegura que crecerá su “capacidad para el transporte industrial por aire”. En el marco del Salón Aeronáutico de París, la compañía aeroespacial dio ayer a conocer a cuatro de sus proveedores para este modelo, entre los que se encuentran las españolas Aernnova y Aciturri. La primera será la encargada del fuselaje posterior y el estabilizador vertical dorsal, y la segunda, de los estabilizadores verticales auxiliares y de la extensión del cajón del estabilizador horizontal (o HTP). Fuentes cercanas a Aciturri manifestaron a este periódico la satisfacción de la firma por “aumentar nuestra participación en la familia Airbus”.

La división comercial de Airbus firmó en la jornada de ayer 128 pedidos

La alemana Deharde, junto con P3 Voith, diseñará y construirá el fuselaje superior de la bodega de carga. Por su parte, la francesa Stelia Aerospace suministrará a Airbus el fuselaje frontal y la puerta de carga principal. El consorcio aeroespacial señala que otros proveedores se conocerán “a su debido tiempo”.

El nuevo modelo de Beluga, llamado XL por sus dimensiones, fue presentado el pasado noviembre. Tiene un metro más de ancho y seis más de largo que el resto de la familia, por lo que podrá trasladar en un solo viaje dos alas de A350 XWB.

El Beluga XL, que entrará en servicio en 2019, dará a la firma un 30% más de capacidad de transporte y nace para dar apoyo al aumento de producción de modelos como el avión comercial A350. Su diseño está basado en la familia A330.

Ventas ajenas al siniestro del A400M
El consejero delegado del grupo Airbus, Tom Enders, declaró ayer en una radio francesa que el accidente del A400M del pasado 9 de mayo en Sevilla –que se saldó con cuatro fallecidos y dos heridos– “no ha tenido ninguna consecuencia sobre nuestros encargos, porque los países saben que este es un aparato extraordinario”. Y argumentó que Francia no ha dejado en ningún momento de usar sus unidades del avión militar y que Turquía y Reino Unido vuelven a operar con ellos tras dejarlos unos días en tierra.

Por su parte, Pedro Argüelles, secretario de Estado de Defensa, señaló que no se han levantado las restricciones al vuelo del A400M porque “la seguridad es lo primero” y se necesita “identificar exactamente las causas del siniestro”.

La división comercial de Airbus firmó en la jornada de ayer 128 pedidos. Synergy, accionista mayoritario de Avianca, suscribió junto al fabricante europeo un memorando de entendimiento para la compra de 62 aviones de la familia A320neo, con un importe según catálogo de 6.600 millones de dólares (unos 5.865 millones de euros). Airbus también ha vendido 60 aparatos A320neo a una línea aérea asiática sin identificar por 6.372 millones de dólares (5.656 millones de euros) y seis A321ceo a la vietnamita VietJetAir por 746,4 millones de dólares (663 millones de euros).

Por su parte, Boeing ha acordado con la compañía rusa Volga-Dnepr Group, líder mundial en transporte de carga pesada, la venta de 20 aviones 747-8 por valor de 7.400 millones de dólares (6.568,5 millones de euros), según precios de catálogo. El fabricante estadounidense, además, entregará a Ethiopian Airlines seis 787-8 Dreamliners por un importe de 1.300 millones de dólares (1.158 millones de euros).

Normas