La empresa familiar es más solvente y rentable que el resto

En España representan el 70% del tejido empresarial, dando trabajo a 14 millones de personas

La empresa familiar es más solvente y rentable que el resto

La empresa familiar es la organización más potente y que mejor sabe gestionar sus singularidades. Es la hipótesis que defiende Manuel Bermejo en su tesis doctoral ‘Una visión ética de la empresa familiar’, la cual justifica porque en la raíz de este tipo de iniciativas de carácter familiar se comparte unos valores que dan sentido a la trascendencia del legado que se ha transmitido durante generaciones.

Bermejo subraya que la empresa familiar cuenta con una singularidad propia como es su deseo de transcendencia intergeneracional. Asimismo, destaca que este tipo de organizaciones tienen una visión de largo plazo y búsqueda de objetivos estratégicos que van más allá del rendimiento económico y el protagonismo de los miembros de la familia en cuanto a la gestión y a los órganos de gobierno.

De igual manera, subraya que en la empresa familiar disminuyen los costes de agencia entre propietarios y directivos, al crearse condiciones para que confluya un alineamiento estratégico entre ambas partes. Otra de las conclusiones a la que llega a través de una muestra representativa de más de 1.200 empresas es que las empresas familiares tienen una menor orientación hacia la manipulación contable.

Una actitud ética que genera valor en la organización, según esta tesis, no solo para el accionista, indicador que genera una serie de ventajas competitivas para este tipo de organizaciones. Un conjunto de empresas que según otros expertos, como Sirmon y Hitt o Habberson y Williams se ha acuñado bajo la denominación de familiness, las cuales abarcan desde el capital humano y social, hasta sus valores y su estructura de gobierno.

Dominio del mundo

Bermejo sostiene, en paralelo, que las empresas de carácter familiar son numerosas en el mundo, hasta el punto de constituir el 80% del total de iniciativas empresariales. Un protagonismo que adquiere cifras notables en el ámbito de las grandes corporaciones, ya que no se debe asociar únicamente empresa familiar con pyme.

Así, se calcula que el 25% de las grandes empresas del mundo son de carácter familiares y el 60% de las compañías cotizadas en países emergente con valoración superior al billón de dólares son de propiedad familiar. Finalmente, también añade que el peso cualitativo de la empresa familiar y su contribución a la creación de empleo y riqueza es también digno de mención, ya que solo en España se estima que estas suponen el 70% del PIB y dan empleo a unas 14 millones de personas.

Normas
Entra en El País para participar