La eléctrica presenta sus primeras cuentas tras la segregación de Latinoamérica

Endesa gana un 36% más en España y Portugal

Los gastos financieros aumentan en 45 millones por el reparto de dividendos

Las inversiones aumentan un 52%, hasta 221 millones

El presidente de Endesa, Borja Prado (c), junto al consejero delegado, José Bogas (i), y el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, en la última junta.
El presidente de Endesa, Borja Prado (c), junto al consejero delegado, José Bogas (i), y el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, en la última junta. Efe

Endesa ha obtenido un beneficio neto de 435 millones de euros en el primer trimestre de 2015, un 36% más que el obtenido en España y Portugal en el mismo periodo del año anterior. Este resultado se debe al aumento en 112 millones de euros del ebit y a la mayor aportación al resultado de las sociedades participadas no controladas por Endesa, por importe de 57 millones de euros.

Según ha comunicado la compañía a la CNMV, dicho resultado se incrementó un 4,1% a pesar de la venta a Enel del negocio de Latinoamérica, realizada en el último trimestre de 2014, y de los mayores gastos financieros por el aumento de la deuda. El negocio de Latinoamérica había aportado al resultado consolidado de Endesa 98 millones de euros en el primer trimestre del ejercicio pasado; y los gastos financieros netos se han incrementado en 45 millones de euros, como consecuencia del mayor endeudamiento que soporta Endesa debido al pago a los accionistas de dos dividendos extraordinarios, en el mes de octubre de 2014, por un importe de 14.605 millones de euros.

En el periodo, la demanda eléctrica peninsular ha aumentado un 2,3% con respecto a la del mismo periodo de 2014, incremento que se convierte en un 1,5% una vez corregido el efecto de laboralidad y temperatura. La producción eléctrica peninsular en régimen ordinario de Endesa fue de 15.090 GWh, un 22,1% superior a la del primer trimestre de 2014, debido al aumento de la producción de las centrales de carbón (+105,7%) y de las centrales de ciclo combinado (+176,7%), que ha compensado la reducción de la producción hidroeléctrica (-16,7%).

Los ingresos se situaron en 5.451 millones de euros, en línea con los obtenidos en el primer trimestre de 2014, que fueron de 5.455 millones de euros. De esa cantidad, 5.086 millones de euros correspondieron a la cifra de ventas (+1%) y 365 millones de euros a otros ingresos de explotación (-12,5%).

Las compensaciones por los sobrecostes de los territorios no peninsulares ascendieron a 264 millones, un 25,4% menos respecto del primer trimestre de 2014. Estas compensaciones han sido estimadas de conformidad con el borrador de Real Decreto sobre la retribución regulada de la generación en las extrapeninsulares), recibido en el mes de enero del presente año.

En el primer trimestre se ha normalizado el margen del negocio liberalizado en comparación con el ejercicio anterior, en el que se habían registrado unas condiciones extraordinariamente positivas. El margen se ha visto reducido por el mayor coste de la electricidad vendida, tanto de la producida mediante generación propia como de la adquirida a terceros. La menor hidraulicidad del periodo ha generado una mayor producción térmica, con el consiguiente aumento del coste de la generación y del precio medio en el mercado mayorista, que se ha situado en 47,38 €/MWh (+94,4%). Esto ha provocado un mayor coste medio en las compras de electricidad, así como un incremento en las cantidades derivadas del impuesto sobre la generación de electricidad.

El ebitda ascendió a 952 millones, un 4,7% superior al obtenido en el mismo periodo del año anterior, debido a la reducción en 43 millones de euros de las amortizaciones por el alargamiento de las vidas útiles de las centrales nucleares y de los ciclos combinados. Además, el impacto por las provisiones relacionadas con la evolución del precio de los derechos de CO2 ha disminuido en 21 millones de euros.

Los resultados financieros netos del primer trimestre de 2015 han sido negativos por importe de 83 millones de euros, lo que representa un aumento de 50 millones de euros (+151,5%) respecto del mismo periodo del año anterior. Esta situación se ha producido por el incremento de los costes financieros netos en 45 millones de euros, debido al incremento de la deuda financiera neta originado por el pago de dos dividendos extraordinarios en octubre de 2014, anteriormente citado.

Con fecha 23 de enero de 2015, se firmó el acuerdo de transmisión de los activos asociados a la central hidráulica de Chira-Soria, en Gran Canaria, a REE, por 11 millones de euros, habiéndose obtenido con esta operación una plusvalía bruta por importe de siete millones.

Ya en febrero, Endesa formalizó con Enagás la venta de la totalidad de las acciones de Compañía Transportista de Gas Canarias, por siete millones, con una plusvalía bruta de tres millones de euros.

A 31 de marzo de 2015, la deuda financiera neta de Endesa se situó en 5.137 millones de euros, con una reducción de 283 millones de euros respecto de la existente a 31 de diciembre de 2014. Para analizar la evolución de la deuda financiera neta, hay que tener en cuenta que el 2 de enero de 2015 Endesa pagó a sus accionistas un dividendo a cuenta del ejercicio 2014 por un importe bruto de 0,38 euros por acción, lo que supuso un desembolso de 402 millones de euros.

El cash flow operativo del primer trimestre ascendió a 907 millones de euros, frente a los 1.446 millones de euros generados en el primer trimestre de 2014. La diferencia se explica porque la cifra de 2014 incluye el flujo generado por las actividades del negocio de Latinoamérica, cosa que ya no ocurre en 2015 tras la venta de este negocio.

Las inversiones brutas de Endesa se situaron en 221 millones de euros, de los cuales 197 millones de euros corresponden a inversiones materiales e inmateriales y, el resto, a inversiones financieras. La inversión total del primer trimestre ha sido un 52,4% superior a la del mismo periodo del pasado ejercicio.

Normas