Fórmulas de ahorro en autónomos ante el actual sistema de jubilación

El 80% de los autónomos cotiza según la base mínima, que les reporta al final de su vida laboral una pensión de menos de 900 euros al mes

Fórmulas de ahorro en autónomos ante el actual sistema de jubilación

La prestación que reciben los trabajadores autónomos, una vez que se jubilan, es inferior a la media de aquellos profesionales que trabajan por cuenta ajena. Un motivo suficiente para que estos deban plantearse ahorrar durante su vida laboral, a través de los distintos productos de ahorro con los que cuentan en la actualidad.

Así, como aconseja iahorro.com, además de los seguros de ahorro, los autónomos han de tener en cuenta los planes de pensiones y los fondos de inversión, además de plantear una estrategia dinámica a lo largo de su vida pues existe la costumbre de contratar un plan de pensiones y no cambiarlo. Una actitud que para este espacio de Internet es errónea y debería evitarse.

Ello se debe a que la rentabilidad a largo plazo de los fondos y los planes de pensiones es importante, así como variable. De hecho, como subrayan desde este portal, los fondos de renta variable nacional de la zona euro, a veinte años, presentan una rentabilidad del 7,54%. Tomando este mismo periodo, por el contrario, los fondos de renta fija reproducen una rentabilidad a largo plazo del 3,87%.

Ingresos insuficientes al jubilarse

En este sentido, los trabajadores autónomos han de tener en cuenta que si la cobertura en tiempo de trabajo no es suficiente sin que el autónomo contrate determinados seguros privados relacionados con su actividad o falta de ella, la prestación por jubilación que les quede al final de su vida laboral puede ser insuficiente y muy lejana al porcentaje de ingresos con los que disponía mientras formaba parte de la población ocupada.

Asimismo, se debe tener en cuenta que la mayor parte de los profesionales autónomos, el 80%, cotiza a través de la base mínima, lo que les hace pagar al mes 264 euros y recibir, tras la finalización de sus vidas laborales, 884 euros mensuales por el cómputo de la jubilación. Una cifra que para muchos resulta insuficiente si se desea mantener un cierto nivel de vida al jubilarse.

Normas