La meteorología también puede ser un negocio

Eltiempo.es domina el cielo de Madrid

Eltiempo.es domina el cielo de Madrid

Desde la oficina de Eltiempo.es dominan el cielo de Madrid. La pequeña sede central de esta compañía sobre previsiones meteorológicas cuenta con grandes ventanales en todo su perímetro, desde el que se divisa todo el horizonte de Madrid, de norte a sur y de este a oeste. “Yo quería un espacio con amplitud de vistas, desde el que se pudiera ver si llueve o hace sol. No estar encerrada en un sótano sin saber que ocurre”, explica Susana Rodríguez Urgel (Madrid, 1968), directora general de la firma, psicóloga, publicista y MBA por el IE Business School.

La sede se encuentra en la décima planta de la calle Alcalá, 21, en el histórico edificio del Banco Vitalicio (ahora Generali), construido en 1932 por Eusebi Bona (arquitecto que diseñó el Palacio de Pedralbes de Barcelona). Ese céntrico tramo se levanta como la zona más elevada del entorno, lo que le permite una visión perfecta de la sierra de Madrid, las cuatro torres de la antigua ciudad deportiva del Real Madrid o el edificio de Telefónica. Desde el despacho de Rodríguez Urgel se avista la iglesia de los Jerónimos, El Retiro o la plaza de Cibeles.

Esa amplitud de miras se traslada al interior de la oficina, totalmente diáfana. Solo un pequeño rincón, con una gran pared lateral de cristal, separa el despacho de la directora general del resto del equipo y de una sala de reuniones. Este muro transparente sirve también de improvisada pizarra con las estrategias de la compañía. “Quise un espacio abierto, transparente, multiusos y en el que me sintiera cómoda”, relata Urgel, sobre esta sede a la que se mudaron hace un par de años desde un pequeño despacho en la calle de Velázquez.

La compañía nació hace más de una década fundada por un expatriado sueco residente en Mallorca y con el gancho de la imagen de José Antonio Maldonado, histórico hombre del tiempo de TVE. Pero el fuerte impulso llegó en 2012, cuando la empresa canadiense Pelmorex Media (con la web y el canal televisivo The Weather), especializada en predicciones meteorológicas, compró la sociedad. Entonces buscaron a alguien que liderara el crecimiento en España y un headhunter dio con Urgel, que había salido de Telefónica tras encabezar importantes proyectos puntocom, como la creación de los sitios web de Movistar y de Páginas Amarillas. “Llevo 25 años en el mundo digital. Empecé cuando no había nada, cuando en Telefónica me pidieron ver qué era eso de internet y cómo podía dar dinero”, confiesa.

Nueva ‘app’ y con crecimiento en Europa

La compañía matriz, Pelmorex Media, es líder en Canadá, con el 95% de cuota de mercado e incluso con un canal de televisión sobre la climatología, un asunto crucial en sus congelados inviernos. En España, según Rodríguez Urgel, disponen de un 56% del share, por delante de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). “Nuestro principal competidor es el sol. Con buen tiempo bajan las consultas”, reconoce.

Los picos de audiencia suben “cuando parece que va a llover”, asegura, en los días previos a puentes, Semana Santa, vacaciones y cambio de estaciones, como la primavera. Actualmente, disponen de nueve millones de visitantes únicos al mes, repartidos casi a partes iguales entre consultas desde el móvil, usuarios de su aplicación para smartphones y de la web. Además, Urgel participa desde España en la apertura de nuevos canales en Reino Unido (prevista para este año), Italia, Francia y Alemania.

La compañía acaba de presentar la nueva versión de su app, que incluye novedades como la modalidad start y stop (para avisar cuándo empieza y acaba la lluvia), permite a su vez la creación de postales con las fotos turísticas de los usuarios, la adaptabilidad para personas ciegas o información sobre pistas de esquí. En un futuro incorporará datos sobre el mar para los amantes de la náutica y de la pesca, además de información de los propios ciudadanos para corregir en tiempo real los errores en las predicciones. “A veces fallamos y nos llegan quejas. Las leemos todas; hay que escuchar”, opina.

A esta directiva le tocó montar desde cero el equipo, compuesto por meteorólogos (el televisivo Mario Picazo también colabora con la web), desarrolladores y comerciales, en una empresa que vive de la publicidad de su web. “Un líder debe arremangarse y dar ejemplo, tener capacidad para la estrategia y ayudar al equipo si lo necesita”, opina. Cada mes y medio viaja a Toronto, a reportar ante sus jefes norteamericanos. “Me encanta la cultura empresarial en Canadá. Son menos jerárquicos, más conciliadores, tienen más respeto por el consenso y preguntan a la plantilla para tomar una decisión. Son más abiertos y trabajan en equipo”, asegura. En su despacho tiene diversos detalles de ese país, como la bandera nacional o algún póster vintage. A veces tiene que lidiar con cierta mala reputación sobre los españoles: “Piensan que somos vagos y que nos echamos la siesta. No entienden, por ejemplo, que los viernes por la tarde no se trabaje. Aunque cuando nos visitan comprueban que trabajamos mucho”, añade.

Repite un mantra cuando se le pregunta por sus tareas: “Yo no trabajo, disfruto”, por lo que dice no tener horarios. “El móvil es el mejor aliado para responder en cualquier momento y lugar”, afirma.

Su despacho cuenta con un pequeño rincón con un puf y dos sofás, de espaldas al resto de la oficina, que utiliza para aislarse, pensar y leer, y un biombo que la separa de la sala de reuniones, el que consigue intimidad. En la otra esquina, junto a un paraguas abierto, tiene dos cómodas sillas Eames de la firma Vitra que le sirven como zona de tranquila conversación “y de coaching”. En su escritorio, blanco y en forma de L, descansa un portátil y una pantalla. Sobre el flexo, unos auriculares para las videoconferencias y una oreja de plástico que ya tenía en la época de Telefónica: “Me ayuda a recordar que debemos escuchar más”.

Normas