Una compañía crea un coche impreso con una impresora 3D

Quizá se trate del coche más feo del mundo, pero su bajo coste, motor eléctrico y materiales ultraligeros podrían concederle un potencial para su desarrollo a gran escala en un futuro no tan lejano.

Compañía china crea un coche impreso en 3D

Se trata del primer intento de creación de un mecanismo en movimiento mediante una impresora 3D que ha realizado la compañía china Sanya Sihai. La fabricación le ha llevado cinco días para imprimir el cuerpo y un mes y medio para construirlo. Tiene un peso de tan solo 500 kilogramos, unos 3,6 metros de largo y 1,63 metros de ancho, y funciona con un motor eléctrico. El precio de fabricación ronda los 11.000 yuanes (1.650 euros), que corresponde a lo que cuesta su impresión en tres dimensiones.

Lo mejor de este revolucionario vehículo, según comenta Jenni Ryall en Mashable, capaz de desplazarse a una velocidad de 40 km/h, es que ha sido creado utilizando el filamento "Tyrant Gold", por lo que constituye el accesorio perfecto para cualquier gobernante extravagante que desee disfrutar de un ostentoso paseo conduciendo este coche.

En realidad, no supone ningún récord si se compara con el primer coche del mundo impreso en 3D que fabricó Local Motors. El biplaza eléctrico Strati se dio a conocer por la compañía en septiembre de 2014, y su impresión llevó 44 horas y tan solo cuatro días para construirlo, por no mencionar que guarda más similitud con un coche real y que puede casi duplicar la velocidad del Tyrant Gold.

Tanto el chasis como todo el interior del Strati también están impresos en 3D, lo que no sucede con este vehículo, pero a la novedosa creación ya se le ha colocado la etiqueta de un precio que se espera ronde entre 18.000 y 34.000 dólares.

Normas
Entra en El País para participar