Repite su exitosa alianza con SNC Lavalin

ACS, favorita para el proyecto de 4.000 millones del tren de Toronto

El rival a batir es el formado por OHL Concesiones, Strabag y Bechtel

El fallo definitivo se conocerá durante el verano

Florentino Pérez, presidente de ACS.  Foto: Pablo Monge
Florentino Pérez, presidente de ACS. / Foto: Pablo Monge

La actividad de ACS va a dispararse en Canadá, uno de sus mercados estratégicos y entre los más activos del mundo en la promoción de infraestructuras. Al multimillonario contrato adjudicado la semana pasada, en alianza con la constructora local SNC Lavalin, para ejecutar y gestionar el puente de 3,4 kilómetros sobre el río Saint Lawrence, tiene todos los visos de sumarse un proyecto aún mayor a lo largo del verano y con el mismo socio. Se trata del diseño, financiación, construcción y mantenimiento durante 30 años del tren ligero de Toronto, conocido como Eglinton Crosstown Light Rail Transit.

Los organismos públicos promotores de la obra, Infrastructure Ontario y Metrolinx, valoran la inversión necesaria en 5.300 millones de dólares canadienses (4.025 millones de euros), lo que sitúa el proyecto de esta línea ferroviaria de 19 kilómetros entre los mayores del mundo, comparable a la ampliación del Canal de Panamá. Fuentes de toda solvencia aseguran que la puja de ACS y SNC Lavalin se perfila como oferta preferente para el mayor de los concursos en que ha sido fraccionada la infraestructura, con unos 4.000 millones de dólares canadienses (3.025 millones de euros). El segundo consorcio en liza también tiene presencia española, con OHL Concesiones.

El fallo oficial se espera alrededor del mes de julio, para el arranque de los trabajos a principios de 2016. ACS ha declinado hacer comentarios al respecto.

El grupo que preside Florentino Pérez ha colocado a las filiales ACS Infrastructure Canadá y a Dragados Canadá en un consorcio formado con la citada SNC Lavalin, la gestora de proyectos canadiense EllisDon, la constructora también local Aecon –con la que ACS ha trabajado ya en la extensión de la autopista A30 de Quebec– y la ingeniería con sede en Toronto IBI Group. Los bancos que lideran la financiación son el Scotiabank y el National Bank.

El tándem de aliados ya se adjudicó el pasado día 16 el puente sobre el río Saint Lawrence, por 1.850 millones

Enfrente puja un segundo equipo integrado por la entidad inversora canadiense Fengate Capital, OHL Concesiones, la constructora austriaca Strabag, la estadounidense Bechtel y la firma japonesa de infraestructuras Obayashi. El banco que está detrás de esta alianza es el Canadian Imperial Bank of Commerce (CIBC).

La pugna entre ACS y OHL ya se había producido en el citado concurso del puente sobre el río Saint Lawrence, en Montreal y valorado en 2.460 millones de dólares canadienses (unos 1.875 millones de euros). La primera de ellas formaba alianza con SNC Lavalin, mientras la compañía de Juan Miguel Villar Mir se presentó con Acciona.

Respecto a la línea de tren ligero de Toronto, diez de sus 19 kilómetros irán bajo tierra. La infraestructura contará con 12 estaciones y tres intercambiadores suburbanos, además de distintas paradas en superficie. La previsión es que el tren mejore en un 60% el tiempo de servicio de las actuales líneas de autobús en su área de influencia.

ACS ha puesto toda la carne en el asador con este proyecto. Junto a Aecon ya se había adjudicado en septiembre de 2013 un primer contrato relacionado con el Eglinton Crosstown para construir un túnel desde el área Este por 135 millones de euros. El túnel desde el lado Oeste de la línea se lo llevó Obayashy por 215 millones.

SNC Lavalin, el aliado recurrente en Canadá

El mayor grupo canadiense de infraestruturas, SNC Lavalin (6.580 millones de dólares canadienses de capitaliación), lleva años sirviendo de aliado a las mayores constructoras españolas. ACS es uno de sus socios de referencia, con el que ha ganado el metro ligero de Otawa (2.100 millones de dólares canadienses o 1.587 millones de euros), el puente sobre el río Saint Lawrence (1.850 millones de euros) y afronta la más que probable adjudicación del Eglinton Crosstown por unos 4.000 millones de dólares canadienses.

Para ACS, que acumula más de 6.000 millones de euros de cartera en el país, es todo un seguro de éxito. La autopista A-30 en Montreal (abierta al tráfico a finales de de 2012), la South Fraser Perimeter Road en Vancuver (en operación desde diciembre de 2013), la Herbgray Parkway de Ontario y la circunvalación de Edmonton, en Alberta, completan su cartera de principales activos en el país.

Otra compañía estrechamente relacionada con SNC Lavalin es Ferrovial. Ambas comparten la concesión por excelencia en el mercado de las autopistas: la 407 ETR de Toronto, destacada por la contínua cascada de tráfico y la libertad tarifaria cuando este se mantiene por encima de determinado nivel. El grupo español tiene la operación y un 43,2% del capital, por el 16,8% que atesora la canadiense, entre otros socios. La inversión superó los 3.500 millones.

El grupo que preside Rafael del Pino y SNC también se repartieron el capital, esta vez al 50%, en la extensión de la 407 hacia el Este.

Acciona, por su parte, explota durante 33 años la autopista Southeast Stoney Trail, en Alberta, también a medias con SNC, con la que ha construido infraestructuras del ciclo del agua fuera de Norteamérica.

Normas