La CNMV interviene Interdin y la gestora y paraliza el reembolso de saldos

Banco Madrid bloqueado

Puerta de la sede de Banco Madrid
Puerta de la sede de Banco Madrid

Banco Madrid, filial española del andorrano BPA, cerró sus puertas al solicitar el Banco de España concurso de acreedores por falta de liquidez. La medida ha dejado atrapados a unos 80.000 clientes al quedar bloqueadas las salidas de depósitos y fondos de inversión o rescate de Sicav. La gestora y la sociedad de valores también están intervenidas.

Los clientes de Banco Madrid se encontraron ayer con las puertas cerradas. Pocos fueron los que decidieron acudir a la sede del banco en la Plaza de Colón. Dos carteles en la puerta del edificio explicaban el motivo, la decisión de los tres nuevos administradores de Banco Madrid, designados el jueves por el Banco de España, de solicitar el concurso de acreedores así suspender la operativa de la entidad en tanto se pronuncie el juez que tenga que conocer el procedimiento. Esta medida es excepcional en la banca española, aunque hay algún caso, como Banco de los Pirineos en 1982 y Eurobank en 2003. Las instituciones supervisoras intentan evitar soluciones tan traumáticas para los clientes, explican fuentes financieras. La denuncia presentada el viernes contra Banco Madrid por la unidad de inteligencia financiera española, Sepblac, ante la Fiscalía ha sido el detonante que ha acelerado este proceso y ha provocado que ese mismo día se acrecentase considerablemente la salida de fondos de la entidad.

Ante ello, el Banco de España explicaba a las 8.45 horas en un comunicado que “las importantes retiradas de fondos de clientes que ha tenido que atender la entidad en los últimos días han afectado a su capacidad para hacer frente al cumplimiento puntual de sus obligaciones”. La falta de liquidez derivó en esta medida que se hizo extensible poco después a la gestora y a la sociedad de valores, una vez que la CNMV decidiera suspender el reembolso de los fondos y sicav del banco filial del andorrano BPA, ambos intervenidos por sospechas de blanqueo de capitales. La intervención de Interdin y de la gestora (Banco Madrid Gestión) se justifican al estar ambos en el balance del banco. De esta forma, quedan bloqueados sus depósitos, fondos de inversión y sicav en España.

Mientras que el Gobierno del Principado optó por limitar la retirada de efectivo a 2.500 euros por semana y cuenta, una especie de corralito con el que pretende evitar que el cuarto banco del país siga perdiendo valor, ya que la idea que más se baraja es su liquidación y venta de los activos que se pueda para pagar la sanción que aplique EE UU, país que instó a su intervención tras las sospechas de operativas en el blanqueo de capitales.

En España los bancos de inversión ya han comenzado a contactar con algunas entidades para comprobar su interés por Banco Madrid. La filial española de BPA ha podido sufrir una pérdida de más de 30 millones de euros diarios desde su intervención hace una semana, apuntan fuentes financieras. Esta cifra es muy elevada si se tiene en cuenta que tiene 695 millones de euros en depósitos pertenecientes a menos de 15.000 clientes, de los que menos de 500 son titulares de cuentas superiores a los 100.000 euros, máximo que el Fondo de Garantía de Depósitos garantiza. Interdin Bolsa Sociedad de Valores también solicitó su intervención a la CNMV y bloqueó el reembolso de saldos de clientes a la espera de instrucciones de los interventores.

Los clientes con fondos de invesión suman unos 80.000. Han rescatado entre el miércoles y el jueves (últimos datos disponibles) 51,1 millones, cifra que solo supone un 1,25% del patrimonio de unos 3.200 millones de euros gestionado. Aunque el viernes parece que la cifra aumentó considerablemente.

 

 

Guindos dice que no hay riesgo para el sector

El secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, garantizó ayer que no se usará dinero público en el caso Banco Madrid, puesto que se trata de un problema “reputacional” y no de solvencia. El ministro Luis de Guindos insistió en que Banco Madrid no supone riesgo para la banca española y que “no tiene absolutamente nada que ver con las intervenciones que desde el inicio de la crisis, por desgracia, tuvimos que realizar”. Se trata de un caso “muy específico y muy concreto” que afecta a una entidad pequeña, añadió. Fernández de Mesa, además, consideró que el banco debería tener activos líquidos para pagar a sus acreedores. Y destacó la actuación de la unidad de inteligencia financiera, Sepblac, en la intervención de Banco Madrid al hacerlo de forma “eficaz, con oficio y con decisión propia” y elaborar un informe “muy exhaustivo”.

Normas
Entra en El País para participar