Aunque es más barata que hace un año

La gasolina se encarece un 14,5% desde enero y toca máximos en el año

Cola de automóviles a la entrada de una gasolinera.
Cola de automóviles a la entrada de una gasolinera. EFE

La gasolina sigue hoy más barata que hace un año, sin embargo, la tendencia refleja un encarecimiento del precio del combustible. Los últimos datos del boletín petrolero de la UE indican que la gasolina de 95 octanos alcanzó esta semana –coincidiendo con la festividad del Corpus– los 1,318 euros el litro, un 14,5% más que en enero. Supone su nivel más elevado del año. Aun así, el combustible sigue en niveles relativamente bajos tras el desplome que registró el precio del crudo en el segundo semestre del año anterior. De hecho, hace justo un año, la gasolina costaba 1,428 euros el litro, es decir, un 7,7% más. Hoy, llenar un depósito de 55 litros supone 72,5 euros, 6,5 euros menos que la primera semana de junio del año anterior.

La misma situación se registra en el diésel, el combustible que utilizan la mayoría de coches en España. El gasóleo se ha abaratado un 0,25% hasta los 1,201 euros el litro. Sin embargo, en lo que va de año, se ha encarecido un 9%. Y, respecto a junio de 2014, el precio del diésel se ha abaratado un 9,5%. Así, llenar hoy el coche cuesta ocho euros menos que hace un año. Para un país como España que es importador neto de combustible, la rebaja de precios que ha registrado el petróleo en el último año es especialmente beneficioso para particulares y empresas, que ven reducidos sus costes de producción. En junio del año pasado, el barril de Brent alcanzó los 114,81 dólares. Desde ese nivel empezó una senda a la baja hasta tocar mínimos en enero de este año, cuando el barril cotizó a 46,59 euros. Es decir, en solo medio año, se abarató un 60%. Actualmente, el precio del crudo alcanza los 63,77 euros.

El consejero delegado de Repsol sostiene que el precio del petróleo se encarecerá

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, defendió la semana pasada que el petróleo seguirá encareciéndose en los próximos meses. Durante su intervención en la XXXIreunión anual del Círculo de Economía celebrado en Sitges, sostuvo que el aumento de la demanda y la poca rentabilidad de los productores empujará los precios al alza.

De momento, el abaratamiento del crudo es uno de los elementos, junto con la depreciación del euro y las medidas expansivas del Banco Central Europeo (BCE), que ha apuntalado la recuperación de la economía española. Junto al incremento de la demanda interna, la nula inflación también ha sido protagonista. España, un país tradicionalmente inflacionista. El IPC sumas tasas negativas desde el pasado mes de julio. Incluso la inflación subyacente, que no tiene en cuenta el combustible y los productos frescos, se mantiene en niveles históricamente bajo. Los últimos datos reflejan que, en abril, el índice general retrocedió un 0,6% y el subyacente avanzó ligeramente un 0,3%. Niveles inferiores a la UE, lo que permite que la economía española gane competitividad.

En los próximos meses, todo apunta que el IPCregresará a tasas positivas anuales y ello se deberá en buena parte al combustible. Aun así, el Gobierno es optimista y sus previsiones oficiales apuntan a un crecimiento del 2,9% para este año, aunque oficiosamente ya apunta a tasas superiores al 3%.

El consumo de carburantes aumenta un 4,6%

La mejora económica tiene un reflejo claro en el consumo de combustible y un buen indicador es la recaudación del impuesto sobre hidrocarburos. Los últimos datos de la Agencia Tributaria reflejan que el Estado ingresó por el tributo que grava el combustible 3.142 millones, un 5,5% menos que en el mismo período del año anterior. Sin embargo, esta caída es engañosa y se debe a la devolución del céntimo sanitario, un tributo que Bruselas declaró ilegal y que el Gobierno debe devolver a los contribuyentes que lo reclamen, especialmente transportistas. Si se elimina el efecto del reintegro del céntimo sanitario, la recaudación avanza a un ritmo 3,4%. El aumento, señala el informe de la Agencia Tributaria, es coherente con la evolución del consumo de gasolina y gasóleos, que subió un 4,6% en el primer cuatrimestre.

En la primera parte de este año se ha confirmado la tendencia iniciada en el anterior. Según la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos, “el consumo de carburantes de automoción en España en 2014 aumentó un 1,4% con respecto al año anterior”. La organización destaca que se trata del primer incremento desde el año 2007. Además, el consumo de queroseno de aviación tuvo un crecimiento interanual del 2,7 %. Esta tendencia positiva se ha consolidado en el primer cuatrimestre de 2015. La AOP celebra que algunas comunidades como Cantabria y Navarra hayan eliminado o reducido los tipos autonómicos en el impuesto sobre hidrocarburos. En su opinión, ello explica que el consumo de gasóleo en ambas comunidades haya superado la medida nacional. Actualmente, la fiscalidad que sufren los carburantes varía de una a otra autonomía.

Normas