Rechaza los 39 días que pedía la plantilla

Banco Madrid arranca la negociación de su ERE ofreciendo 20 días

Concluye el traspaso de los fondos de inversión -excluyendo la liquidez- a Cecabank.

Los fondos extranjeros y los planes de pensiones no han sido traspasados aún pese a estar autorizados.

Vista de la sede de Banco de Madrid en la capital madrileña. EFEArchivo
Vista de la sede de Banco de Madrid en la capital madrileña. EFE/Archivo EFE

El destino de los casi 300 empleados de Banco Madrid quedará sellado en cosa de un mes. Fuentes cercanas al proceso de liquidación de la entidad confirman que la administración concursal prevé arrancar inmediatamente la negociación oficial del ERE que había anunciado lo que da a las partes un plazo de 30 días para alcanzar un acuerdo en cuanto a las condiciones de despido de los empleados.

En las reuniones preliminares, los representantes de los trabajadores habían propuesto a los gestores de la firma unas indemnizaciones de hasta 39 días de salario por año trabajado, un mínimo de ocho mensualidades para los nuevos empleados y prejubilaciones para los mayores de 57 años. La administración concursal ha rechazado estas propuestas y arranca el mes de consultas partiendo de la indemnización mínima por despido.

Esta se sitúa en los 20 días de salario por año trabajado y tope en 12 mensualidades. La cifra se aleja mucho de los usos y costumbres del sector financiero, donde tradicionalmente se han abonado compensaciones que superaban incluso los 45 días por año que se marcan para el despido improcedente pero desde el entorno de la administración concursal recuerdan que esta es una entidad en liquidación.

Si no hubiera recursos para afrontar esta factura, de hecho, será el Fogasa quien se haga cargo abonando un máximo de 18.377 euros por empleado. Con todo, incluso en el caso de las entidades financieras rescatadas las indemnizaciones superaron el mínimo legal para situarse en los 22 o 26 días de indemnización, cota que en Banco Madrid no se descarta que pueda alcanzarse durante la negociación del ERE.

Esta no se había iniciado todavía porque los administradores concursales de Banco Madrid habían dispuesto de la plantilla de la entidad, que sigue cobrando su salario pese a que el banco quedó sin actividad a mediados de marzo, para realizar las operaciones de traspaso de activos que tenían pendientes, como es el caso de los fondos de inversión, y que solo ahora han quedado encauzadas.

Una labor técnica de gran complejidad que no ha sido fácil resolver debido a la fuga de empleados que ha suscitado la liquidación, según reconocían ayer en un comunicado los administradores concursales detallando que durante las últimas semanas han tenido que ir formando a nuevos empleados en este tipo de tareas para afrontar la salida de los técnicos responsables.

Los empleados, en muchos casos provenientes de otras áreas tuvieron que ser formados en el uso del programa informático Avaloq y fueron incentivados económicamente para realizar estas labores.

En paralelo, y ante las ofertas de otras entidades por el personal saliente, la administración concursal ha tenido que rehacer el comité de dirección provisional que formó con diferentes directivos del banco para mantener viva la operativa de la entidad.

Los fondos extranjeros siguen bloqueados

El banco no solo vendía los 21 fondos en los que era el depositario. Los activos de estos productos terminarán hoy de traspasarse a Cecabank, salvo el cash de entre 150 y 220 millones, más los entre 90 y 130 millones de las 75 Sicav. Banco Madrid también vendía fondos de la plataforma Allfunds, la mayoría de ellos extranjeros. La entidad en concurso tiene una cuenta de clientes en Allfunds, que a su vez lleva el registro de qué participaciones pertenecen a cada inversor.

En ningún momento debería haber habido problemas con los fondos contratados a través de Allfunds. En teoría, los clientes solo tenían cambiar de comercializador: debían traspasar las posiciones que tenían en esos fondos a través de Banco Madrid a otra entidad que vendiera esos mismos fondos.

La realidad es que el dinero en esas carteras sigue bloqueado. El problema está en que el cliente ha de solicitar el cambio a la entidad de destino y la de origen, que es Banco Madrid. Fuentes financieras apuntan que esas solicitudes no están siendo atendidas por la entidad, ahora en manos de los administradores concursales, si bien apuntan que en los próximos días la situación se normalizará. La buena noticia es que, en el caso de los fondos contratados en Allfunds, no habrá ningún problema con el patrimonio, pues nada tienen que ver ni el depositario ni la gestora con Banco Madrid. Fuentes conocedoras de los problemas comentan que está habiendo casos puntuales de dos gestoras estadounidenses que no aceptan esos cambios de comercializador, ante el temor a verse relacionadas con Banco Madrid.

Además, los fondos de pensiones de Previsión Sanitaria Nacional (PSN), con 98 millones, siguen bloqueados, pues los administradores no los han traspasado al nuevo depositario, Santander Securities Services.

Normas