Admite que es el plazo habitual y dotará de más recursos al Sepblac

Economía ve “coherente” que la investigación de Banco Madrid durara un año

El secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, comparece en la Comisión de Economía y Competitividad para informar del servicio de prevención del blanqueo de capitales y Banco Madrid.
El secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, comparece en la Comisión de Economía y Competitividad para informar del servicio de prevención del blanqueo de capitales y Banco Madrid. EFE

“Bajo ningún concepto el sistema financiero español es una autopista para el blanqueo de capitales”, ha aseverado este miércoles el secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, en su comparecencia ante el Congreso de los Diputados para explicar la investigación realizada en Banco Madrid.

Aunque esta se inició en abril de 2014 y no culminó oficialmente hasta finales del pasado febrero, tomando verdadera relevancia tras la denuncia por blanqueo de capitales que EE UU realizó sobre su matriz andorrana en marzo, el secretario de Estado asumió como “coherente con la complejidad del asunto” que las pesquisas tardaran un año en tener consecuencias.

“La inspección de Banco Madrid se enmarcó dentro de las tareas de supervisión ordinarias del Sepblac”, alegó Fernández de Mesa en alusión a la comisión de prevención de blanqueo de capitales e infracciones monetarias, dependiente del Ministerio de Economía, quien garantizó que “el proceso de inspección de la entidad fue similar en tiempo y en forma a otros procesos de la misma naturaleza”.

4.637 investigaciones en 2014

“El Sepblac está realizando 100 investigaciones y ninguna ha causado la liquidación de la entidad”, ahondó el secretario de Estado que poco antes ofrecía los datos de todas las actuaciones realizadas por el servicio de prevención de blanqueo de capitales en 2014. En concreto, reseñó, la unidad de inteligencia financiera abrió 4.637 investigaciones, un 15% más que en 2013, y remitió 4.680 informes a distintas autoridades, principalmente Policía Nacional, Guardia Civil y la Oficina Nacional de Investigación del Fraude. El grueso de los asuntos abiertos, expuso, tuvieron su origen en las comunicaciones de operativa sospechosa realizadas por las entidades, que ascendieron a 4.508.

Esta cifra supone un incremento superior al 50% desde el año 2012, cuando las comunicaciones se situaban en 2.937, evolución que Fernández de Mesa achacó más al progresivo hincapié que se hace en la labor de inspección que en un aumento de los delitos subyacentes. Dentro de este campo de inspección, reveló, las entidades de crédito representan el porcentaje mayoritario de estudio, con un 58% del total de las comunicaciones recibidas y casi la mitad de los indicios encontrados. El secretario de Estado avanzó que para 2016 España contará con un fichero de titularidades financieras que incluirá información actualizada mensualmente sobre las cuentas de personas residentes o no residentes en el país, y de personas físicas o jurídicas, que operen en entidades de crédito en España.

Pese a defender estos plazos como la tónica general, y destacar el reconocimiento internacional del que goza el servicio de prevención de blanqueo en España, el secretario de Estado admitió que “la actividad supervisora debe intensificarse más aún” y anunció que el Ejecutivo dotará al Sepblac “de recursos adicionales en los próximos meses”. “Para que todo el sistema funcione de manera eficiente, es innegable la necesidad de medios adecuados”, admitió.

Partiendo de estas premisas de cara al futuro, Fernández de Mesa pasó a relatar que en el caso concreto de Banco Madrid las pesquisas comenzaron con una inspección in situ de las oficinas entre los meses de abril y mayo de 2014. “No obstante, hasta el mes de septiembre, el Sepblac siguió requiriendo y recibiendo información de Banco Madrid”, matizó.

“Es entonces cuando realmente se inicia la fase más crítica del proceso supervisor: el análisis de la información obtenida”, continuó relatando para justificar que los inspectores no concluyeran su labor con la emisión del correspondiente informe de inspección hasta el pasado 25 de febrero.

“Los siguientes siete días se dedican a elaborar el escrito de conclusiones de la inspección”, prosiguió, detallando que este segundo documento, que acompaña al informe completo de inspección, es “un escrito que se limita a lo puramente fáctico, sin tipificar ni calificar los hechos”.

Lo que el secretario de Estado de Hacienda no explicó, pese a las preguntas concretas de los grupos parlamentarios de la oposición, es por qué este documento –que constaba de solo tres páginas– tardó no una, sino dos semanas, en ser remitido a Banco Madrid, paso previo al que la ley obliga antes de la apertura de un expediente. Es decir, que el proceso no se reactivó dando este paso hasta el día 9 de marzo, cuando EE_UU avanzó a Andorra que al día siguiente haría pública una denuncia sobre la matriz de Banco Madrid, Banca Privada de Andorra, a la que acusaba de ofrecer servicios de lavado de dinero para redes criminales internacionales.

Así, el relato oficial ofrecido por Fernández de Mesa prosiguió relatando que no fue hasta el día 10 de marzo, el día en que tanto la matriz como su filial española fueron intervenidas, cuando la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales y el Banco de España tuvieron constancia de las pesquisas del Sepblac.

Se decidió entonces acelerar la siguiente reunión, de las dos anuales que celebra, del Comité Permanente de prevención del blanqueo y la financiación del terrorismo anticipándola al 12 de marzo. “Algo antes de lo previsto pero apenas dos días después del anuncio por parte de las autoridades norteamericanas”, adujo Fernández de Mesa quien celebró que “gracias a que el Sepblac había concluido sus actuaciones supervisoras con anterioridad” la Comisión pudo “adoptar las medidas necesarias con toda celeridad”. Se decide entonces dar parte a la Fiscalía Anticorrupción de “los indicios” de blanqueo hallados en Banco Madrid.

El secretario de Estado de Economía insistió en cualquier caso en que este tipo de prácticas delictivas no son habituales en la banca española y adujo que el pecado original de Banco Madrid es haber sido adquirido por Banca Privada de Andorra, que se lo compró a Kutxabank, en 2011.

Cuestionado por el informe prescriptivo que se encargó entonces al Sepblac para despejar posibles dudas sobre el comprador, Fernández de Mesa avanzó que ha solicitado información para conocer por qué no saltaron las alarmas en su día y terminó aprobándose aquella operación.

EE UU desencadenó la liquidación

EE UU desencadenó la liquidación

Al igual que hiciera horas antes el Ministro de Economía, Luis de Guindos, o el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, un día antes, el secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, se esforzó ayer en desligar la decisión de liquidar Banco Madrid de la gestión de las autoridades españolas. “La investigación norteamericana (centrada en la matriz BPA) y las actuaciones de las autoridades andorranas en los días posteriores provocaron importantes salidas de depósitos de Banco Madrid que deterioraron rápidamente su posición de liquidez y que precipitaron la solicitud del concurso de acreedores”, manifestó.

Normas