Consejos de los expertos para invertir en Forex
Cómo sacar partid a la guerra de divisas.
Cómo sacar partid a la guerra de divisas.

Oportunidades y riesgos de invertir en divisas

La volatilidad del mercado de divisas ha vuelto de nuevo a niveles no vistos desde mediados de 2012. Esto se debe al esfuerzo de los bancos centrales de gran parte del mundo de reactivar sus economías en un contexto de baja inflación. Si nos centramos en el caso de Asia, se puede ver una escalada por debilitar las divisas tratando de mantener la competitivad de las exportaciones, pero el hecho es que en un juego de pares, como es el mercado de divisas, no pueden ser todos ganadores”. Estas palabras de Tomás García-Purriños, de Morabanc Asset Management, definen el momento por el que están atravesando las divisas y los tipos de cambio.

Precisamente, esta llamada por algunos guerra de divisas ha colocado el foco en un mercado que tiene un volumen de negocio diario que supera la negociación conjunta de todos los mercados de bonos y acciones del mundo.

Operar en el mercado de divisas, básicamente “consiste en hacer trading con países. Apostar por las divisas de los países que lo están haciendo mejor y, al mismo tiempo, apostar en contra (vender al descubierto) las divisas de los países o regiones que peor desempeño en cuanto a datos macroeconómicos están teniendo. En términos operativos, estamos depositando un capital en la moneda comprada mientras nos estamos endeudando en la moneda vendida”, explica Rodrigo García, analista de XTB. A diferencia de las acciones o los índices, las divisas cotizan en pares -apostar a favor de una divisa implica por definición apostar en contra de otra-.

Hay varias maneras de acceder a este mercado. En primer lugar se puede invertir al contado.“Algo tan sencillo como ir a tu banco y pedirle que te abra una cuenta en dólares (o cualquier otra divisa) porque quieres trasladar parte de tus ahorros debido a que esperas que el dólar suba en los próximos años”, explica Rodrigo García de XTB.

También se puede hacer a través de contratos forward, acuerdos bilaterales a plazo entre una empresa y un banco de inversión. “Generalmente, el banco de inversión traslada su parte de riesgo a una tercera empresa. Son, con diferencia, los instrumentos más utilizados por los inversores institucionales y uno de los mercados donde más dinero se mueve en todo el mundo”, añade el experto.

En el campo de los fondos de inversión, por un lado están los fondos cotizados o ETFs aunque, por el momento, no hay muchos y simplemente se dedican a replicar a índices de divisas, como por ejemplo el U.S. Dollar Index.

En cuanto a los fondos de inversión tradicionales, hay algunos que se dedican a invertir en instrumentos de otra divisa para aprovecharse de los movimientos que pueda haber en los cruces. Además, los expertos llaman la atención sobre fondos de inversión concretos beneficiados por la debilidad del euro. Desde VDOS creen que los fondos de renta variable europea lo harán bien este año “gracias a la debilidad del euro y por la bajada en el precio del petróleo y por las valoraciones que aún están, en muchos casos, a niveles atractivos, como sucede en la renta variable española. Además los datos económicos son positivos y continúan mejorando. Veíamos esta semana como Funcas revisaba al alza sus previsiones de crecimiento hasta el 2,6% para el PIB de España en 2015”, añade Paula Mercado, directora de análisis de VDOS Stochastics.

Por contra, la experta no ve tan interesante la inversión en fondos de deuda denominada en dólares. “Son, por ahora, una opción, pero el dólar está ganando una fortaleza que puede llegar a ser inestable”, matiza.

El efecto del tipo de cambio en la inversión ofrece amplias oportunidades de rentabilidad, aunque es fundamental ser consciente de los riesgos que se asumen. Después de todo, el mercado de divisas es esencialmente volátil y un cambio de rumbo en la divisa elegida puede ocasionar fuertes pérdidas. Es por este motivo que los expertos aconsejan siempre cubrirse contra el riesgo de tipo de cambio. Es decir, asumir un tipo de cambio concreto para evitar pérdidas cuando haya que hacer el cambio en la divisa de origen del inversor. Esta práctica es especialmente recomendable en la inversión en deuda, con rentabilidades más modestas, y también en Bolsa. Así, el S&P está en terreno negativo en el año, pero si la inversión se considera en euros y no en dólares, gana más del 14%.

Alta liquidez. Las ventajas más importantes de la operativa con divisas vienen explicadas por el gigantesco tamaño del mercado. Las ventajas que trae para el inversor operar en un mercado tan grande son la altísima liquidez y los costes de operativa muy bajos. Además, los expertos destacan que es un mercado muy transparente en el que es muy complicado que pueda haber manipulación de los precios.

Abierto 24 horas. El mercado de divisas, o Forex, se encuentra abierto las 24 horas del día y negocia en un día más que todos los mercados de acciones y bonos juntos. Por este motivo los traders pueden operar a cualquier hora, ya sea durante el día o la noche y desde cualquier lugar del mundo.

Los expertos recuerdan que el mejor momento para operar es cuando se superponen los horarios de los principales centros financieros mundiales. Por consiguiente es ahí cuando mayor cantidad de traders comercian al mismo tiempo. Esta es la oportunidad para aprovechar de los movimientos en el mercado de divisas y así generar ganancias significativas.

Este mercado pertenece a la categoría de mercados no organizados o OTC (over the counter). Se trata de un mercado descentralizado cuyas operaciones se realizan a través de internet o vía telemática.

Vigilar la volatilidad. Otra característica es la volatilidad.“A pesar de que es habitual leer en algunos sitios comentarios señalando la alta volatilidad en el mercado de divisas, las divisas se mueven porcentualmente mucho menos que las acciones, los índices o las materias primas”, explican los analistas. Aunque el efecto en el tipo de cambio se amplifica después.

Cultura financiera. Dentro de los riesgos más importantes, destaca el desconocimiento que tienen los inversores de estos productos y sobre todo el mal uso que hacen del apalancamiento para tomar posiciones. Debido a que la inmensa mayoría de intermediarios financieros ofrecen la posibilidad de usar apalancamiento, la utilización excesiva de esta característica es lo que suele jugar malas pasadas a los inversores más novatos. Una vez dominado el apalancamiento, los riesgos de la operativa con divisas no son demasiado diferentes a los de invertir en cualquier otro mercado financiero. Se trata de controlar el análisis técnico y fundamental.

Normas
Entra en EL PAÍS