Defiende el "impacto significativo" de adquirir deuda

El BCE insiste: habrá compras hasta septiembre de 2016

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. EFE

El Banco Central Europeo (BCE) considera que las adquisiciones de grandes cantidades de deuda pública y privada han tenido “un impacto significativo” en los mercados financieros y “reafirma su intención de seguir con las compras hasta finales de septiembre de 2016”.

En las actas de la reunión de política monetaria del pasado 15 de abril, publicadas hoy, el BCE dijo que todos los miembros del consejo de gobierno estuvieron de acuerdo entonces en la necesidad de aplicar con firmeza las recientes decisiones de política monetaria, incluida la expansión cuantitativa.

El BCE destaca la caída de las rentabilidades de la deuda soberana, la depreciación del euro y la bajada del coste de la financiación externa para el sector privado, empresas y hogares, como consecuencia de las compras de deuda.

El BCE se mostró “cautelosamente optimista” respecto a las perspectivas a corto y medio plazo de la economía de la zona del euro.

El consejo de gobierno del BCE consideró que era importante ser cauteloso porque las perspectivas de crecimiento e inflación estaban condicionadas a la “plena aplicación de todas las medidas de política monetaria que se habían decidido”.

El economista jefe del BCE, Peter Praet, destacó que la información disponible no daba motivos para reconsiderar la política monetaria o los parámetros del programa de compra de deuda pública y privada.

El miembro francés del comité ejecutivo del BCE, Benoît Coeuré, dijo al presentar una revisión de los acontecimientos en los mercados financieros que la media diaria de las compras de deuda pública ascendió a 3.200 millones de euros. El BCE ha adquirido hasta el 15 de mayo deuda pública por valor de 122.405 millones de euros.

Coeuré añadió en la última reunión de política monetaria del BCE que “las preocupaciones de algunos participantes del mercado sobre que el BCE tendría dificultades para lograr sus objetivos de compra no se han materializado hasta ahora”.

El BCE quiere comprar deuda pública y privada por valor mensual de 60.000 millones de euros hasta finales de septiembre de 2016 y, en cualquier caso, hasta que la inflación de la zona del euro suba hasta cerca del 2 %.

Durante el primer mes de aplicación del programa de compra de grandes cantidades de deuda, sobre todo pública, “las condiciones del mercado de bonos han sido bastante favorables y la liquidez del mercado ha sido buena en la mayor parte de las jurisdicciones”, según Coeuré.

La compra de bonos de instituciones públicas se produjo sin dificultades, pero la de bonos soberanos ha presentado más retos porque “la liquidez del mercado en esos bonos ya era menor antes del comienzo del programa”, añadió Coeuré.

El euro se ha depreciado un 25 % desde mayo del pasado año, hasta llegar en algunos momentos a 1,05 dólares tras el inicio del programa de compra de deuda que ha generado salidas de los mercados de deuda soberana de los países de la zona del euro. No obstante, el euro se cambiaba hoy por encima de 1,11 dólares.

La volatilidad intradiaria en los mercados de divisas “fue excepcionalmente elevada el 18 de marzo”, cuando el euro subió desde 1,06 hasta 1,10 dólares en pocas horas, una subida del 4,4 %, la segunda mayor oscilación intradiaria desde la creación del euro, según el BCE.

La anterior oscilación más elevada del euro frente al dólar se produjo el 22 septiembre de 2000, cuando el BCE intervino en el mercado de divisas.

El comportamiento de los mercados de valores ha sido “excepcionalmente fuerte”, añadió la fuente.

Desde la reunión de política monetaria de comienzos de marzo, la rentabilidad total del índice de las mayores empresas de la zona del euro Euro Stoxx 50 ha sido del 7,5 % y la del subíndice de bancos Euro Stoxx Bank, del 10 %.

Se ha producido un traslado de las carteras de inversión de bonos a acciones, observa el BCE.

La fortaleza de los resultados de los bancos se atribuye a un aumento de la valoración de sus tenencias de bonos soberanos.

Los tipos de interés en los mercados de dinero, asegurados y no asegurados, han bajado más: el Euribor a tres meses cayó el 14 de abril a su mínimo histórico del 0,8 puntos básicos.

Normas