Con ciertas ventajas fiscales

¿Conoces los métodos de ahorro SIALP y CIALP?

¿Conoces los métodos de ahorro SIALP y CIALP?

Si hablamos de SIALP o CIALP seguramente por el nombre a muchos no les suene qué es ni sobre qué podría tratarse, pero si hablamos de productos de ahorro del Plan de Ahorro 5, quizá sí se comience a tener una ligera idea. El gobierno se propuso incentivar el ahorro privado y por ello impulsó un instrumento de ahorro al calor de la última reforma fiscal puesta en marcha el 1 de enero del presente año.

Este producto es lo que se llamó Planes de Ahorro a Largo Plazo o Plan de Ahorro 5 y que podían darse de dos maneras, en forma de seguro y por lo tanto comercializado por aseguradoras (los que se conocen como SIALP) o bien en forma de producto bancario (CIALP) y por lo tanto comercializado por una entidad bancaria.

¿Qué es exactamente un Plan de Ahorro 5?

Al pensar en el futuro, el ahorro a largo plazo es poder tener un “colchón” que podrá servir de gran ayuda para cubrir imprevistos o simplemente para vivir sin preocupaciones económicas durante un tiempo. El Gobierno con la última reforma fiscal pone en marcha esta nueva figura de ahorro, con el que presenta ciertas ventajas fiscales que resultan interesantes para los ahorradores.

Consisten en tipo de producto que puede ser un seguro de vida o una cuenta individual de ahorro según a través de qué entidad se contrate, y que están pensados principalmente para un tipo de ahorrador conservador y que busque una rentabilidad más a largo plazo. El número 5 que acompaña a su nombre genérico indica el periodo de tiempo, es decir cinco años, que se deberá mantener la inversión.

Si se cumple con estos cinco años y con el límite máximo de inversión que es de 5.000 euros, el ahorrador opta a las ventajas fiscales que este producto tiene que es la exención fiscal sobre los intereses que se hayan generado. Por lo tanto, para maximizar los beneficios de este producto de ahorro lo mejor es aportar el máximo permitido y aguantar los 5 años sin rescatar el dinero, porque en el momento en el que no se cumple una de estas dos condiciones, la entidad aplicará una retención del 19% sobre los rendimientos del capital mobiliario positivos obtenidos tal y como así lo enuncia la Disposición adicional vigésima sexta de la Ley 26/2014 que regula este nuevo producto de ahorro. Otra particularidad es que un titular solo podrá contratar de forma simultánea un Plan de Ahorro 5.

¿Qué elegir, un SIALP o mejor un CIALP?

Antes de nada, decir que la entidad comercializadora, ya sea una aseguradora o una entidad de crédito está obligada a garantizar el 85% del capital invertido al vencimiento del seguro o bien de la cuenta de ahorro. Además también conviene dejar claro que cuando uno se decanta por una Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo se está celebrando un contrato de depósito y que además deberá constar de forma expresa que se trata de un CIALP (sus siglas), por otro lado, cuando se contrata un Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo se está realizando un seguro de vida en el que el que contrata es el asegurado y el beneficiario salvo cuando se dé el caso de fallecimiento y como en el caso anterior, se deberá de expresar que es un SIALP.

Decantarse por uno u otro dependerá de las características propias de cada uno, por ejemplo si se opta por un SIALP (seguro), éste se puede reinvertir al llegar al vencimiento en otro sin que se tribute por ello y sin que el límite de los 5.000 euros compute, lo que se traduce en un ahorro a aún más largo plazo y con las mismas ventajas fiscales. La confianza que el cliente tenga en la entidad aseguradora o en la entidad de crédito también será otro factor a tener en cuenta.

Normas