Arenga a su partido y arremete contra las nuevas formaciones

Rajoy al PP: “Hay que mantener la misma política económica”

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (centro), junto a Javier Arenas y María Dolores de Cospedal antes de empezar la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (centro), junto a Javier Arenas y María Dolores de Cospedal antes de empezar la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha lanzado hoy dos claros mensajes a los miembros de la Junta Directiva Nacional del PP, donde están la mayoría de los candidatos a las próximas elecciones autonómicas y municipales. En primer lugar les ha pedido que expliquen a los españoles que es posible crear tres millones de empleos, solo manteniendo la actual política económica; y, en segundo lugar, ha arremetido contra los nuevos partidos políticos como Podemos y Ciudadanos, sin citarlos, para poner en valor al PP.

El líder del Ejecutivo auguró que en 2015 se crearán más de medio millón de empleo "y si perseveramos y mantenemos la misma política económica se llegará a los 20 millones de ocupados en la próxima legislatura", insistió. "No prometemos nada que no se esté haciendo; basta con mantener el rimo de creación de empleo actual", añadió Rajoy.

Dicho esto, criticó primero las políticas socialistas: "no se puede volver a las políticas que generaron años de caídas de la economía, recortes en el Estado del Bienestar y que millones de españoles perdieran su puesto de trabajo", indico. Y, acto seguido, arremetió implícitamente contra los nuevos partidos surgidos tras las elecciones europeas al asegurar que "la falta de experiencia no es nunca un valor positivo en sí mismo y mucho menos cuando se está hablando de los intereses de la vida de 46 millones de personas".

Tras esto, Rajoy ha arengado a los suyos para que se sientan orgulloso de la formación a la que pertenecen y para que salgan así a pedir el voto en las próximas elecciones. “Votarnos no es hacer experimentos ni jugar a la ruleta, no somos ni un foro de debate ni una pandilla de amigos ni nos nutrimos de los que cambian de siglas a cada rato ni buscamos candidatos en cafeterías. Somos una formación que ha sabido renovarse permanentemente y de manera inteligente”, ha añadido.

Junto a las referencias al mantenimiento de su política económica, Rajoy se ha felicitado porque “por primera vez en la historia de España” los inversores pagan por tener deuda pública española, en referencia a la subasta del Tesoro Público celebrada hoy. “Nos pagan (...), la primera vez que sucede en la historia de España, no tiene precedentes”, reiteró.

Así, destacó que el Tesoro Público ha subastado por primera vez letras a seis meses a un interés negativo y se ha preguntado quién iba a pensar en 2012 --con España en situación de “prequiebra“-- que esto se produciría y que el Tesoro emitiría bonos pagando un interés negativo.

Además, el jefe del Ejecutivo resaltó que España al final de esta legislatura tendrá “un crecimiento superior al 3%” y será el país de la zona euro que más crecerá este año. “Nadie lo decía en 2012 y tengo que decir que yo tampoco”, reconoció.

Por todo ello, el presidente del Gobierno, ha advertido a su partido que no debe distraerse de los dos objetivos centrales del año 2015: consolidar la recuperación económica y trabajar para ganar las elecciones autonómicas y municipales, catalanas y generales. "No voy a pedir unidad porque el PP ya es un partido unido (...) tampoco voy a pedir responsabilidad, que el PP ya ha derrochado en los últimos años, pero sí voy a pedios un esfuerzo más, que yo también voy a hacer" para ganar las elecciones, recalcó.

Breve autocrítica por la corrupción

En el discurso de Rajoy no hubo espacio para la autocrítica por los malos resultados electorales en Andalucía. Pero sí hubo admitió que el Gobierno y el PP haya podido "defraudar" a algunos ciudadanos; aunque añadió que, en ese caso, "podremos decirles que no les hemos engañado y que hemos acertado en lo importante”, ha añadido.

 A renglón seguido, ha reconocido que se puede recriminar también “con razón” al PP por los casos de corrupción, pero ante ello ha explicado que los dirigentes populares podrán responder “con mucha humildad” que están “tan escandalizados y abochornados como ellos por los casos conocidos”.

Ha añadido que “es evidente” que el PP no está a salvo de esas “conductas deplorables”, como tampoco ha dicho que lo está ningún otro partido que haya logrado algún gobierno.

Pero ha recalcado que hay que transmitir a los ciudadanos que no hay impunidad ante la corrupción, que el PP ha actuado “con más rigor que nadie”, que ha castigado esos comportamientos, y que la justicia y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tienen “absoluta independencia” en sus actuaciones.

 

 

Normas