El programa, bautizado como GESP 2015, está abierto a toda la plantilla

Telefónica ultima un nuevo plan de compra de acciones para empleados

Cada empleado podrá invertir entre 25 y 150 euros al mes en comprar acciones

La compañía utilizará a Rafael Nadal como prescriptor del plan

Sede de Telefónica en el Distrito C de Las Tablas.
Sede de Telefónica en el Distrito C de Las Tablas.

La maquinaria financiera de Telefónica sigue en marcha. Ahora, nuevamente, con el objetivo de impulsar las políticas retributivas para primar a la plantilla. La compañía que preside César Alierta ultima el lanzamiento de un nuevo plan global de compra incentivada de acciones para empleados, que ha sido bautizado inicialmente como GESP 2015.

En principio, según fuentes conocedoras del proceso, la inversión que podrá hacer cada empleado se situará entre 25 y 150 euros al mes, cuando en programas anteriores la inversión máxima era de 100 euros mensuales. El plazo de tenencia de las acciones será de 12 meses, con lo que la inversión máxima anual podría ser de 1.800 euros y la mínima de 300 euros.

Cuando finalice el periodo de tenencia, el programa diseñado por Telefónica incluye la entrega de una acción de recompensa por cada título comprado y mantenido por el trabajador en su cuenta Computershare hasta la conclusión de este plan.

Uno de los objetivos principales de estos planes lanzados por Telefónica, conocidos como Global Employee Share Plan (GESP), es fortalecer el carácter de empleador global de la propia compañía, que busca también crear una cultura retributiva común para todas las filiales del grupo.

La teleco española, además, quiere incentivar con estos programas la participación de los empleados en el capital, impulsar la motivación y la fidelización, además de retener el talento en su plantilla. De cara a este próximo plan, la intención del grupo es dar entrada en el capital a más empleados de países en los que está ampliando operaciones como Alemania o Brasil.

Telefónica aprobó un primer programa GESP en 2009 y un segundo para el periodo 2012-2014. En el último tramo de estos programas, los más de 21.000 trabajadores que participaban en el plan (casi el 17% de la plantilla que el grupo tiene en todo el mundo), recibieron un total de 1.778.099 acciones de la compañía (equivalentes en ese momento a casi el 0,04% del capital total) de recompensa por su fidelidad. En el momento de la entrega, dicho paquete de acciones estaba valorado en unos 20 millones de euros.

Estos títulos entregados a los empleados formaban parte de la propia autocartera de la compañía, que habitualmente mantiene una intensa actividad financiera en este ámbito. En esos planes, en los que Telefónica contó con la colaboración de Morgan Stanley, fueron invitados a participar los consejeros ejecutivos de la propia operadora.

La intención de la operadora es comunicar las condiciones definitivas a los trabajadores en los próximos días. La compañía va a utilizar como prescriptor del plan a Rafael Nadal, actual embajador de la marca Telefónica en todo el mundo. La empresa quiere usar la figura del popular tenista para animar a los empleados a que inviertan en acciones de la propia empresa.

De cara a impulsar la participación, la compañía quiere hacer valer también la consolidación de sus planes de retribución al accionista, incluido el pago de un dividendo de 0,75 euros por acción en 2015 y 2016.

Normas
Entra en El País para participar