Mariano Rabadán y Ángel Martínez-Aldama

Historia y futuro de Inverco

La experiencia de de Mariano Rabadán, voz de los fondos en España durante 30 años, da paso a su número dos, Ángel Martínez-Aldama, de proyección internacional

Caricatura de Mariano Rabadán (derecha) y Ángel Martínez-Aldama (izquierda), presidente saliente y entrante de Inverco.
Caricatura de Mariano Rabadán (derecha) y Ángel Martínez-Aldama (izquierda), presidente saliente y entrante de Inverco.

Con los fondos de inversión y pensiones de nuevo en la senda de la expansión tras una época complicada, Mariano Rabadán (Zaragoza, 1934), presidente de Inverco desde su fundación, la asociación que defiende los intereses de tales fondos en España, ha considerado que ha llegado el momento de dar un paso atrás y ceder el testigo al hasta ahora director general de la organización, Ángel Martínez-Aldama.

Sin embargo, este veterano profesional de la inversión colectiva no tiene intención de desligarse totalmente del trabajo. A sus 81 años, Rabadán goza de gran vitalidad y continuará dedicándose a ese campo que tanto le apasiona pero de forma más pausada. Su intención es aportar su experiencia participando en estudios, cursos o seminarios.

Y es que su faceta en el ámbito académico es una de las que más le gusta destacar al hasta ahora presidente de Inverco. Pero no solo en el sentido reflexivo al que dedicará ahora gran parte de su tiempo, sino también en el de la docencia, que asegura que siempre le ha interesado mucho. Ha ejercido como profesor en la escuela de negocios IESE, en la facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid, en el Colegio Universitario de Estudios Financieros (CUNEF) y en la Universidad Complutense de Madrid. Rabadán recuerda estas experiencias como algo especialmente gratificante por el contacto con los alumnos, que todavía lo reconocen y saludan cuando se lo encuentran. Además, quién ha presidido Inverco durante más de 30 años asegura que la docencia le ha dado la oportunidad de acercarse a la juventud y conocer sus ideas e inquietudes.

Rabadán goza de gran vitalidad y continuará dedicándose al campo de la inversión colectiva que tanto le apasiona

Otra rama a la que Rabadán ha dedicado muchos esfuerzos ha sido la de la representación en asociaciones, que también considera enriquecedora. Vicepresidente de la Federación Internacional de Administradoras de Pensiones (FIAP), presidente de la Federación Europea de Fondos de Inversión, del Instituto Español de Analistas Financieros o del Comité de Financiación de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) han sido solo algunos de sus numerosos cargos.

En el ámbito puramente profesional, este licencido en Derecho se especializó como analista financiero y fue el encargado en los 60 de crear la sociedad gestora, Sogeval, en Banco Popular. Más tarde se incorporó al Grupo March y posteriormente pasó por otras entidades como Sabadell, con diversos cargos ejecutivos en sus áreas financieras.

Satisfecho con el trabajo realizado, y aunque no tenga intención de parar por completo tras dejar la presidencia de Inverco, Rabadán podrá ahora dedicar más tiempo a la lectura, la música y el buen cine que tanto le gustan. También dice preferir el campo a la ciudad y necesitar una escapada de vez en cuando de la vida urbana.

El encargado de sustituirle será su número dos, Ángel Martínez-Aldama, con quien trabaja desde hace más de dos décadas. En la carta en que daba cuenta de su decisión, Rabadán hacía especial hincapié en la dilatada experiencia profesional de quien será su sustituto, así como de su proyección internacional. Y es que su relevo ha trabajado con asociaciones del sector tanto europeas, como iberoamericanas y mundiales. Fue presidente de Pensions Europe y, en la actualidad, ejerce como vicepresidente de la FIAP, cargo por el que también pasó su predecesor. Igualmente, dirige el Observatorio Inverco.

Normas
Entra en El País para participar