Evolución del mercado laboral

La industria anticipa buenos datos de empleo

La industria anticipa buenos datos de empleo

Entre enero y marzo, la economía española podría haber creado ya unos 200.000 empleos, una tercera parte de lo previsto para todo el año por el Gobierno. Esto es lo que calculan los expertos que elaboran el indicador adelantado de empleo que publica mensualmente la patronal de empresas de trabajo temporal (Asempleo) y Analistas Financieros Internacionales (Afi).

Estos técnicos parten de los datos de afiliación de los dos primeros meses del año que ya arrojan un incremento del número de cotizantes de alrededor de 100.000 en términos desestacionalizados. Así, según estos cálculos, el mes de marzo habría sido un mes muy bueno para el empleo, con una creación de aproximadamente otros 100.000 puestos de trabajo más.

Además, el ministro de Economía, Luis de Guindos, sugirió ya el pasado lunes este buen comportamiento del mercado laboral en el primer trimestre del año. De hecho, los expertos esperan que entre enero y marzo pasados se habría creado empleo en la primera Encuesta de Población Activa (EPA) por primera desde 2007. En aquel año, en el primer trimestre –antesala del inicio de la crisis– se crearon 72.100.

A estos vaticinios se unió ayer el primer dato que se ha hecho público del comportamiento de la ocupación en marzo. Se trata del crecimiento del empleo en el sector manufacturero español, que experimentó el mes pasado el mayor crecimiento de la contratación desde junio de 2007, según el índice de actividad PMI para la industria diseñado por Markit.

Las estimaciones oscilan entre 400.000 y medio millón de nuevos empleos en 2015

Este tirón a la hora de aumentar las plantillas estuvo provocado por el aumento de la producción y los nuevos pedidos en la industria manufacturera española, que mantuvo su nivel de crecimiento al final del primer trimestre de este año, debido fundamentalmente a que las condiciones de los negocios mejoraron sólidamente durante marzo, indican los expertos que elaboran el citado indicador.

El índice PMI, que mide el comportamiento de la economía manufacturera en España y el resto de la zona euro, se situó en un nivel del 54,3 frente al 54,2 de febrero. De esta forma, las manufacturas españolas incrementaron su producción por decimosexto mes consecutivo, manteniendo el ritmo de expansión en niveles parecidos a los de febrero.

No obstante, el número de afiliados en la industria en general –no sólo la manufacturera– comenzó el año descendiendo. Si bien en febrero remontó para terminar en el mismo nivel en el que terminó el pasado año con 2,31 millones de cotizantes a la Seguridad Social. Y tras el dato conocido ayer del índice PMI se espera que la ocupación en la industria sea una de las que tirará del dato global de cotizantes de marzo que el Ministerio de Empleo hará público el próximo lunes.

Todo el ejercicio

A la luz de todas estas cifras parece claro que el primer trimestre traerá buenas noticias para el mercado de trabajo. Pero, ¿se mantendrá la tendencia en el resto del año?

El Gobierno, de momento, mantiene la previsión formulada por el propio presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, de crear medio millón de puestos de trabajo este año. Esto está en consonancia con las últimas mejoras de previsiones de crecimiento de la economía española corregidas al alza por varios servicios de estudios y por el propio Ejecutivo en los últimos días. Estas correcciones estiman un avance del PIB este año del entorno del 3%.

El último indicador adelantado de Asempleo-Afi calcula, sin embargo, que 2015 podría cerrarse con cerca de 400.000 ocupados más, lo que supone una cifra ligeramente inferior a la registrada en 2014 y claramente menor a la esperada por el Ejecutivo y la mayoría de los analistas.

En principio, el Gobierno confía esta mejora del empleo al tirón de la economía porque, en principio, no prepara nuevas medidas de fomento de la ocupación para lo que resta de legislatura, tras las tarifas planas creadas para la contratación de autónomos e indefinidos. De hecho son este tipo de abaratamiento de costes los que según los responsables de Empleo están impulsando la contratación y la aparición de nuevos autónomos durante 2014 y lo harán en 2015.

Aunque, dicho esto, desde la Oficina Económica del Gobierno, su responsable Álvaro Nadal, ha avanzado recientemente los planes del Ejecutivo de darle “una vuelta” a las cotizaciones sociales que pagan los empresarios. Esta vuelta estaría claramente orientada a una rebaja, que es lo que las haría “más competitivas”, abaratando el factor trabajo en la economía española.

Sin embargo, esta supuesta rebaja en un futuro no lejano pasaría porque la mejora en la creación de empleo diera mayores garantías que las actuales a la sostenibilidad del sistema de pensiones, que terminó 2014 con unos números rojos del 1,1% del PIB: y que en 2015, según acaba de advertir la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal podría rebasar su objetivo de terminar el ejercicio con un déficit del 0,6% del PIB.

 

El euro débil reaviva las manufacturas

La mejora del sector manufacturero español no es algo aislado. En general, la economía de la eurozona “se está reactivando” gracias a la debilidad del euro, que impulsa las exportaciones y eleva los precios de compra, según refleja el indicador PMI manufacturero de la eurozona correspondiente a marzo. Este índice alcanzó los 52,2 puntos desde los 51 de febrero, lo que supone su mejor lectura en los últimos diez meses.

“La economía de la zona euro se está reactivando después de la desaceleración observada el año pasado”, señaló Chris Williamson, economista jefe de Markit, quien apuntó ayer que los fabricantes se están beneficiando de la debilidad del euro, que impulsa la competitividad de las exportaciones al mismo tiempo que encarece las importaciones.

Asimismo, la encuesta PMI de marzo reflejó un incremento del empleo en todo el sector manufacturero de la zona euro por séptimo mes consecutivo. Además, la tasa de creación de empleo en el sector se aceleró hasta su nivel más alto en los últimos tres años y medio. Esta tasa alcanzó en España el mayor ritmo desde 2007.

Además, el aumento de la demanda está contribuyendo a que las empresas y sus proveedores restablezcan parte de su poder de fijación de precios. En este sentido, los precios de compra subieron por primera vez en siete meses, mientras los de venta siguieron estables, “proporcionando noticias alentadoras de que las fuerzas deflacionistas están disminuyendo”, destacó Williamson.

Normas