En las plataformas webs de la firma china hay bolsos de la marca de lujo por entre 2 y 5 dólares

Gucci demanda a Alibaba por vender falsificaciones

El propietario de las firmas de moda Gucci e Yves Saint Laurent, la multinacional Kering, ha demandado Alibaba por beneficiarse de la venta de artículos falsos de sus marcas. La empresa francesa acusa a la compañía asiática de permitir que los usuarios puedan solicitar productos falsificados en grandes cantidades en varias de las plataformas de Alibaba. Kering también se queja de que el gigante chino no ha hecho nada para combatir este problema, pese a que había prometido tomar medidas.

La empresa francesa ya había denunciado a Alibaba en julio de 2014, aunque entonces decidió retirarla tras sellar un acuerdo de colaboración entre ambas para solucionar el problema. La demanda ahora se ha presentado ante un tribunal de Nueva York y supone un duro revés para Alibaba, que ha prometido volverse global en 2016.

La empresa china, que acaba de estrenar nuevo presidente ejecutivo (Daniel Zhang), aseguró que la demanda “no tiene base” y anunció que luchará contra las acusaciones. En un comunicado, Alibaba indicó que tiene un “sólido historial” de cooperación con las marcas para proteger su propiedad intelectual. “Nosotros continuaremos trabajando en colaboración con numerosas marcas para ayudarles a proteger su propiedad intelectual, y tenemos una sólida trayectoria en hacerlo. Desafortunadamente, el grupo Kering ha elegido el camino del despilfarro en litigios en lugar del camino de la cooperación constructiva”, aseguraba la nota.

La demanda de Kering menciona que un mínimo de 2.000 unidades de bolsos de la marca Gucci presuntamente falsificados fueron ofrecidos para su venta en Alibaba a entre dos y cinco dólares por un proveedor chino. Un bolso original de Gucci cuesta 795 dólares. Igualmente, se lamenta de que se venden relojes falsificados de Gucci por entre 10 y 80 dólares la pieza y que el vendedor establece una compra mínima de 300 piezas por pedido, aunque puede suministrar hasta 200.000 por mes. El reloj auténtico de esta marca cuesta 960 dólares.

Si prospera la demanda, Alibaba podría enfrentarse a pagar a Kering dos dólares por cada falsificación que venda, lo que podría suponer un fuerte desembolso para la compañía china. Durante años, los sitios webs de Alibaba, entre los que está Taobao, han sido acusados de vender productos falsificados. En abril, por ejemplo, fue American Apparel and Footwear Association quien le acusó de no tomar medidas contra quienes venden falsificaciones.

Alibaba, con sede en Hangzhou, es la compañía de venta online más grande del mundo. En 2013, vendió tanto como Amazon y eBay juntas. Su fundador, Jack Ma, es el hombre más rico de China y se estima que su fortuna está valorada en 26.500 millones de dólares.

Normas