Operación para los próximos meses

Abengoa venderá un 2% adicional de su filial Yield

El consejero delegado de Abengoa, Manuel Sánchez Ortega.
El consejero delegado de Abengoa, Manuel Sánchez Ortega.

La empresa de energía y medioambiente Abengoa prevé vender “en los próximos meses” un paquete de acciones equivalente al 2 % del capital de su filial cotizada en los Estados Unidos Abengoa Yield, con un valor a precios de mercado de 25,6 millones de euros.

En una entrevista con Efe, el consejero delegado de Abengoa, Manuel Sánchez Ortega, repasa las operaciones de reforzamiento financiero del grupo, que esta misma semana ha cerrado un acuerdo con el fondo americano de infraestructuras EIG para la creación de una sociedad conjunta, que califica de “histórico” para la compañía.

La venta del 2 % de Abengoa Yield, a la que Sánchez Ortega resta “trascendencia”, dará por finalizado el proceso de reducción de la participación de Abengoa en su filial estadounidense, de la que conservará finalmente un 40 %.

Abengoa Yield -una sociedad a la que la empresa española vende sus activos una vez construidos y que obtiene sus ingresos de la gestión de los mismos- vendió en bolsa el 36 % de su capital en junio del pasado año.

Posteriormente, Abengoa redujo su participación hasta el 51 % y a principios de año avanzó que la limitaría al 40 %, una desinversión que realizará mediante el canje de una emisión de bonos convertibles en acciones de Abengoa Yield -que vence en 2017 y que equivale al 9 % del capital- y que completará con la próxima venta de un 2 % de esa sociedad.

“Esa es la vía” para reducir la participación, ha indicado Sánchez Ortega, quien descarta bajar del 40 %.

La progresiva reducción de su participación en la filial forma parte del paquete de medidas de reforzamiento financiero puesto en marcha desde finales del pasado año, cuando las dudas sobre la clasificación de la deuda de Abengoa derribaron su cotización en bolsa.

También forma parte de estas iniciativas la creación de una sociedad conjunta con el fondo EIG, denominada Abengoa Projects Warehouse 1 (APW1), a la que la matriz vende los proyectos adjudicados y en construcción, liberando así fondos para nuevas oportunidades.

Esta iniciativa, cerrada esta misma semana, “es un acuerdo histórico para Abengoa”, apunta Sánchez Ortega, porque “completa el ciclo con Abengoa Yield”, a la que APW1 vende los proyectos una vez terminados. Ahora, el grupo se dedicará al “business as usual”, es decir, a la gestión habitual del negocio.

Sin embargo, el consejero delegado no descarta “la necesidad y oportunidad de crear otro vehículo” similar a APW1 con otro socio cuando este llegue “al límite de la financiación”, ya que se trata de “un proyecto muy fácil de replicar”.

Esto no sucederá “en los próximos seis meses”, ya que APW1 todavía tiene mucha financiación disponible para adquirir nuevos proyectos, aunque reconoce que “podría solaparse” con futuras sociedades porque “es lo natural” dada su larga vida útil.

Con respecto a la decisión de la agencia de medición de riesgos Fitch de rebajar en un escalón la nota de la compañía, hasta “B”, Sánchez Ortega defiende que “no aporta valor” porque este informe se basa en los datos a finales de 2014, es decir, que no contempla los últimos proyectos puestos en marcha.

“No tiene en cuenta el valor de la compañía hoy”, argumenta, “no ha querido tener en cuenta” las medidas financieras puestas en marcha.

Por ello, el directivo no se muestra “en absoluto” preocupado de esta rebaja y descarta que vaya a afectar tanto a la nota de otras agencias como a la capacidad de financiación. 

Normas
Entra en El País para participar