Tres empresas españolas ultiman un eje de ancho variable

Anchos de vía, un problema con solución para el tren de mercancías

Beltrán Rubio, de Ogi; José Pozo, de Azvi, y Francisco Paños y Vicente Lafora, de Tria.
Beltrán Rubio, de Ogi; José Pozo, de Azvi, y Francisco Paños y Vicente Lafora, de Tria.

Entre los 1.000 milímetros de ancho del sistema de Vía Métrica, instalado en buena parte de la red ferroviaria de América Latina, y los 1.674 milímetros del sistema Vía Ancha que tienen países como España y Portugal (este último con 1.665 milímetros), conviven en todo el mundo distintas modalidades de tendido ferroviario que dificultan el tráfico transfronterizo de trenes. En el caso de los coches de pasajeros, con menos de 12 toneladas sobre cada eje, el problema se ha solventado con la adaptación de las ruedas a baja velocidad cuando se trata de pasar de un ancho a otro. El asunto sin resolver está en el tráfico de mercancías, donde la alianza formada por Azvi, Ogi y Tria, ultima el lanzamiento de un eje de ancho variable que ahorrará tanto tiempo como dinero cuando se trata de que el tren de carga cambie de ancho de vía.

Las tres empresas sumaron fuerzas en 2013 en busca de un hito, el del novedoso eje para mercancías, que persiguen especialmente en Alemania desde hace más de 40 años con sus proyectos DR, del que existen siete versiones sin éxito.

Ahora se trata de buscar una segunda oportunidad a una tecnología que una de las compañías, la sevillana Ogi, diseñó por petición de Renfe en 1966. El operador ferroviario convocó entonces un concurso internacional de proyectos de bogies de cambio automático de ancho de vía e incluso se comprometió a financiar la fabricación de los prototipos. Ogi ganó ese concurso, superó la fase de pruebas y hubo un tren funcionando con sus ejes en la línea Valladolid-Ariza-Calatayud hasta 1984. Pero el proyecto fue congelado.

La propia Ogi, que tiene patentado el eje de ancho variable para mercancías, ha redefinido el sistema junto a Azvi y Tria y lo ha vuelto a someter al banco de pruebas a lo largo de 400.000 kilómetros. Directivos de las tres empresas aseguran que el comportamiento de esta pieza de acero ferroviario es satisfactorio. “Cada eje es capaz de soportar más de 25 toneladas de peso”, explica Beltrán Rubio, responsable de Ogi.

Tras la reingeniería del eje, a través de un programa de I+D+i al que han dedicado 1,4 millones, el proyecto entra en fase de nuevas pruebas y homologación. Para ello se fabricarán ocho ejes, de los que dos se someterán al máximo estrés en un banco de pruebas, cuatro rodarán sobre vía, y los dos últimos se quedan de reserva. Este grupo de aliados prevé tener rodando el eje en octubre e iniciar la fase de producción en el arranque de 2016. Las compañías dicen no estar en disposición de hablar de magnitudes económicas, pero sí avanzan que precisarán un nuevo socio para financiar el salto a la comercialización.

“El problema del tráfico de mercancías es patente, por el cambio de ancho de vía entre países como España, Francia, Alemania y Rusia, pero también en la India, entre países de Suramérica, o por el salto para las mercancías en el interior de España entre trazados de Ancho Ibérico y otros de Ancho Internacional”, explica el director general corporativo de Azvi, José Pozo. El Gobierno español ha apostado claramente por fomentar un mayor uso del ferrocarril para sacar la carga de los puertos y distribuirla por Europa. Vencer las barreras fronterizas potenciará el tren frente a la carretera.

Francisco Paños, presidente de Trias, recuerda la experiencia del tren de mercancías que llegó a Madrid en diciembre, procedente de Yiwu (China), tras recorrer 13.000 kilómetros. Ese convoy con 40 contenedores tardó 21 días, atravesando China, Kazajistán, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania, Francia y España. Hubo cambios de ancho o trasvase de contenedores entre composiciones en las ciudades fronterizas de Alashankou (China) con Dostyk (Kazajistán); en Brest (Bielorrusia) con Malaszewicze (Polonia) y en el paso entre Francia y España por Irún. Mucho tiempo y dinero.

Cambio de trazado sin detener la marcha

Eje de ancho variable para trenes de mercancías rediseñado por Ogi, Tria y Azvi.
Eje de ancho variable para trenes de mercancías rediseñado por Ogi, Tria y Azvi.

La suma de Ogi, Tria y Azvi crea un equipo con la tecnología probada del eje de ancho variable para trenes de mercancías, la reingeniería que lo adapte a las necesidades y exigencias actuales de homologación, y una empresa con experiencia en construcción y operación ferroviaria. Sus directivos están seguros del interés que despertará su innovación tanto en España como en el exterior.

El cambio de ancho para un tren de mercancías con 40 contenedores supone una operación de hasta seis horas con el tren detenido y sobre un foso. Se elevan los vagones y se reemplaza el sistema de rodado. El eje de ancho variable posibilita el cambio de vía sin parar, impulsado por la propia fuerza motriz del tren y la presión del trazado de vía.

La elección de la Vía Ancha o Ancho Ibérico en España, decisión de mediados del siglo XIX, se debió a la optimización de la carga, menores vibraciones y una operación a mayor velocidad. El sistema convive hoy con el ancho internacional.

Normas
Entra en El País para participar