Tolga Öncü

Un directivo ‘made in Ikea’

El fabricante sueco de muebles confía en un hombre de la casa, Tolga Öncü, para dirigir los pasos de su filial en nuestro país

Caricatura de Tolga Öncü, nuevo director general de Ikea Ibérica.
Caricatura de Tolga Öncü, nuevo director general de Ikea Ibérica.

Lo que más me gusta de mi trabajo es que hacemos las cosas de acuerdo con nuestra forma de verlas”, señalaba hace unos años Tolga Öncü (Malmö, Suecia, 1978) en una entrevista. De hecho, el nuevo director general de Ikea Ibérica es un buen ejemplo de hasta qué punto el grupo sueco de muebles y decoración traslada sus valores a los empleados. El ejecutivo encarna muchas de las características de la compañía: desde haber desarrollado toda su carrera en la empresa, adquiriendo cada vez más responsabilidad, a sus experiencias profesionales a nivel internacional.

Öncü es el encargado de sustituir a Belén Frau, que ha estado al frente de la filial de Ikea en España durante los últimos cuatro años –ella ahora asume el mando de la filial italiana de la firma–. El joven directivo sueco, que se incorporó a la organización española en 2012 y hasta su nombramiento como máximo responsable ha ejercido de director general adjunto, recoge el testigo de esta reconocida ejecutiva que ha llevado las riendas de la compañía en tiempos complicados para el sector en nuestro país (en el ejercicio 2013 la empresa facturó en nuestro país un 6% menos que el año anterior).

La tarea que tiene Öncü por delante no será tampoco sencilla, pero tiene muy claro su objetivo: “Ikea llegó a España en 1996 con la ambición de crear un mejor día a día para las personas y asumo la responsabilidad, 20 años después, de continuar con esa idea”.

Una vez más, este directivo al que describen en su entorno como alguien positivo y de mente abierta quiere continuar llevando la filosofía de Ikea por bandera. Quienes han trabajado con él también destacan que es alguien muy consciente de su visión comercial, que siempre pone el foco en el cliente y, en general, en las personas.

Licenciado en Administración de Empresas por la Universidad de Mid Sweden, inició su trayectoria profesional en el grupo sueco como director de logística de una de sus tiendas en el país nórdico. Allí se convirtió en uno de los miembros más jóvenes del equipo y, gracias a esa primera experiencia laboral, pudo comprobar que quería que su carrera siguiera por ese camino, entre clientes y productos, y a ser posible en el grupo que le dio esa primera oportunidad. “Existen muchas más posibilidades en esta compañía de las que la mayoría imagina, siempre hay nuevas áreas de trabajo en desarrollo”, explicó en una entrevista.

Está convencido de que trabajar en otros países le ha permitido desarrollarse tanto a nivel profesional como personal

Más tarde, el ahora director general de Ikea Ibérica se convirtió en responsable de ventas de otro establecimiento, también en Suecia, hasta que llegó su oportunidad para conocer mundo. Öncü está convencido de que haber trabajado en otros países, conociendo su cultura, ha desarrollado no solo sus capacidades a nivel profesional sino también su personalidad. Fue en 2006, también muy joven para la aventura en que se embarcó, cuando se trasladó a Turquía donde dirigió durante tres años una de las tiendas de Ikea en el país.

A su vuelta a Suecia se convirtió en director de ventas de la compañía y unos años más tarde llegó su traslado a España, país en el que Öncü asegura sentirse muy a gusto (aunque algunas cosas le hayan costado un poco como adaptarse a cenar a las nueve de la noche en lugar de a las seis de la tarde), y es que dice disfrutar mucho de la capital en la que se siente “como un madrileño más”.

Además de por trabajo, a este ejecutivo le encanta también viajar por placer (había visitado Barcelona por turismo un par de veces antes de vivir en nuestro país), y fue precisamente en un aeropuerto donde conoció a la que desde 2013 es su mujer.

Que al director general de Ikea Ibérica le gusta su trabajo está fuera de toda duda, pero esa frase resulta todavía más transcendente en su caso, ya que en sus ratos libres se olvida de muchos aspectos del negocio –de aquellos más arduos– pero no de la decoración, con la que afirma disfrutar cuando el trabajo se lo permite.

Y como no solo de Ikea vive el interiorismo, para Öncü no hay mejor plan que sumergirse en los barrios alternativos de Madrid en busca de piezas de mobiliario. Consiga o no hacerse con alguna de esas pequeñas joyas decorativas que tanto le gustan, la jornada de compras puede merecer la pena para este ejecutivo si entre tienda y tienda tiene oportunidad de parar a probar diferentes platos, ya que otra de sus aficiones es la gastronomía.

Considerado cercano y accesible por quienes han trabajado con él, pero sobre todo alguien que no teme a los retos, Tolga Öncü ha recibido otra vez el respaldo de la empresa en la que ha crecido profesionalmente para ocupar una nueva función. En esta ocasión se pondrá al frente de la filial de Ikea en nuestro país, que cuenta actualmente con 16 tiendas repartidas por el territorio nacional, lo que supone otro salto en la carrera de este directivo sueco al que poco a poco le van quedando algunos entresijos menos por descubrir en el gigante del mobiliario y la decoración (que ya tiene 303 tiendas en 26 países). Sea cual sea el puesto que ocupe en él, está claro que Tolga Öncü seguirá aplicando a su trabajo la filosofía Ikea que ha guiado su carrera.

Normas