Invierten en Cyanogen, la ‘startup’ que apuesta por un Android libre

Cruzada de Alierta, Botín y Microsoft contra Google en el negocio móvil

Ana Botín y César Alierta, presidentes de Santander y Telefónica, respectivamente.
Ana Botín y César Alierta, presidentes de Santander y Telefónica, respectivamente.

Algunas empresas de peso internacional como Telefónica, Banco Santander y Microsoft han decidido no esperar a ver cómo terminan las investigaciones emprendidas contra Google por Bruselas sobre abuso de posición dominante en el mercado de la telefonía móvil. Quieren dar la batalla por la vía puramente empresarial, y ello les ha llevado a invertir en Cyanogen, una empresa de Palo Alto (California) que desarrolla una versión de Android, pero que permite prescindir de los servicios de Google para configurar el dispositivo.

Una solución que podría poner en serios aprietos el negocio móvil del gigante tecnológico, pues con esta opción los usuarios de Android “dejarían de ser esclavos de los servicios de Google (Gmail, Google Map, Chrome...), que hoy vienen por defecto en los terminales que llevan el sistema operativo de Google, y que son los que generan ingresos, tráfico, nuevos usuarios y poder a la empresa [de Mountain View]”, según defienden fuentes próximas a las empresas citadas.

Con Cyanogen, los usuarios de Android “dejarían de ser esclavos de los servicios de Google" 

Telefónica y Santander, a través de sus fondos Telefónica Ventures y Santander InnoVentures, han participado en una ronda de financiación de 73 millones de euros para financiar el impulso de Cyanogen, que ya tiene 50 millones de usuarios activos mensuales y crece a un millón adicional por mes. Además, y según fuentes consultadas, hay unos 9.000 desarrolladores en todo el mundo creando aplicaciones para esta plataforma, que busca separarse de Google, sin que ello suponga alejarse de Android.

La operación, en la que han participado ambas firmas españolas, ha estado liderada por el fondo Premji Invest, y ha contado también con inversiones de Rupert Murdoch, Twitter Ventures, el fabricante de chips Qualcomm, el fondo Index Ventures y Access Industries. Cyanogen también cuenta con el respaldo del gigante chino de internet Tencent Holding y Andreessen Horowitz.

Cyanogen cuenta con 50 millones de usuarios activos mensuales y crece a un millón adicional por mes.

El apoyo a esta startup no es gratuito. Los sistemas operativos de los móviles se han convertido en piezas clave para dominar diferentes sectores, incluida la banca (de ahí el movimiento del Santander), dada la capacidad que ofrecen para integrar aplicaciones y servicios de valor añadido, como Google Pay para pagos móviles. Y es ahí precisamente donde Cyanogen podría hacer realmente daño a Google. Ya hay varios fabricantes de smartphones que han incorporado la plataforma Android de Cyanogen, como la china OnePlus, la india Micromax y Alcatel.

Santander y Telefónica pretenden con este movimiento ayudar a impulsar el sistema operativo Android libre de Google en los mercados donde ambas compañías están presenten, apoyando la venta de terminales con Cyanogen. Y Microsoft extender sus servicios propios entre los consumidores de todo el mundo. Por ello, a final de la semana pasada esta compañía desveló la firma de una alianza estratégica con Cyanogen para que la versión del sistema operativo Android de ésta pueda llevar instaladas por defecto las aplicaciones y los servicios del gigante de Redmond (Office, Bing, Outlook, Skype, One Drive), aunque los usuarios podrán eliminarlas sin problemas, según la publicación Mashable.

"La compañía está comprometida con la creación de una plataforma de software abierta", Kirt McMaster, consejero delegado de Cyanogen

“Lograr un Android libre de Google es posible y por ello muchas empresas están apoyando a Cyanogen”, subrayan desde la industria. Esta empresa ha recibido hasta la fecha un total de 110 millones de euros de financiación. Su consejero delegado, Kirt McMaster, ha defendido que la compañía está comprometida con la creación de una plataforma de software abierta “que fortalezca todo el ecosistema móvil, desde los desarrolladores a los fabricantes de hardware y a nuestros usuarios de todo el mundo. Estamos muy contentos de contar con el apoyo de un grupo increíblemente diverso de inversores estratégicos que nos están apoyando en la construcción de un Android realmente abierto”, añadió.

Los inversores de Cyanogen ven grandes opciones de que esta compañía se convierta en el tercer jugador de sistemas operativos. “Estamos entusiasmados de respaldarlos en el crecimiento de su negocio a escala global”, dijo Sandesh Patnam, un directivo de Premji Invest.

El Santander defiende que con Cyanogen se abre una “mayor igualdad de condiciones” en el ecosistema de desarrolladores móviles con respecto a los servicios más básicos usados por los usuarios. “Esta inversión nos aporta oportunidades interesantes para aprender y observar de cerca cómo evoluciona el mercado de sistemas operativos y nos permitirá reaccionar rápido a cambios clave en un mercado competitivo”, señalan. Y añaden: “Cyanogen impulsará la innovación y dejará que los consumidores puedan elegir sus aplicaciones y servicios predeterminados”.

Otra batalla más allá de Firefox

Cruzada de Alierta, Botín y Microsoft contra Google en el negocio móvil

La guerra por dominar el negocio de los sistemas operativos móviles no es nueva, pero sí se está intensificando. Así, la apuesta de Telefónica por impulsar Cyanogen se suma al apoyo de la teleco a Firefox OS, otra plataforma abierta y alternativa al Android de Google, que ha recibido también el respaldo de otras muchas operadoras. Aunque el éxito alcanzado por Firefox OS no es tan alto como inicialmente preveía su impulsor (la Fundación Mozilla) y sus socios como la propia Telefónica, sí ha obtenido una buena acogida en países emergentes. Por ejemplo, en Latinoamérica, donde aún un 70% de los móviles que tiene la gente no son smartphone. Allí, Firefox está ayudando a democratizar el uso de los teléfonos inteligentes, dado que los terminales con este sistema son más económicos. Ahora, para que a Cyanogen no le pase lo que a Firefox será clave que muchos desarrolladores de aplicaciones y servicios se inclinen por su plataforma y creen servicios alternativos a los de Google. Eso podría animar a más fabricantes de móviles a usar su sistema operativo, pues cada vez más buscan vías para diferenciarse de su competencia.

Normas