La CNMV batalla para proteger sus intereses

Guía para los 21.000 clientes de fondos de Banco Madrid e Interdin

La CNMV batalla con los administradores concursales de Banco Madrid

Los 6.000 clientes de Interdin, a la espera del previsible rescate del Fogain

Sede de Banco Madrid.
Sede de Banco Madrid.

La guerra entre los administradores concursales de Banco Madrid y la CNMV es todo menos disimulada. Los primeros –entre los que se encuentran Pedro Martín Molina (de Legal y Económico Administradores Concursales), Francisco Vera (de Data Concursal) y la Agencia Tributaria– están tratando de llevar al concurso de acreedores el mayor importe posible. Incluso dinero que bajo ningún concepto debería entrar en concurso, a juicio del organismo que preside Elvira Rodríguez, según informan fuentes conocedoras del proceso. Una portavoz de la CNMV ha declinado hacer comentarios sobre esto.

Está en juego el dinero de 21.000 inversores. Unos: 6.000 clientes del bróker Interdin, con unos 22 millones; otros 15.000 partícipes de 21 fondos de inversión con un patrimonio de unos 1.000 millones de euros, y 75 sociedades de inversión de capital variable (Sicav) con unos 600 millones de euros bajo gestión.

La legislación está del lado de la CNMV, pero el supervisor está teniendo serias dificultades para imponer su criterio. El artículo 76 de la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva no deja lugar a dudas:ante un proceso concursal de un depositario de fondos de inversión, la CNMV puede cambiar el depositario. Así lo ha hecho, y Cecabank ha sido la elegida, en sustitución de Banco Madrid. Renta 4 será la gestora.

Fuentes financieras advierten que los administradores han tratado de sumar también el importe de los fondos y de las Sicav al proceso concursal, y que la CNMV se ha negado en redondo. De momento, los administradores no han traspasado los activos de los fondos y las Sicav, pese a que así se lo ha solicitado el supervisor de los mercados, según un comunicado de Banco Madrid Gestión de Activos, entidad intervenida por la CNMV desde el pasado 16 de marzo.

Fuentes financieras aseguran que el organismo supervisor dará la máxima batalla en este tema. Que se incumpla la ley sentaría un precedente peligroso de inseguridad jurídica para las instituciones de inversión colectiva. Están encima del tapete unos 1.600 millones de los partícipes de las Sicav y los fondos.

La cuestión de los clientes de Interdin, bróker propiedad al 100% de Banco Madrid, también está siendo objeto de debate. La CNMV defiende que el dinero de las cuentas ómnibus, a través de las que operan las sociedades y las agencias de valores, pertenecen a los clientes. Los administradores concursales, sin embargo, enviaron una nota el pasado jueves en la que afirman que solo tienen constancia de que “en Banco Madrid hay una cuenta corriente en la que figura como titular único Interdin, sin que exista ningún detalle de clientes (con asignación a saldos individualizados)”. Y añaden que “Interdin no tendrá un trato diferente del que correspondería a cualquier otro cliente o acreedor en el procedimiento concursal”. En otras palabras, que el importe de esa cuenta, con unos 22 millones de euros pertenecientes a unos 6.000 clientes, pasarán a engrosar los activos que formarán parte del concurso de acreedores de Banco Madrid. Así, los clientes de Interdin no podrán verse asistidos por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

Fuentes conocedoras de la situación explican que las otras tres entidades con las que Interdin trabajaba con cuentas ómnibus –Bankia, Sabadell y Catalunya Banc– han reembolsado el dinero al bróker, por unos 10,5 millones de euros, y este, a su vez, se lo ha devuelto a sus clientes. Desde Interdin aseguran además que han entregado a cada uno de ellos un documento acreditativo de su saldo en el bróker que detalla qué importe está bloqueado en la cuenta de Banco Madrid. Es decir, en contra de lo que dicen los administradores, Interdin afirma que el importe está segregado.

En CincoDías.com se puede acceder a un documento que prueba que en la cuenta en Banco Madrid aparece consignado que el dinero pertenece a los clientes de Interdin. Si el criterio de la CNMV, pese al respaldo de la Ley delMercado de Valores, no se impone, Interdin tendría que declararse en concurso de acreedores, de forma que intervendría el Fondo de Garantía de Inversiones (Fogain), que se haría cargo de hasta 100.000 euros por titular. Con todo, los clientes con más de este importe, alrededor de media docena, según varias fuentes, previsiblemente no podrán recuperar el 100% de su dinero.

Normas