Santiago Seage

El directivo viajero de Abengoa

Seguir apostando por el desarrollo de tecnología propia y la globalización son las principales recetas del nuevo consejero delegado de la compañía para su crecimiento

Caricatura de Santiago Seage, nuevo consejero delegado de Abengoa.
Caricatura de Santiago Seage, nuevo consejero delegado de Abengoa.

La etapa de Santiago Seage (Madrid, 1969) como consejero delegado de Abengoa ha comenzado, como no podía ser de otra forma, con un viaje al extranjero. No es algo en absoluto nuevo para este directivo, que ya pasaba tres semanas al mes fuera de casa por motivos laborales. Seage está convencido de que su nuevo cargo no implicará grandes cambios en este sentido, ya que seguirá recorriendo el mundo con la misión de continuar la senda de globalización iniciada por Abengoa en la década de los sesenta.

El consejo de administración de la compañía sevillana, dedicada a la puesta en marcha de soluciones tecnológicas centradas en el desarrollo sostenible en energía y medioambiente, informaba esta misma semana de la renuncia de Manuel Sánchez Ortega como consejero delegado y del nombramiento de Santiago Seage como su sustituto con efectos inmediatos. La empresa explicó en el comunicado en el que daba a conocer el relevo que el nuevo responsable, hasta entonces consejero delegado de Abengoa Yield, se pondría una vez más en ruta, en esta ocasión acompañado de su predecesor en el cargo para reunirse en Londres, Boston y Nueva York con inversores, y trabajar conjuntamente durante el periodo de transición.

Este licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Pontificia Comillas - Icadehabla inglés y francés e inició su carrera en la multinacional de bienes de consumo Procter & Gamble en España y –puede que ya como preludio del perfil internacional que se labraría con el tiempo– en la República de Yemen. Posteriormente fue socio de la consultora McKinsey & Company y trabajó en diferentes países en Europa, el Norte de África y América. Durante esta etapa, su labor se centró en proyectos de consultoría de estrategia, crecimiento y adquisiciones.

Fue en el año 2005, cuando Santiago Seage se unió al equipo de Abengoa como director de estrategia y desarrollo corporativo. Desde entonces el directivo ha estado ligado a esta compañía, que el pasado junio volvía a formar parte del Ibex 35 y donde ha prestado sus servicios en diferentes áreas.

A la que más tiempo ha dedicado Seage ha sido a Abengoa Solar, que presidió durante siete años, precisamente aquellos en los que la empresa realizó una importante apuesta por la energía solar y en los que se convirtió en referencia mundial en diferentes tecnologías de este tipo, como la termosolar.

Considera que haber trabajado en diferentes países será especialmente importante para él en esta nueva etapa

La investigación y el desarrollo fueron las grandes armas de la división para conseguir sus logros, una baza que Seage quiere seguir jugando desde la dirección del grupo. Y es que continuar avanzando en el desarrollo de tecnología propia es uno de los retos a los que asegura que pretende hacer frente durante su recién comenzado mandato.

En el último año, este ejecutivo ha ejercido como presidente de Abengoa Concesiones y consejero delegado de Abengoa Yield, empresa cotizada desde junio de 2014 en Estados Unidos en el mercado Nasdaq. Seage fue así partícipe de los inicios y la llegada a la bolsa norteamericana de esta yieldco, un nuevo vehículo financiero que consiste en que empresas propietarias de activos –por lo general relacionados con la electricidad– se enfocan en pagar un elevado dividendo elevado a sus accionistas y en crecer con la compra de nuevos activos.

La filial agrupa en la actualidad activos desarrollados y construidos por Abengoa en todo el mundo, entre los que se encuentran plantas de energías renovables (solar y eólica), plantas de gas, líneas de transmisión y plantas desaladoras.

La presencia de Abengoa en el extranjero –América del Sur y América del Norte representaron respectivamente un 37% y un 22%, de sus ventas en el primer trimestre del año (España supuso el 11%)– sigue siendo uno de los principales pilares de su crecimiento. Por ello su nuevo consejero delegado se muestra también convencido de que su segundo gran objetivo al frente del grupo será continuar haciendo hincapié en ese proceso de globalización que tantas alegrías ha dado hasta la fecha al negocio.

Por este motivo, Seage considera que haber trabajado temporalmente en diferentes países y gracias a ello haber conocido otras culturas –unas experiencias que afirma que han marcado su carrera profesional– será especialmente importante para él en esta etapa que acaba de comenzar debido al marcado carácter internacional de Abengoa.

Hombre familiar, cuando este directivo logra liberarse de sus tareas y no anda viajando por algún rincón del mundo para asistir alguna reunión, le gusta dedicarse a recuperar el tiempo perdido con los suyos disfrutando de su mujer y sus tres hijos.

Aunque Seage no cree que su día a día se vaya a transformar de forma sustancial tras su nombramiento, el directivo sí que tendrá que lidiar con todavía más miradas puestas en él y en su trabajo cuando se convierta en el segundo consejero delegado de Abengoa ajeno a la familia Benjumea –descendientes de uno de los fundadores y principales accionistas de la empresa–.

A lo largo de la semana, los títulos de Abengoa han sufrido caídas debido a la inesperada dimisión de Manuel Sánchez Ortega (justificada por la compañía por motivos estrictamente personales), sin embargo, el valor sigue siendo uno de los que mejor comportamiento ha registrado en lo que va de año (con una revalorización de hasta el 60%). Santiago Seage asume el reto de seguir llevando a la empresa por la senda del crecimiento.

Normas