Ciudadanos reclama que Chaves y Griñán abandonen el Senado

Díaz gobernará en solitario y pretende agotar la legislatura

La presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. rn  rn
La presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. REUTERS

La candidata al PSOEa la Junta de Andalucía y ganadora de las elecciones, Susana Díaz, ha asegurado sentirse liberada por los resultados electorales. Si bien se quedó a ocho escaños de la mayoría absoluta, la líder del PSOE andaluz señaló que su voluntad es gobernar en solitario. En su opinión, la actual estructura de la cámara autonómica le permite ahora llevar a cabo su programa político, algo que aseguró no ocurría hasta con el Gobierno que lideraba en coalición con Izquierda Unida.

“Sólo hay dos fuerzas que se puedan juntar par evitar que se apruebe una ley en el parlamento: PP y Podemos”, señaló Díaz en una entrevista concedida ayer a la Cadena Ser. Si bien la candidata socialista no cuenta con los votos suficientes, confía en que el resto de partidos no pondrán trabas a su investidura. Recordó que el PP prometió durante la campaña que debía gobernar la formación más votada. Aun así, el vicesecretario general de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano, que no facilitarán la investidura. Díaz precisará de la abstención de PP, Podemos o Ciudadanos en segunda vuelta para salir elegida.

A partir de allí, los socialistas formarán un Gobierno y buscarán acuerdos puntuales con el resto de formaciones políticos para sacar adelante su actividad legislativa. Por ejemplo, los socialistas prometieron rebajar el IRPF durante la campaña electoral. “Quienes me conocen saben que lo que digo, lo hago, yo voy a gobernar en solitario, que era lo que quería para tener estabilidad en Andalucía”, defendió Díaz. Y también prometió que su intención es mantenerse al frente de la Junta de Andalucía durante toda la legislatura y, por lo tanto, rechaza por ahora dar el salto a la política nacional y aspirar a La Moncloa en las elecciones generales que se celebrarán a finales de este año. Ello supone de momento un cierto alivio para el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. En verano, los socialistas organizarán primarias para decidir su candidato. Voces contrarias al actual líder del PSOE, como Tomás Gómez, celebraron especialmente el triunfo en Andalucía. El que fuera candidato socialista para la Comunidad de Madrid hasta el cambio de estrategia impulsada por Sánchez, señaló que Díaz es una “líder en mayúsculas” y que ha quedado “reforzada” para “todo”.

Sánchez compareció ante los medios de comunicación en la sede de Ferraz de Madrid tras la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal. “Lo digo claramente, sin ningún complejo, sin ninguna equidistancia: la victoria de ayer es una victoria de Susana Díaz, del socialismo andaluz y del socialismo español”, señaló el secretario general.

La resaca electoral ha dejado a un PSOE eufórico en Andalucía, tanto por su victoria como por el descalabro político que ha sufrido el PP, que ha pasado de 50 a 33 escaños. En cualquier caso, se vislumbra una legislatura difícil para Díaz en la medida en que requerirá pactos para sacar adelante su programa o los presupuestos de la comunidad. Para el actual ejercicio, Andalucía ya cuenta con unos presupuestos aprobados.

El éxito de Ciudadanos contrasta con la debacle de UPyD. Rosa Díez negó la posibilidad de dimitir

Los dos nuevos partidos con representación en la cámara, Podemos y Ciudadanos, deben decidir ahora su postura en la investidura de Díaz. Teresa Rodríguez, la candidata de la formación liderada por Pablo Iglesias, señaló que todavía es pronto para fijar una decisión. Podemos ha manifestado que su intención es mantenerse en la oposición y utilizar sus 15 escaños para proponer nuevas políticas. “No vamos a esperar a que vengan a pedirnos apoyo, seremos nosotros los que tendremos esa iniciativa parlamentaria; somos 15 ciudadanos de la calle con muchas ganas de hacer cosas en el parlamento y muy ilusionados. Implantaremos multitud de medidas”. Hay que tener en cuenta que tanto Ciudadanos como Podemos adoptarán sus estrategias teniendo en cuenta que el próximo mayo se celebran elecciones autonómicas y locales y, a finales de ejercicio, están previstos los comicios generales.

El partido de Albert Rivera, que concurrió por primera vez en unas elecciones autonómicas fuera de Cataluña, su espacio natural hasta ahora, logró nueve escaños y se convirtió en la gran sorpresa de la noche electoral. Su candidato, Juan Marín, es teniente de alcalde en Sanlúcar de Barrameda, donde gobierna el PSOE con el apoyo de Ciudadanos. Una circunstancia que la formación señala que no es extrapolable al ámbito de la Junta de Andalucía. De hecho, Albert Rivera señaló que ni cogerán el teléfono a Díaz si antes Manuel Chaves y José Antonio Griñán no abandonen sus escaños en el Senado. Ambos expresidentes de Andalucía están imputados por el caso de los ERE, un escándalo que no ha pasado factura al PSOE.

“Ciudadanos no va a bajar su listón ético para que Díaz sea investida”, indicó Rivera. De momento, la formación liberal apuesta por votar en contra de la investidura de la candidata socialistas. En cualquier caso, Ciudadanos se muestra abierto a “hablar de cosas concretas” y alcanzar acuerdos durante la legislatura. “

El éxito de Ciudadanos contrasta con el descalabro de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), que no logró en el tercer intento representación en el parlamento andaluz. La formación de Rosa Díez pretendía ocupar precisamente el lugar que ha logrado el partido de Rivera. Ciudadanos y UPyD estuvieron meses atrás a un paso de la fusión. Rosa Díez compareció ayer para reconocer la derrota electoral y rechazó que se plantee abandonar el partido que ella misma formó. Desde dentro de UPyD, cada vez más voces critican el liderazgo de Díez.

Las promesas que ahora toca cumplir

Rebajar el IRPF. El PSOE andaluz prometió en su programa una rebaja de entre 2 y 3,5 puntos de la tarifa autonómica para las clases medias en el IRPF. Andalucía tiene junto con Cataluña los impuestos más elevados de España. En concreto, en el IRPF, el tipo mínimo que abonan los andaluces se sitúa en el 22% frente al 20% de la mayoría de comunidades. En el tramo alto, el gravamen máximo alcanza el 49% en lugar del 47% general. Aun así, la promesa electoral de Susana Díaz se vinculó a que el Gobierno de Mariano Rajoy abone una deuda de 1.250 millones por liquidaciones del sistema de financiación.

Oficina contra el fraude y la corrupción. La corrupción ha sido uno de los temas que ha generado mayor debate entre los candidatos a presidir la Junta de Andalucía. La socialista Susana Díaz se comprometió a crear una Oficina de Prevención del Fraude y la Corrupción. Según el programa electoral, se tratará de “un órgano que actúe con independencia, y que, sin colisionar con las unidades antifraudes que puedan coexistir en otras administraciones, ostente plenas facultades de investigación e inspección”. Probablemente, la oposición exigirá medidas adicionales para apoyar con sus votos una medida contra el fraude que calificaron de insuficiente.

Una renta básica para los andaluces. En el ámbito social, la ganadora de las elecciones del pasado domingo prometió impulsar una “Ley de Renta Básica Social, que integrará la prestación económica que la comunidad viene concediendo bajo distintas fórmulas desde 1991, junto con elementos adicionales para garantizar una condiciones de vida digna a las familias”. La idea es ofrecer recursos a personas menores de 65 años y que no tengan cubiertas sus necesidades básicas. En cualquier caso, la situación de las finanzas andaluzas es delicada y el margen para incrementar el gasto público es limitado.

Beneficios fiscales para las empresas. Los socialistas andaluces se comprometieron durante la campaña a fijar una batería de beneficios fiscales ligados a la actividad empresarial. Así, prometieron deducciones en el IRPF para contribuyentes que realicen aportaciones a proyectos empresariales. Para los autónomos, el partido de Susana Díaz se comprometió a fijar una bonificación en el IRPF del 15% del importe satisfecho a la Seguridad Social al contratar un empleado. Si se cumple el programa, cabe esperar una reducción del impuesto sobre actos jurídicos documentados por la constitución de préstamos destinados a crear o ampliar empresas.

Más gasto en dependencia y educación. Todos los partidos prometieron incrementar el gasto social durante la campaña andaluza. Y el PSOEno fue una excepción. El partido de Susana Díaz aseguró que subiría un 10% la dotación del sistema de dependencia. También se comprometió a elevar en 12.000 las plazas de educación infantil de 0 a 3 años. Otra medida fue garantizar la implantación de lenguas extranjeras en la educación. En el ámbito sanitario, el compromiso es reducir el tiempo de espera para intervenciones quirúrgicas. Por ejemplo, se fijó un plazo de 90 días como máximo para las operaciones cardíacas.

Crear la Entidad Pública de Crédito. Para mejorar la financiación, el PSOE incorporó en su programa electoral la creación de una “Entidad Pública de Crédito”, una propuesta que contrasta con el cierre de entes públicos que exige el Ministerio de Hacienda para reducir el entramado de organismos dependientes de las autonomías. Según el PSOE, “el objetivo básico [de este nuevo organismo] será facilitar la financiación a la actividad productivas, bienio con los recursos propios de la entidad o captando financiación del exterior”. En ningún caso se plantea que esta nueva institución capte depósitos de ahorradores andaluces.

Normas