Los analistas apuestan por la ruptura de la paridad en pocas semanas

En qué beneficia y perjudica la bajada del euro al consumidor

En qué beneficia y perjudica la bajada del euro al consumidor

Tras casi un año de caída continúa, el euro ha encontrado un pequeño apoyo en 1,05 dólares/euro, aunque existe consenso de que será de forma temporal y que dentro de poco rompa la paridad a la baja. No sería la primera vez, por debajo de esta cifra estuvo entre los años 2000 y 2002 y presumiblemente el movimiento será similar, tanto en tiempo como en la profundidad de la caída –hasta 0,80 dólares el euro-.

¿Por qué se produce? Fundamentalmente la economía estadounidense vive un momento de bonanza con empleo y crecimiento que incluso le llevará a subir tipos de interés. En Europa, se sigue estancado, con tasas de desempleo mucho mas altas y con una política de tipos bajos y compra masiva de Deuda por parte del BCE que busca incentivar el crecimiento.

Cambios oficiales del euro del BCE ampliar foto
Cambios oficiales del euro del BCE

En el corto plazo la situación no cambiará y sólo la combinación de mayor crecimiento económico y parón estadounidense llevará a que se invierta la situación. Con ello, en líneas generales, se benefician las exportaciones y el turismo y empeoran las importaciones pero ¿Cómo afectan al consumidor?

Los efectos son variados, algunos los vemos directamente, otros no tanto. En general los negativos se han amortiguado por otro hecho, la caída del precio del petróleo. No obstante si en estos primeros meses de 2015 el consumidor está pagando mucho más caro el petróleo tras la importante caída del cierre del año pasado. Con un precio del barril que no tiene mucho más recorrido a la baja (al menos de forma importante) al contrario que el euro, el consumidor verá como en esta primavera – verano pagará algo más por llenar el depósito.

También encontrará más atractivo en comprar productos nacionales o de la zona euro. Muchos de los productos, especialmente los provenientes del sureste asiático se encarecerán y en sectores como el textil o el calzado se podrán sustituir por nacionales, mejorando industria y comercio.

Uno de los efectos más claros lo notaremos en el turismo, tanto propio como el de otros países. Tendrá más incentivos para viajar en España o en naciones en los que la divisa sea el euro, con ello se apuntalará la recuperación del turismo nacional que ya se vio en 2013. También turistas de países en los que la divisa no sea la moneda única (en nuestro entorno Reino Unido, Noruega, Suiza y Dinamarca principalmente) tendrán mayores ventajas en venir a España, pagando menos por sus vacaciones. Todo ello llevará a un buen año para el sector turismo.

Habrá más oportunidades para el crecimiento del empleo. No sólo por el turismo si no especialmente para negocios volcados a la exportación tanto de productos como es el de automoción pero también en servicios de valor añadido.

Normas
Entra en El País para participar