España registra altos niveles de morosidad de dudoso cobro

Los periodos medios de pago por parte de las empresas decrecen, aunque la morosidad extrema de dudoso cobro se mantiene en niveles muy elevados. Según un boletín realizado por Cepyme, las pequeñas empresas son las que antes pagan.

España registra altos niveles de morosidad de dudoso cobro

El periodo medio de impago de las facturas terminó en 2014 en una media de 1.086 días, lo que confirma que la morosidad extrema sigue estando en niveles muy altos. Así se recoge en el boletín de morosidad y financiación empresarial, realizado por Cepyme.

A pesar de que parecía que los periodos de pago se habían reducido, o cierto es que tal y como se muestra en el informe realizado por Cepyme, lo peor es que la morosidad ha mostrado su peor cara: los derechos de cobro que pasan a ser dudosos, es decir, lo que llamamos la morosidad extrema de dudoso cobro, que se muestra en niveles extremadamente elevados.

Las pequeñas empresas, las que antes pagan

El año 2014 acabó con una media de impago de 1.086 días, lo que significa que creció en 84 días comparándolo con el periodo anterior. El tamaño de las empresas es determinante en estos datos. Las empresas más pequeñas, de entre 1 y 50 empleados, muestran unos periodos de impago 88 días menores que las grandes (las de más de 250 empleados), y 183 días menos que las medianas, entre 101 y 250 trabajadores. Por tanto, las principales afectadas son las pymes y, sin embargo, son las que antes pagan.

El sector textil, el peor en periodos de pago

La mayoría de los sectores han disminuido sus periodos medios de cobro, sin embargo hay algunos, como el caso del textil donde destaca especialmente los altos periodos. En este sector se han superado los 100 días, lo que supone más de mes y medio de retraso sobre el periodo establecido por ley. Por el contrario, el sector químico y el de distribución alimenticia son los dos sectores que más se ajustan a los períodos legales períodos legales, con 67,4 y 68,6 días, respectivamente.

Importe de mínimo histórico

En cuanto al importe de los impagos, se presenta un mínimo histórico en la crisis, de 1.259 euros. Tal y como se muestra en el boletín de morosidad y financiación empresarial, el endurecimiento del descuento comercial de facturas ha sido un factor determinante de esta evolución. Aún así, los efectos comerciales representan un porcentaje sensiblemente bajo del universo de transacciones económicas que tiene lugar entre empresas.

Normas