En el convenio del sector

Las antiguas cajas revisarán los planes de pensiones de la plantilla

Fachada de la sede operativa de Bankia en Madrid
Fachada de la sede operativa de Bankia en Madrid

Las antiguas cajas han planteado a los sindicatos “desregularizar” los planes de pensiones que disfrutan los empleados tanto en activo como a los jubilados. Además, insisten en ampliar la jornada de mañana y tarde, algo que ayer puso en marcha Bankia en parte de la red.

Nuevo frente abierto en las excajas de ahorros en general y en Bankia en particular. Todos los sindicatos presentes en las negociaciones del convenio de ahorro decidieron ayer levantarse de la mesa. Un plante, de momento simbólico, que tiene su motivación en el objetivo de Bankia quiera que casi toda su plantilla comience a trabajar ya de mañana y tarde.

La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri lleva días avisando a una gran parte de su plantilla (a todos sus gestores, que son miles, a los asesores financieros y a directores y subdirectores de las 1.100 oficinas de la entidad) que ayer 4 de mayo comenzará a trabajar de mañana y tarde. Esta iniciativa no ha sentado muy bien a una parte de los trabajadores de la entidad ni a los sindicatos, que entienden como una provocación el hecho de que Bankia inicie un nuevo horario para su plantilla sin haberse negociado ni en la empresa ni llegado a un acuerdo en el nuevo convenio que se está tratando estos días, y cuya reunión estaba prevista también para ayer.

Pero no fue el único motivo que llevó a los sindicatos a quejarse. La Acarl (la patronal de ahorro que negocia el convenio de las antiguas cajas, y dependiente de CECA) presentó ayer por primera vez sus propuestas por escrito en la mesa de negociación. En ellas, reclama flexibilidad horaria en todo el sector, lo que significa que sea cada entidad financiera la que decida su jornada laboral, aunque es Bankia la que más defiende esta postura. Se da la circunstancia de que el actual presidente de la Acarl es el responsable de recursos humanos de Bankia, Juan Chozas.

Las antiguas cajas también reclaman la supresión de las pagas por antigüedad y beneficios, y han incluido otra medida hasta ahora no negociada, la revisión a la baja de la previsión social de la plantilla de estas entidades financieras, tanto para los actuales trabajadores como para los ya jubilados. La propuesta de la Acarl, de hecho, pasa por desregular la previsión social complementaria (es decir, los planes de pensiones) para los empleados tanto en activo como para los que ya se encuentran en situación de prejubilados o de jubilados.

Además, pretenden eliminar otros pluses de diversa consideración, pero que afectan a un colectivo pequeño, como a los empleados de las islas Baleares, las islas Canarias y Ceuta.

También, según fuentes sindicales, aumentar ligeramente las horas laborales en anuales para pasar de las 1.680 horas a las 1.700. La paga de beneficios se retiraría para todos y solo se podría repartir cuando las ganancias fueran “notables”, según la propuesta. Las excajas también pretenden que se incremente a 50 kilómetros los límites a la movilidad, frente a los 25 kilómetros actuales, y quieren una nueva redacción para las comisiones de servicio.

Los sindicatos estudian denunciar la jornada propuesta por Bankia ante la Audiencia Nacional, ya que consideran que el convenio vigente actualmente recoge un horario de 8 de la mañana a 15 horas de lunes a viernes, con excepción de los jueves que se abre por las tardes, todo el año menos los meses comprendidos entre mayo y septiembre.

Normas