Editorial

El gran salto internacional de Sabadell

Banco Sabadell ha sido la entidad financiera que mayor crecimiento ha experimentado en su balance en el mercado nacional desde que se inició la crisis financiera, hasta el punto de situarse como quinta entidad del país por capitalización, por delante incluso de Banco Popular. La entidad presidida por Josep Oliú había adquirido algunas entidades de pequeño tamaño antes de la crisis (Banco Urquijo, Banco Herrero, Banco Atlántico, Banco Guipuzcoano), pero en ella ha engullido fundamentalmente los activos de Caja de Ahorros del Mediterráneo, con un atractivo esquema de protección de activos que le ha hecho ganar tamaño con el riesgo bajo control.

Pero como otras muchas entidades nacionales, ha empezado a mirar al exterior para equilibrar su balance territorialmente, así como para buscar tamaño ante la limitación que las circunstancia de hoy imponen al negocio bancario, tanto en España como fuera. En este caso, Sabadell quiere hacerse con la totalidad de las acciones de TSB, un banco británico participado por Lloyd’s, que cuenta con 630 oficinas en Reino Unido, y por el que está dispuesto a pagar, en dinero, 2.400 millones de euros (1.700 millones de libras esterlinas). Sea en euros o en otras divisas, la banca española se ha capitalizado de forma muy conveniente a propósito de las exigencias de la crisis, y ahora empieza a buscar los opciones de refuerzo fuera. Varias entidades, no solo Sabadell, miran también el mercado portugués, que aunque es de limitado tamaño, está en ebullición, y analizan otras operaciones fuera, fundamentalmente en Estados Unidos, donde la atomización ofrece infinidad de oportunidades.

Pero por encima de todo, la banca trata de ganar tamaño porque está por venir una nueva oleada de consolidación en el sector a nivel europeo para hacer frente a una nueva era del negocio financiero, en el que los márgenes se estrechan por los tipos pegados a cero, y por las exigencias regulatorias cada vez más exigentes, sobre todo tras la severa crisis sufrida precisamente por la desaforada alegría con la que en algunas partes del mundo se condujo la banca. La situación en España no es diferente. La crisis ha transformado el sector. De más de 50 entidades han sobrevivido solo una quincena, con la particularidad de que todas ellas cotizan y ofrecen al mercado con absoluta transparencia su balance y su gestión. Pero el estrechamiento del negocio aconseja mayor concentración, para lo que todos quieren prepararse.

Sabadell quiere que la operación británica, que el mercado encajó de inmediato otorgando a TSB el valor ofrecido por el banco español, sea su gran salto internacional. Asegura que no afectará a su ratio de capital, pero no tendrá otra opción que hacer una ampliación de capital que los inversores respaldarán sin problema tras haber pasado los exigentes controles realizados por el BCE y la EBA.

Normas