Tribuna

La normalización contable española

La demanda social de temas contables se puede apreciar por la presencia existente en los medios de comunicación, no solo en los especializados, sino también a través de noticias en las que se da información sobre las empresas (presentación de resultados, operaciones económicas realizadas, temas controvertidos en los tribunales, arbitrajes, etc.). Estos temas, que responden a la información financiera de las empresas, se encuentran inmediatamente afectados por la complejidad de las transacciones sobre las que se informa, así como por la calidad y veracidad de la información emitida al respecto.

Compleja, porque ya en sí mismas las transacciones realizadas cada día son más sofisticadas, y también porque las normas que se emplean para incorporar sus datos a los balances de las compañías están en continua evolución, lo que hace que se resienta la normalización de la información a que aspira la citada norma: es decir, informar con reglas y criterios que permitan dar a conocer los hechos económicos con homogeneidad inter empresas y que se mantengan en el tiempo.

La complejidad de las normas no colabora en la consecución de ese fin y, en ocasiones, consigue lo contrario. Nuestra norma contable, el Código de Comercio y el Plan General de Contabilidad que lo desarrolla en esta materia, exigen que la norma contable permita obtener una información clara y fiable.

La Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA), en su segunda Jornada de normalización y Derecho contable, aborda temas de actualidad como son la nueva Ley de Auditoría, que próximamente se aprobará, algunos aspectos novedosos de la normativa contable, un panorama de los profesionales que desarrollan su labor alrededor de la contabilidad y, para finalizar, la relación de la norma contable con el impuesto sobre sociedades.

En este contexto, AECA trata también de colaborar ofreciendo documentos en los que incorpora el resultado de los debates de las comisiones creadas al efecto. Recientemente, con objeto de unirse al dinamismo que exige contar con un elemento más fluido para poder interpretar adecuadamente la normativa vigente, la asociación publica las denominadas Opiniones emitidas, donde, en un formato ágil y conciso, se da opinión sobre una operación concreta previamente suscitada. Nuestra única motivación es conseguir que el profesional nos identifique como un jugador más que le oriente hacia la mejor interpretación normativa y así lograr la manera más adecuada de trasladar las operaciones realizadas a las cuentas anuales de la empresa.

Aspiramos a potenciar el papel de la asociación, y así continuar siendo una lectura necesaria para el elaborador de la información, así como para todos aquellos profesionales que colaboran en este proceso, en aras de conseguir que la información contable propicie la expresión de la imagen fiel del patrimonio, la situación financiera y los resultados de la empresa.

Señalábamos anteriormente que la calidad de la información debe ser un fin necesario para emitir datos al sistema y que la sociedad lo reciba como cierto. En este contexto, la auditoría es la herramienta que, con carácter general, se emplea para ello. Recientemente, la Unión Europea aprobó una normativa muy exigente en relación con el auditor, que el legislador ha considerado como idónea para conseguir aquello. En lo que respecta a AECA, y también con el objetivo de colaborar en dotar a la información contable de la calidad exigida, se han concluido los trabajos necesarios para crear la figura del experto contable acreditado (ECA) por AECA que, reconocido en otros países de nuestro entorno, pretende identificar a aquellos profesionales que reúnan dos factores: una dilatada experiencia en temas contables de altura y el necesario conocimiento actualizado, factores que coadyuvan a identificar al profesional que se demanda socialmente. Actualmente ya se han aprobado dos promociones, contando con cerca de un centenar de ECA.

Esta acreditación identifica un profesional que puede colaborar en la interpretación normativa a que antes hemos hecho referencia, interviniendo en procesos controvertidos aportando el expertise rigurosamente apreciado en su acreditación, por lo que cualquier otra función que en el futuro se considere necesario atribuir a estos profesionales cubre el objetivo planteado al crear la acreditación ECA.

En definitiva, colaborar con la normalización contable en aras de conseguir que el usuario de la información económica reciba datos útiles y veraces sintoniza con el objetivo de la jornada y con los fines de AECA.

Leandro Cañibano es presidente de AECA. Enrique Ortega es presidente de la Comisión de Principios y Normas de Contabilidad de AECA

Normas