Editorial

El poliédrico 'caso Gazprom'

La flamante y aguerrida comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, envió ayer el pliego de cargos contra la compañía gasística pública rusa Gazprom por su abuso de posición de dominio en el este de Europa. Tras varios aplazamientos desde que se abrió el caso por parte de Joaquín Almunia por la confrontación política que generaba, la Comisión ha abierto una caja de la que sabe a ciencia cierta que saldrán conflictos por la naturaleza conocidamente conflictiva de los dirigentes rusos. Ya ayer la compañía rusa advirtió del carácter poliédrico del caso, y prefiere que el asunto se resuelva en las instancias políticas.

Caso hay, porque es una evidencia que Gazprom domina de manera cuasi monopolística la oferta de gas en el este de Europa. No es difícil sostener que la empresa rusa deja pocas opciones a la competencia y que utiliza su posición para imponer cuotas, calendarios y precios, extralimitando su papel económico al terreno de la geopolítica por ser quien es, el Kremlin, su accionista mayoritario. Bien esta perseguir este tipo de actitudes mercantiles, algo por lo que Europa siempre se ha caracterizado, y bien está que el peso del caso se use para endurecer la negociación con Moscú. Pero conviene que Bruselas sepa que la ciudadanía espera de la Comisión antes resolución de problemas que lo contrario.

Normas