Patronal y sindicatos siguen sin cerrar el acuerdo de convenios

La importancia de una décima en el pacto salarial

El presidente de CEOE, Juan Rosell (izquierda) junto al presidente de Cepyme, Antonio Garamendi.
El presidente de CEOE, Juan Rosell (izquierda) junto al presidente de Cepyme, Antonio Garamendi.

Raquel Pascual Madrid

 

Las patronales CEOE-Cepyme siguen sin tener ninguna prisa por firmar el acuerdo salarial para este año y el próximo. Lo pueden decir más alto pero no más claro.

El pasado lunes fuentes del sindicato Comisiones Obreras informaban de que se había celebrado esa mañana la enésima reunión de los máximos responsables de la patronal y los sindicatos para intentar cerrar un nuevo Acuerdo de Negociación Colectiva, que debe incluir las recomendaciones salariales para 2015 y 2016.

Según estas fuentes, los empresarios se habían comprometido a remitir en 48 horas su propuesta definitiva para estas recomendaciones salariales, que se hacen a los negociadores de los convenios colectivos.

Sin embargo, responsables patronales no tenían ayer claro que se fuera a producir el envío de esta “propuesta definitiva”. Muy al contrario, fuentes empresariales insistieron en que “sigue sin haber urgencia por cerrar ese acuerdo”.

Es más, entre las bases patronales podría estar extendiéndose la postura que considera que para firmar un mal acuerdo es mejor no firmar nada y que no se renueve el acuerdo de negociación colectiva.

Sin embargo, desde la postura oficial de la patronal la posibilidad de no firmar el acuerdo no se contempla y por eso planean seguir negociando. Eso sí, a la vuelta de las vacaciones de semana santa.

Fuentes patronales explicaban ayer que el mayor escollo sigue siendo el dígito de subida salarial que se recomendará a los negociadores de los convenios para este año y el próximo. De hecho, lo que podría marcar la diferencia es apenas una décima.

La última propuesta hecha públicamente por el presidente de CEOE, Juan Rosell, fue que los empresarios estaban dispuestos a recomendar subidas “de hasta el 0,9% este año e incluso un poquito más”. Si bien, al parecer, ese poquito más pasa por no llegar al 1% en ningún caso.

Es más esta creciente oposición a alcanzar el 1% estaría extendiéndose sobre todo entre los representantes de las pequeñas y medianas empresas en mayor medida. Estas compañías argumentan que más del 60% están aún en pérdidas, como recordó el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, en una de sus últimas comparecencias públicas.

Como al principio

Dicho esto, los sindicatos no solo no comparten esta falta de urgencia de los empresarios por cerrar el acuerdo, sino que CC OO y UGT emitieron un comunicado conjunto el pasado martes en el que recordaron que las posturas están tan alejadas casi como al principio de las negociaciones hace más de tres meses.

Los representantes de los trabajadores advierten que su línea roja está en la pérdida de poder adquisitivo. “no podemos aceptar criterios de revalorización salarial que puedan suponer pérdida de poder de compra para los trabajadores ni en 2015 ni en 2016. Ni aumentos inferiores a los planteados para la etapa de crisis anterior”.

Los sindicatos se quejan, por tanto, de que la propuesta patronal es inferior incluso a la que se recomendaría siguiendo los criterios del actual acuerdo de negociación colectiva diseñado para salir de la crisis. Esto es así, porque según dichos criterios en 2015 se deberían aconsejar alzas retributivas del 1% y en 2016, del 1,5% (mientras que CEOE solo quiere llegar hasta el 1,3% el próximo año).

A esto se le suma la negativa de CEOE a firmar una cláusula efectiva de revisión salarial como también exigen los sindicatos.

 

Normas