El secretario del partido clausura la conferencia municipal

Sánchez: “El PSOE mantendrá el IVA superreducido al 4%”

El expresidente del Gobierno, Felipe González, y el líder socialista, Pedro Sánchez.
El expresidente del Gobierno, Felipe González, y el líder socialista, Pedro Sánchez.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dijo este domingo que su partido "mantendrá el tipo de IVA superreducido al 4%". Durante su discurso, en la clausura de la Conferencia Municipal del PSOE, en el recinto ferial de Ifema de Madrid, defendió así que los socialistas "no van a subir ni un céntimo los impuestos a la clase trabajadora".

Sánchez se refirió de esta forma -sin nombrarla- a la propuesta fiscal de Ciudadanos, adelantada el viernes por su presidente, Albert Rivera, quien adelantó que su partido prevé implantar un IVA con solo dos tipos, uno general al 16% (actualmente es del 21%), y otro reducido al 8% (ahora es del 10%). De aplicarse este esquema, los productos básicos, que ahora tributan al tipo superreducido del 4% pasarían a ser gravados con un IVA al 8%.

El líder socialista animó a los candidatos a hacer una “campaña positiva, constructiva, limpia, cercana y sin insultos” para que el partido recupere la confianza de la gente y el poder de las autonomías y ayuntamientos.

En su discurso, Sánchez arremetió en varias ocasiones contra el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, a quien tildó de ser un “presidente excluyente” por decir que quiere ganarse el voto de los “seres humanos normales”. “Cuando uno decide lo que es normal y lo que no, lo que está haciendo es excluir”, reprochó Sánchez a Rajoy.

Se comprometió a “gobernar para la mayoría” poniendo “todos los recursos de los ayuntamientos al servicio de la recuperación económica justa”, del fortalecimiento de los servicios públicos y de la apertura de cauces de participación ciudadana.

En sus alusiones a otras fuerzas, Sánchez señaló que “hay partidos que se presentan con un discurso de regeneración y otros, con el de la economía”. Frente a ambas propuestas, el líder socialista dijo que su partido conjuga los dos discursos porque “una cosa afecta a la otra”.

Sánchez reiteró que derogará la reforma laboral y aprobará un sistema fiscal para hacer que “aquellos que tienen más, empiecen a pagar los impuestos que deben”. También volvió a expresar su compromiso de reformar el sistema de financiación autonómica, homogeneizar la tasa de los impuestos de sucesiones y donaciones para evitar una “competencia fiscal a la baja” entre regiones y mantener el IVA superreducido en el 4%.

Gestionar los municipios desde el equilibrio presupuestario sin afectar la prestación de servicios, “como hace el PP”, y crear oficinas antidesahucios fueron otras de las promesas expuestas por Sánchez. Con vistas a los comicios de mayo, Sánchez reivindicó el legado del PSOE, tras remarcar que “no parte de cero”.

Antes del discurso del secretario del PSOE, salió al estrado Felipe González. El expresidente del Gobierno afirmó que, aunque en las primarias no le votó a él, va a “apoyar” a Pedro Sánchez “todo lo que pueda” para que llegue a gobernar, y ha llamado al resto de socialistas a hacer lo mismo, en nombre de la “cultura de partido”.

De esta forma González, que desveló que habla “muchas veces” con Sánchez, puso en pie a los más de 2.500 candidatos municipales que se dieron cita en la clausura de la Conferencia Municipal, con una férrea defensa de su liderazgo.

El expresidente del Gobierno también aprovechó para cargar contra el discurso de la recuperación del Gobierno. Aunque reconoció que hay “signos” de mejora en la economía, los gobernantes y los “aplaudidores del IBEX” presumen “en exceso”, según dijo.

También criticó al gobernador del Banco de España, Luis María Linde, por calificar de “patriotismo” las políticas del PP. “Ahora es patriótico cargarse el sistema sanitario público y la educación pública”, ironizó, para después lanzar una advertencia a los presentes: “Cuando oigan hablar de este tipo de patriotismo, péguense contra la pared y protéjanse”.

González sí admitió que se está “saliendo de la crisis”, gracias a la coyuntura internacional, pero lamentó que España lo hace “como un país un poco más provinciano”. “Es uno de los efectos del nacionalismo galopante, que suele ser egoísta y excluyente”, dijo.

Por su parte, el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero afirmó que él también respalda a Sánchez. “Sí, claro, siempre”, respondió de forma lacónica Zapatero al ser preguntado por los periodistas sobre si, como González, él también da su respaldo a Pedro Sánchez en su liderazgo del PSOE para que pueda llegar al gobierno.

Al término de la conferencia, Zapatero no quiso hacer más comentarios, ni tampoco contestó a la pregunta sobre si ha sentido frialdad por parte de la dirección socialista después de que no haya sido invitado a intervenir en el acto de clausura, como sí ha hecho González precediendo a Sánchez.

Normas