Piden su reincorporación a la empresa

Los trabajadores presionan a Coca-Cola con demandas

No se ha producido todavía acercamiento entre empresa y sindicatos

Se adelantan a que la compañía presente su plan de reincorporaciones

Protesta de los trabajadores ante la fachada del Tribunal Supremo, en abril.
Protesta de los trabajadores ante la fachada del Tribunal Supremo, en abril.

Ha pasado una semana desde que se conociera el grueso de la sentencia del Tribunal Supremo que declaraba nulo el ERE de las embotelladoras Coca-Cola. Entonces la empresa anunció que llevará a cabo un plan ordenado de reincorporación, como le obligaba el escrito.

Sin embargo, todavía no se ha producido ningún encuentro entre empresa y sindicatos. Por ello, y sin esperar a las propuestas que haga la compañía para la recolocación, los trabajadores van a comenzar a presentar demandas ante la justicia para solicitar la readmisión. Según comenta Juan Carlos Asenjo, representante de los trabajadores de la planta cerrada de Fuenlabrada, “la pelota está en el tejado de la empresa”.

Mientras tanto, la compañía está preparando el plan para poder incluir a los más de 800 trabajadores que deben reincorporarse de nuevo al trabajo en las fábricas de Coca-Cola. Todavía se desconocen los plazos que se seguirán para que se proceda a la ejecución de la sentencia.

Todavía parece lejano que se llegue al final del conflicto que está a punto de cumplir año y medio de duración. En enero de 2014, Coca-Cola Iberian Partners, la empresa surgida de la fusión de las embotelladoras, decidió cerrar cuatro de las plantas y despedir a más de un millar de personas, entre prejubilaciones, bajas voluntarias y forzosas.

Las bajas voluntarias, afectadas

Una de las incertidumbres que se abrieron tras la sentencia de la Audiencia Nacional en junio era si se consideraban o no nulos todos los despidos, incluídos los voluntarios. El escrito del Tribunal Supremo confirma que, efectivamente, todas las bajas que se produjeron con motivo del ERE son ilegales. Por ello, los despedidos tendrán que afrontar la devolución de las indemnizaciones y de lo que hayar recibido como prestación de desempleo. Cerca de 350 trabajadores ya fueron readmitidos en a comienzos de año en cumplimiento con la ejecución provisional sentenciada por la Audiencia Nacional.

La Audiencia Nacional primero, y el Tribunal Supremo después, dieron la razón a parte de las reclamaciones de los trabajadores y decretó como nulo el despido colectivo. Las sentencias obligan a la empresa a reincorporar a los despedidos en las condiciones previas al ERE.

Los sindicatos, sobre todo en Fuenlabrada, entienden que la empresa tiene que reabrir las fábricas cerradas. La compañía ha reafirmado en los últimos meses su intención de mantener el cierre, aduciendo que algunas ya están desmanteladas. Asenjo, de la planta madrileña, cree que sí se pueden poner en marcha. La compañía tendrá que negociar con todos las condiciones de su reincorporación o despido.

Normas