Perspectivas de mercado

Deuda, Fed y Grecia: qué pasará en la Bolsa las próximas sesiones

Inversores en una casa de Bolsa en China.
Inversores en una casa de Bolsa en China. REUTERS

1.- Grecia

La semana se antoja decisiva para Atenas. La semana pasada Grecia abonó 750 millones de euros al FMI a cargo de la cuenta que el país tiene en el propio FMI, y según medios británicos, citando a un informe interno del FMI, el país no tendría liquidez para abonar el siguiente pago, del 5 de junio. Este viernes hay una nueva cumbre de la Unión Europea en Riga en la que se debería avanzar en el desbloqueo de los fondos del rescate, para evitar el riesgo de impago, y dos días antes, el miércoles, el BCE decidirá si aumenta o reduce los préstamos de emergencia ELA a la deuda griega. Las señales de nuevos desencuentros pueden generar más inestabilidad en los mercados, aunque las últimas noticias apuntan a una aproximación en las posturas. Según la prensa griega, la Comisión Europea ha hecho una nueva propuesta a Grecia con requisitos menos exigentes en materia de reformas que permitiría un desembolso parcial de ayudas en junio y abriría un nuevo debate global sobre la deuda en otoño. 

Las posibilidad de que el país griego someta a referendum la posibilidad de que el país salga de la UE cobra fuerza entre los analistas. Desde LInk Securities aseguran que "el nuevo Gobierno del país intente 'salvar' la cara proponiendo un referéndum en el que serán los griegos quienes decidirán si quieren seguir en la Zona Euro, con todo lo que ello significa, o prefieren adoptar nuevamente el dracma y abandonar la región con el coste que ello supondría para el país y para su economía".

2.- Fed

El otro gran foco de los mercados está en la Reserva Federal de Estados Unidos, que se reúne el próximo 16 y 17 de junio aunque esta semana, el miércoles, se publican las actas. Los datos publicados el viernes, la producción industrial de abril y el índice de sentimiento de los consumidores de mayo, estuvieron muy por debajo de lo esperado, situándose en mínimos multimensuales. Ello ha provocado una nueva caída del dólar al descontar los inversores que la Fed deberá retrasar el inicio de su proceso de subidas de tipos dado el estado actual de la economía del país.

"Será interesante comprobar qué es lo que piensan los miembros del FOMC al respecto, como también lo será saber la opinión de los miembros del Consejo de Gobierno del BCE sobre el estado de la recuperación económica en la Zona Euro", explican desde Link Securities.

Se espera que Janet Yellen dé pistas sobre sus planes respecto a las subidas de tipos de interés. Los inversores llevan un tiempo retrasando la fecha en la que se espera que la Fed inicie el encarecimiento del dinero, que actualmente se prevé para septiembre. La clave es el dinamismo del mercado laboral. Paradójicamente cifras como el mal dato de crecimiento invitan a pensar en retrasos del alza de tipos y suponen un sostén para las Bolsas. Si el discurso de Yellen apoya estos argumentos, el mercado estará de enhorabuena.

3.- Deuda

La repentina subida de los tipos de interés, especialmente en Europa, ha alterado el equilibrio de los mercados y provocado fuertes pérdidas en los fondos de deuda. Las próximas sesiones serán claves para determinar si se ha tratado de una corrección en un mercado de renta fija sobrevalorado o estamos ante un cambio de tendencia.

4.- Petróleo

Es elemento clave en la subida de los tipos de interés. El repunte del precio del barril ha alcanzado un 50% desde mínimos, modificando las perspectivas de inflación en todo el mundo. Al igual que sucede con la deuda, el mercado da por hecho que se trata de una corrección en un activo que se había desplomado, y el consenso es que el exceso de oferta de crudo terminará por presionar a la baja al barril.

5.- Elecciones

Marcan la agenda en el terreno político nacional, pero el efecto sobre los mercados es prácticamente nulo, al tratarse de elecciones municipales y autonómicas. Las encuestas no dan pie a pensar en una gran convulsión política, lo que sirve de tranquilizante para unos inversores que, de todos modos, desde hace dos años tienen más en mente a Mario Draghi que a Mariano Rajoy.

Normas