La recaudación avanza a buen ritmo este año

Hacienda espera que los ingresos superen las previsiones

El Ejecutivo confía en que la recaudación permita cumplir el objetivo de déficit sin más ajustes

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. EFE

Los errores en las previsiones de ingresos públicos son el principal factor para explicar que el déficit público se haya desbocado durante la crisis, especialmente en los primeros años. Por ejemplo, en 2009, la recaudación fiscal fue 45.561 millones inferior a la prevista. Los fallos en las estimaciones de ingresos públicos no alcanzan hoy esas cifras, aunque, en 2014, los ingresos por IRPF, impuesto sobre sociedades e impuestos especiales, nuevamente, se quedaron por debajo de lo esperado por el Ministerio de Hacienda. Entre los grandes impuestos, solo el IVA superó las previsiones.

Para 2015, fuentes Hacienda confían en que las desviaciones sean positivas en el conjunto de los tributos, es decir, que la recaudación se encuentre por encima de lo presupuestado y ello evite nuevos ajustes para cumplir el objetivo de déficit. Recuerdan que las estimaciones incluidas en los Presupuestos Generales del Estado se hicieron bajo un escenario en el que el PIBavanzaría a un ritmo del 2%. Ayer, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, señaló que el nuevo cuadro macroeconómico que se remitirá el jueves a Bruselas incorporará una estimación de avance del PIBdel 2,9%.

Si la actividad crece por encima de la previsión inicial, cabe esperar que también los ingresos sean superiores. Sin embargo, en 2014, la recaudación de la mayoría de impuestos fue inferior a la prevista a pesar de que el Presupuesto de 2014 contemplaba un crecimiento del PIB del 0,7% y, en cambio, la actividad avanzó el doble (1,4%).

Otro punto de incertidumbre es el efecto de la reforma fiscal que entró en vigor este año y que implica una reducción de tipos en el IRPFy el impuesto sobre sociedades. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) alertó que el Gobierno había pecado de optimista en sus estimaciones de ingresos, sin embargo, recientemente corrigió esa primera apreciación y señaló que es factible cumplir el Presupuesto. Fuentes de Hacienda indican que la recaudación avanza en los primeros meses –hoy se publican los datos hasta marzo– por encima de lo previsto.

IRPF
El impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) es el tributo más importante por recaudación. En 2014, los ingresos alcanzaron los 72.655 millones, algo inferior a lo estimado en el Presupuesto, aunque supone la mayor cifra de la historia, tanto en términos nominales como en porcentaje sobre el PIB(6,86%). En 2015, el Gobierno estima que este impuesto aportará 72.957 millones, un 0,4% más. En esta cifra se incluyen dos factores. Por un lado, la rebaja del IRPF contemplada en la reforma fiscal tendrá un impacto en 2015, según la previsión del Gobierno, de 3.366 millones. Es decir, ese es el importe que dejará de recaudar Hacienda. Una pérdida de recursos que el Ejecutivo entiende que se verá compensada por el aumento del empleo y de la mejora de los rendimientos del ahorro, como puede ser, el cobro de dividendos. De momento, la tendencia parece que se cumple. Hasta febrero, los ingresos por IRPF aumentaron un 2,5%. Así, la reducción del tipo de retención sobre las nóminas no ha impedido que la recaudación se incremente. En cualquier caso, dos meses es un período muy limitado para sacar grandes conclusiones.

IVA
El impuesto sobre el valor añadido (IVA) evolucionó en 2014 mejor de lo esperado por el Gobierno. Ello es así porque el consumo privado registró un avance que superó las previsiones del cuadro macroeconómico. De hecho, el IVAaportó a las arcas públicas 56.166 millones, la mayor cifra de la historia. Para este año, el Ejecutivo espera que el consumo de las familias mantenga su tendencia al alza y que los ingresos derivados del IVAsuperen por primera vez el umbral de los 60.000 millones. En los primeros meses del año, efectivamente, el mayor tributo indirecto avanzó a buen ritmo y creció un 7,3% hasta alcanzar los 14.000 millones.

Impuesto sobre sociedades
El gravamen que se aplica sobre los beneficios empresariales es, con diferencia, el que se ha visto más afectado por la crisis. El Gobierno confía en que, pese a la rebaja de tipos de la reforma fiscal, el impuesto sobre sociedades aporte 23.577 millones este año, un 26% más. Es la estimación que genera mayores dudas.

Impuestos especiales
Hasta febrero, la recaudación de los impuestos especiales cayó un 7,5%, cuando el Gobierno esperaba un incremento. Ello se explica por la devolución del impuesto minorista sobre determinados hidrocarburos (céntimo sanitario).

 

Normas