Balance de las ventas al exterior

Las exportaciones alcanzan por primera vez al 32% del PIB

Exportaciones e importaciones de bienes y servicios Ampliar foto

España cerró 2014 con un déficit comercial de 24.471 millones de euros, un 53% más que en el anterior ejercicio. Un resultado que empañó la buena evolución de las ventas al exterior, que cerraron en máximos históricos. Las de bienes culminaron el ejercicio con un aumento del 2,5% y las de servicios se incrementaron un 3,8% anual. Ambas alcanzaron su récord en términos absolutos hasta los 339.004 millones de euros, lo que supone un 32% del PIB.

Una cifra inédita que muestra la pujanza de las ventas al exterior, que fueron las segundas que más crecieron en la zona euro, tan solo por detrás de Alemania, con un avance anual del 3,9%. Las exportaciones españolas crecieron más que las de Francia (-0,2%), Italia (2%) y la media de la zona euro (1,8%). El Ejecutivo lo achaca a factores exógenos, como el desplome del precio del petróleo (España es importadora neta de crudo) y la depreciación del euro frente al dólar (abarata la venta de productos fuera de la zona euro), pero también a factores endógenos. Entre ellos las ganancias de competitividad que se han alcanzado gracias a la contención salarial lograda con la reforma laboral y a la caída de los precios de consumo.

Tanto las ventas de bienes y servicios registraron cifras récord

Pero, ¿cuáles son los sectores o los países que más han contribuido a ese crecimiento? Un análisis de los productos que han entrado y salido por las aduanas muestra como los automóviles y sus piezas han sido los grandes impulsores del boom exportador. En 2014, las exportaciones de estos productos llegaron a 38.899 millones de euros, casi 2.500 millones más que en 2013 y un 6,6% más en tasa anual. La venta de coches y piezas supuso el 16,7% del total. La Unión Europea concentra gran parte de las ventas de automóviles y motos: el 70% se destinó a Francia, Alemania, Reino Unido, Italia y Bélgica. En piezas destaca la irrupción de otros países de fuera de la zona euro, como EE UU, con un 5,5% del total, Marruecos (5,4%), Rumanía (3,6%) o México (3,6%). Fuentes de la patronal Anfac justifican este incremento de ventas de piezas como una forma de aprovisionar a las filiales que las multinacionales españolas como Ficosa o Grupo Antolín han abierto en esos países.

Otros productos que sufrieron un fuerte incremento de ventas fueron los combustibles y aceites minerales, con un 7,1% más, gracias al abaratamiento del crudo y la mejora tecnológica de las empresas para procesar crudos pesados para su posterior venta a países terceros.

La depreciación del euro se notará este año

El proceso de diversificación geográfica de las exportaciones, tradicionalmente muy concentradas en la UE, con una cuota del 70%, se ha frenado este último ejercicio por la mejora económica entre los grandes socios de la zona euro. De hecho, las exportaciones a la zona euro crecieron un 3,9%, mientras que las ventas fuera de esa región económica solo avanzaron un 1,1%.

Todo ello pese a la depreciación experimentada por el euro frente al dólar en la segunda parte del 2014, en la que pasó de un cambio de 1,30 a 1,12 dólares (un 14% menos). El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, apuntó que el impacto del abaratamiento del euro no se ha reflejado en mercados que han sufrido fuertes crisis, como el caso de Brasil o Rusia, y en el que la caída de la demanda ha sido muy fuerte. También señaló que el impacto de un euro barato no es automático y que se reflejara con mayor intensidad en los dos primeros trimestres de este año. Pese a ello destacó el importante crecimiento experimentado por algunos mercados asiáticos, como Corea del Sur (83,6% más), Taiwan (109,4% más) o Japón (18,4% más).

Normas