Rebajas en combustible

Ser fiel a una gasolinera viene con regalo

Las estaciones de servicio buscan la fidelización de autónomos y pymes a cambio de descuentos y facilidades.

Mientras tanto, las asociaciones empresariales fuerzan los acuerdos con las marcas para complacer a sus miembros.

Ser fiel a una gasolinera viene con regalo

Uno de los principales quebraderos de cabeza de autónomos y pymes es el gasto en carburantes. Repostar un vehículo industrial, agrícola o cualquier coche de empresa puede suponer un importante desembolso anual. Sin embargo, existen en el mercado diferentes opciones para que este trago no sea tan amargo.

Los gastos por carburante están, en general, sujetos a deducciones de IVA siempre que se utilice para una actividad económica. Para ello es necesario poder demostrarlo y poseer una factura con todos los datos. Mientras, las guanteras y carteras de los empresarios estarán siempre llenas de papeles que justifiquen esos gastos.

Todo este baile de deducciones y papeleos resulta mucho más accesible si se opta por fidelizarse a una marca o cadena concreta de gasolineras y se adquiere alguna de las tarjetas de cliente que existen en el mercado.

Gracias a este tipo de medio de pago, los usuarios profesionales pueden acceder al control de sus gastos de combustible, descargarse facturas desde su ordenador, necesarias para la deducción de impuestos y, en la mayoría de los casos, podrán obtener descuentos adicionales.

No extraña que las asociaciones de autónomos y las agrupaciones profesionales se hayan puesto a la búsqueda de acuerdos que favorezcan a sus colectivos. Este es el caso de la Asociación de Empresarios de Autónomos de España (Grema), cuyos socios tendrán beneficios inmediatos en repostajes en las estaciones de servicio de Galp Energía.

La Confederación de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (Ceaje) también disfruta de ventajas en dicha cadena de gasolineras y los miembros de ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos) pueden acceder a la tarjeta Solred de Repsol o a la Cepsa Star Direct para obtener ventajas y mejores precios en carburantes.

El acuerdo alcanzado entre la petrolera Galp y Grema incluye que los empresarios puedan solicitar la tarjeta Galp Flota Business y reciban, de forma inmediata, una rebaja en el precio del carburante de 0,050 euros por litro. Unos céntimos que suenan a millonada en un colectivo que siempre busca el ahorro.

Para Manuel Piñeiro, presidente de Grema, “los acuerdos con partners estratégicos ayudan a los empresarios autónomos, facilitan su actividad y ayudan a reducir sus costes”. Además de tratarse de un sugerente mercado para las gasolineras, que tienen en el autónomo un cliente fiel.

Así está el mercado para autónomos y pymes

Cepsa
Estación de servicio de Cepsa.

CEPSA: La tarjeta Cepsa Star, en sus diferentes modalidades, ofrece, entre otras cosas, descuento directo por litro de combustible (de unos 4 céntimos de media por litro repostado), gestión de facturas en línea, control de gastos… Además, la tarjeta Cepsa Star Go permite beneficiarse de la devolución parcial del impuesto de hidrocarburos para gasóleo profesional.

REPSOL: Gracias a la tarjeta Solred Más los profesionales, autónomos, pymes y algunos colectivos empresariales se benefician de una única factura mensual donde aparecen todos los consumos de gasolina así como el IVA desglosado. Además, facilita el acceso a las bonificaciones de la Agencia Tributaria.

GALP: Las tarjetas Galp Flota permiten el pago a crédito de combustibles, el acceso y pago en los peajes de España y Portugal de forma rápida y ofrecen un servicio de gestión de multas. Eso sí, es necesario consumir más de 4.000 litros de gasolina o gasóleo al año.

BP: Con BP Plus los negocios que dispongan de flota estarán más controlados gracias a su servicio online. Además, la tarjeta incluye asistencia en carretera para todos los vehículos y la posibilidad de crear alertas para pagos no autorizados.

Normas