Asume que la financiación no bancaria aumentará su importancia

El Banco de España prevé que el crédito caiga aún “varios trimestres”

El informe anual del Banco de España reconoce que el saldo de financiación bancaria sigue a la baja pese al repunte de las nuevas operaciones.

Vista de la fachada del Banco de España. EFEArchivo
Vista de la fachada del Banco de España. EFE/Archivo EFE

“A corto plazo, cabría esperar que se mantenga la pauta de recuperación de los flujos de crédito, aunque el saldo agregado continuará contrayéndose todavía durante varios trimestres”, concluye el Informe Anual del Banco de España publicado este jueves en relación a la evolución esperada del saldo de financiación bancaria.

El informe argumenta que “el proceso de desendeudamiento en el que todavía se encuentra inmersa una parte significativa del sector privado se sigue reflejando en retrocesos del saldo agregado de financiación bancaria”, aunque matiza que esta caída es cada vez más moderada.

La institución que gobierna Luis María Linde recuerda que “desde 2009, el saldo agregado de los préstamos a la familias y empresas pasó a reducirse”. Según los datos de marzo de 2015, los últimos disponibles, la caída interanual del saldo es aún del 4,1%.

“El flujo neto de crédito es todavía negativo”, expone el informe, si bien desde finales de 2013 se habría comenzado a contemplar un incremento en las nuevas operaciones de concesión de financiación bancaria para determinados segmentos.

Esta “moderación en la contracción de los saldos agregados de crédito no responde a una minoración del volumen de amortizaciones, sino más bien a un mayor dinamismo del crédito nuevo”, explica el informe.

Nuevas operaciones

Así, desde finales de 2013, recoge el Banco de España, las nuevas operaciones han crecido “en todos los segmentos” salvo en el de las grandes empresas, que han podido aprovechar alternativas al crédito bancario.

Así, los nuevos préstamos para la compra de vivienda crecieron un 23% en 2014, un 15% en el caso de la financiación bancaria a familias para otros fines y en un 9% si se toman los créditos de menos de un millón de euros dirigidos a empresas, fundamentalmente pymes.

Saldo a la baja

Este paulatino incremento en las nuevas operaciones, ha permitido ir moderando los porcentajes de caída del saldo global de crédito. Así, en el caso de los hogares el ritmo de descenso de la financiación pasó a ser en marzo del 3,3% internaual, frente al 5,1% al que retrocedía en diciembre de 2013.

En el caso del crédito al consumo, el ritmo de descenso ha pasado de estar situado en el 6,9% al 3% mientras que el crédito a la vivienda a pasado de caer un 4,6% a un 3,3%, también en la citada comparativa entre diciembre de 2013 y marzo de 2015.

En el caso de las empresas, la caída se sitúa en el 5,2% a marzo de 2013, 4,5 puntos porcentuales menos que en mayo de 2013. Una variación, estima el Banco de España, que se ha visto “influida en parte por los procesos de recompsoción de los pasivos acometidos por algunas empresas de mayor tamaño, que han sustituido una parte del crédito” bancario por fuentes alternativas de financiación.

Fuentes alternativas

“Cabría esperar que las alternativas al crédito bancario continúen desempeñando un papel relevante en el corto plazo en la financiación del gasto de las empresas”, asume el Banco de España, que espera que el impulso sea mayor según se desarrolle la Unión de Mercados de Capital en la que trabaja la Comisión Europea.

“En el caso de las empresas de menor tamaño, para las que el acceso directo a los mercados no es factible por problemas de dimensión, el desarrollo de los mercados de titulización parece una alternativa más prometedora”, reconoce en todo caso el informe apuntando que este mercado permitirá a la banca liberar recursos traspasando los riesgos y mejorar la financiación que se ofrece.

La recuperación, condicionada al crédito

El Banco de España asume que “la disponibilidad de crédito podría condicionar la recuperación económica”, y expone varios factores de los que dependerá que la financiación termine de recuperarse al alza.

“En primer lugar, dependerá de las perspectivas futuras de rentas y empleo”, expone asumiendo que “la recuperación de los flujos estará especialmente vinculada al aumento del empleo juvenil”, dado que son los más jóvenes quienes supondrán la demanda más importante en el mercado de la vivienda.

“En segundo lugar, la adaptación de las entidades de crédito a las nuevas exigencias regulatorias que se han introducido a nivel internacional como respuesta a la crisis”, si bien el supervisor financiero considera que “a largo plazo estos cambios reforzarán la capacidad de resistencia del sistema financiero frente a perturbaciones adversas y redundarán en una mayor estabilidad macroeconómica y financiera”.

La banca rescatada

En paralelo, el supervisor asume que las entidades financieras que fueron rescatadas, y a las que Bruselas impuso severas reestricciones comerciales a cambio del dinero público inyectado, no suponen ya una barrera para la concesión del crédito. No, al menos, mayor que la de cualquier otra entidad.

"Actualmente ya no existen diferencias apreciables en el porcentaje de aceptación de nuevas peticiones de crédito de empresas entre las entidades intervenidas por el FROB y el resto", recoge el informe anual del Banco de España.

Normas
Entra en El País para participar