La planta de Peugeot Citroën se adjudica un modelo más

PSA Vigo fabricará una nueva furgoneta para Opel

Dos operarios colocan las baterías de la furgoneta eléctrica Citroën Berlingo en la cadena de montaje de la planta de PSA.
Dos operarios colocan las baterías de la furgoneta eléctrica Citroën Berlingo en la cadena de montaje de la planta de PSA.

La planta de Vigo fabricará finalmente un vehículo comercial ligero para Opel. Las automovilísticas General Motors y PSA Peugeot Citroën acaban de confirmar que la factoría del grupo francés será la encargada de fabricar la nueva generación de vehículos comerciales pequeños, como parte del acuerdo de la alianza ya existente.

"Los vehículos reemplazarán a los actuales Citroën Berlingo, Peugeot Partner y Opel Combo (que también se comercializa bajo la marca Vauxhall)", según explica la nota enviada por las dos empresas. Fuentes cercanas a la fábrica confirmaron que el acuerdo supondrá también un modelo para cada una de las enseñas.

Serán desarrollados, cada uno con su imagen y requisitos de marca, "sobre la más reciente arquitectura para vehículos comerciales de PSA", detallaron. "La alianza entre PSA y GM está basada en una posición de equilibrio. Los vehículos de ambas compañías serán muy diferentes y plenamente consistentes con sus respectivas características de marca", afirmaron. Las primeras unidades estarán en el mercado en 2018.

Este programa es "el tercero de los tres proyectos conjuntos, el cual fue acordado entre ambas compañías en diciembre de 2013". Los otros proyectos, anunciados en su momento, incluyen la producción de la siguiente generación de monovolúmenes del segmento-B en la planta de Opel/ General Motors en Figueruelas (Zaragoza) y de un todocamino del segmento C en la del grupo PSA de Sochaux (Francia).

El proyecto K9

Esta adjudicación está en el marco del proyecto K9, adjudicado por el grupo PSA a la planta de Vigo el pasado mes de diciembre y que suponía la adjudicación de nuevos modelos de furgoneta a la factoría gallega. Estos nuevos vehículos empezarán a fabricarse en 2017. 

En ese momento, ya empezó a rumorearse que el proyecto podría incluir la adjudicación de una furgoneta de General Motors, fruto de la alianza de los dos grupos. Este triple lanzamiento no se ha confirmado hasta ahora.

En cuanto al volumen de producción que este acuerdo supondrá para la planta, el director industrial y de Cadena Logística de PSA, Yann Vincent, ya apuntó en diciembre que el proyecto K9 será “decisivo” para el futuro de la fábrica. Asegurará “un importante volumen de producción en la próxima década, alrededor de 200.000 unidades al año” adicionales, detalló entonces. Esta adjudicación posibilitará “la ejecución del Plan Industrial que incluye medidas de mejora logística, inversiones y transformaciones” para “estar así preparados para otros nuevos modelos”. La compañía ha descartado facilitar cifras de volumen adicionales a las ya anunciadas entonces con la nueva adjudicación para la planta.

La planta de Vigo fabricó el año pasado 397.000 unidades. En este momento, tiene una línea de producción de vehículos comerciales ligeros fabricando a tres turnos y una línea de producción para turismos como el Citroën C4 trabajando a dos turnos. Esto supone que salen al mercado en el entorno de 1.700 vehículos diarios desde la factoría viguesa.

La noticia de la adjudicación de la furgoneta a Vigo se conoció casi un mes después de que la dirección de la planta hubiese pactado con el comité de empresa, en noviembre, con el único respaldo del sindicato mayoritario, SIT un plan de ajustes salariales que incluye rebaja de salarios y congelación de sueldos si el IPC es inferior al 1,5% en 2015 y 2016. El plan de la empresa se completa con una nueva escala retributiva, que va desde los 16.150 a los 34.250 euros, lo que supone en torno a un 5% menos.
Esas cantidades se aplicarán a los nuevos contratos y también a la actual plantilla. Asimismo, quedarán “sin efecto” o se reducirán complementos como el de antigüedad, de cabina de lacas o de fin de semana.

Normas